Bilbao continúa avanzando hacia una movilidad más sostenible

La pasada semana dábamos por finalizada la primera fase del proceso de definición del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). Este trabajo, realizado entre los meses de octubre y diciembre del pasado año, que se ha desarrollado en dos planos, un estudio técnico y un análisis de percepción social se ha centrado en analizar la situación de la movilidad en la ciudad.

El primero nos ha ofrecido una radiografía detallada de situación y evaluación de escenario actual (análisis del tráfico, uso y funcionalidad del transporte público, situación del aparcamiento, análisis de la red de bidegorris...)


El segundo ha sido desarrollado desde su inicio de forma colaborativa con la participación de vecinos y vecinas de Bilbao, tanto a nivel presencial como a nivel virtual.

 

En su conjunto, el trabajo nos ha permitido conocer el grado de satisfacción y las demandas sociales existentes en relación a la movilidad sostenible en Bilbao.

En el Área de Movilidad y Sostenibilidad siempre hemos entendido que fijar el rumbo y los retos clave de la política de movilidad sostenible de Bilbao para los próximos años es un elemento esencial para la ciudad. Este reto basado en nuevo paradigma de movilidad, basado en una novedosa forma de entender la movilidad, redundará en un nuevo modelo de ciudad más cohesionado, más saludable, más eficiente y más sostenible, mejorando así la calidad de vida de las personas que residen en la Villa.

Y precisamente, y centrándonos en la percepción social de la movilidad, nos hemos encontrado gracias a este trabajo con unos vecinos y vecinas de la Villa que señalan a la movilidad peatonal como pilar fundamental de la movilidad sostenible en la ciudad. Se considera que existe una "cultura de andar" ampliamente extendida, favorecida también por distintos proyectos de peatonalización de calles y ampliación de aceras en los últimos años. A pesar de la situación satisfactoria, se detectan deficiencias en el número y la conexión de las zonas peatonales y se pone en cuestión un modelo de peatonalización valorado como excesivamente comercial. La mejora de la movilidad peatonal en los barrios altos es otro de los puntos sobre los que se reclaman actuaciones urgentes.

La sociedad valora muy positivamente el sistema de transporte público de Bilbao

Las principales fortalezas subrayadas son la diversidad de medios, la modernidad de las flotas de vehículos y la amplitud de la cobertura. Sin embargo, la intermodalidad, la conexión entre barrios y la accesibilidad de la información son algunos de los aspectos a trabajar en los próximos años, según los vecinos y vecinas de la Villa.

La movilidad ciclista es la asignatura pendiente de la movilidad en Bilbao. El número y la conexión de las vías ciclables se considera insuficiente, se detecta la necesidad de aumentar y mejorar los aparcamientos para bicis, y se apunta la ausencia de facilidades para su utilización en los barrios altos. A futuro, se reclama un trabajo de concienciación ciudadana intenso que evite conflictos entre los distintos modos de movilidad (bicicleta, a pie o vehículo a motor) y mejore la seguridad de las personas en sus desplazamientos. En clave positiva, el tamaño compacto y la orografía llana del centro de la ciudad es una de las oportunidades que la ciudadanía considera debe aprovecharse para incrementar el uso de la bicicleta.

Por último, los bilbaínos y las bilbaínas perciben una tendencia descendente en la utilización del vehículo privado y en la velocidad media del tráfico. Los desajustes en la distribución de garajes para residentes y la escasa presencia y utilización percibida de los parkings disuasorios son algunos de los retos que la gente percibe que se deben abordar para avanzar hacia una ciudad con menor presencia del automóvil.

Definición de objetivos y medidas

Tras construir técnica y socialmente un diagnóstico compartido de la realidad de la movilidad sostenible en Bilbao nos enfrentamos ahora a la segunda fase de trabajo, la definición de objetivos y medidas que conformen el plan de actuación del PMUS (2016-2030). Para ello, se continuará trabajando a dos niveles: técnicamente analizando la viabilidad y el impacto de las medidas propuestas, y socialmente contrastando y generando iniciativas que den respuesta a la demanda social existente.
En cuanto al proceso participativo señalar que será entre el mes de marzo y mayo de este año 2017 cuando se desarrollen diferentes espacios de encuentro entre los que es posible destacar: un Plenario de los Consejos de Distrito, el II Encuentro de agentes económicos y sociales por la movilidad sostenible y un Gaztetalk para debatir sobre movilidad con personas jóvenes.

Alfonso Gil
Teniente Alcalde
Coordinador de Políticas de Movilidad, Vivienda y Desarrollo Saludable

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**