La cultura como motor de futuro

Bilbao acaba de ser nombrada sede de la I Cumbre mundial de Cultura de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), la mayor red internacional de autoridades locales, autonómicas y regionales, en la que nuestra ciudad se integró como miembro de pleno derecho hace ya diez años.

La cumbre de Bilbao supone el colofón de un largo y profundo proceso de reflexión iniciado el año pasado, con el objetivo de renovar y redefinir la Agenda 21 de la Cultura del CGLU.

Todas las reuniones, seminarios, artículos, cuestionarios y visitas a ciudades-piloto realizadas con tal fin, confirman la creciente importancia de la cultura como factor de enriquecimiento personal y social, como tractor de actividades económicas que favorecen la creación de empleo duradero y de calidad y como elemento para la transformación y la cohesión social.

En ese sentido, la elección de Bilbao como sede de la I Cumbre sobre Cultura de CGLU supone un nuevo reconocimiento internacional al enorme esfuerzo colectivo realizado por las bilbainas y bilbainos a lo largo de tres décadas de transformación de la ciudad.

Recordemos que, en los años 80, Bilbao era conocida por su carácter industrial, basado en la economía del acero y de la construcción naval, pero la reconversión económica y la grave crisis industrial de ese período nos obligó a reinventarnos como ciudad.

La transformación de Bilbao se activó en la década de los años 90, con el Museo Guggenheim como buque insignia de su desarrollo y reconocimiento en todo el mundo.

La construcción del Guggenheim supuso una inversión de 84 millones de euros, pero en 16 años de andadura ha generado un impacto económico de más de 3.200 millones de euros, con cerca de 500 millones de euros de ingresos adicionales para las Haciendas vascas y alrededor de 6.000 puestos de trabajo directos mantenidos en el tiempo.

Otro de los grandes exponentes de la apuesta por la cultura del nuevo Bilbao es el Palacio Euskalduna, cuya construcción costó 81 millones de euros y que, en 15 años de actividad, ha generado un impacto económico de más de 1.000 millones de euros, con 82,6 millones de euros adicionales para las Haciendas vascas y más de 1.200 empleos directos.

Por tanto, en el caso de Bilbao, la apuesta por la cultura, junto a la puesta en marcha de un nuevo modelo de desarrollo urbano sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental, se ha convertido en una de las claves de nuestro éxito como ciudad.

En este momento, las artes, la cultura y la creatividad constituyen pilares fundamentales de nuestra identidad como ciudad y estamos trabajando para que se conviertan también en motores del futuro, junto a la innovación, el conocimiento y el desarrollo de actividades creativas de alto valor añadido y marcado componente tecnológico. Y todo ello sin olvidar que lo que nos inspira es que Bilbao sea una ciudad a escala humana

No me queda mas que desear que sirvamos de inspiración para este proceso de renovación de la Agenda 21 de la Cultura de la red mundial de Ciudades y Gobiernos Locales, en la que vamos a tener un papel destacado como ciudad anfitriona y como modelo de desarrollo reconocido internacionalmente.

Ibone Bengoetxea.
Primera Teniente de Alcalde y Concejala Delegada del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de
Bilbao

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**