**Dom**01262020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home Bilbao Grupo municipal Udalberri Combatamos el olvido

Combatamos el olvido

El 25 de septiembre de 1936, empezaron los bombardeos de Bilbao por parte de los sublevados con ayuda de la Legión Cóndor Alemana y la Aviazione Italiana. Eran sistemáticos y con una rutina muy definida, el objetivo "poner de rodillas a Bizkaia y arrasarla" en palabras del propio general Mola. Se llegaron a habilitar refugios antiaéreos por toda la ciudad, por ejemplo los sótanos de la Fábrica Cotorruelo en la Calle Prim, la cual fue bombardeada el 18 de abril de 1937 saldándose con 113 muertes. Incluso los portales de edificios de viviendas o los pequeños comercios eran improvisados como refugio, cualquier espacio parecía más seguro que la intemperie en el momento en el que sonaban las sirenas que avisaban a las bilbaínas y bilbaínos de que la aviación fascista atacaba la villa. Se cumplen 80 años de aquella barbarie, de aquel "annus horribilis" que sentó las primeras bases de lo que serían 40 años de terrible dictadura. Fueron cientos las bilbaínas y bilbaínos que perdieron la vida a causa de las bombas, para hacernos una idea durante el mes de marzo de 1937 aproximadamente unas 253 personas murieron a causa de los bombardeos contra la población civil. Nuestras víctimas merecen ser recordadas para que jamás olvidemos que el golpe de estado franquista además de robarnos la democracia, también nos robó muchas vidas.

Destituido el gobierno democrático e impuesto el régimen totalitario, las represalias fueron en aumento. Las cárceles y campos de concentración como el ubicado en la Universidad de Deusto comenzaron a llenarse de hombres caídos en batalla o sentenciados por el régimen, presos como los de Deusto que pasaron a ser mano de obra esclava que el franquismo empleaba en minas, industrias de guerra u obras tales como el aeropuerto de Sondika. Cabe destacar que en sus dos años de funcionamiento murieron en él unas 331 personas, 188 ejecutadas y 143 por enfermedades. No sólo Deusto, Larrinaga o casa Galera en Zabalbide, Tabakalera, Ángeles Custodios o El Carmelo en Santutxu, Los Salesianos en Deusto o Escolapios en el centro de la ciudad, fueron habilitadas como cárceles de forma provisional porque las y los presos del régimen iban en aumento. Incluso llegó a habilitarse el conocido como Chalet de Orúe como prisión para mujeres en la cual llegaron a ser recluidas unas 700 mujeres entre 1937 y 1941. Algunos de esos edificios aún existen y tienen otros usos, pero ninguna placa conmemorativa que recuerde a quienes en ellos fallecieron como decíamos antes por ejecución y/o enfermedad.

El dolor estuvo ahí y sigue ahí, pero nada podemos hacer para volver atrás y evitarlo, ojala pudiéramos hacerlo. Sin embargo si podemos evitar el otro dolor, el del olvido. Estamos perdiendo a una generación entera que luchó por la libertad y que sufre porque no se ha hecho justicia y tampoco se ha construido memoria. Lucharon en el franquismo y se mueren 40 años después viendo como no se reconoce su lucha ni a sus muertas y muertos, cadáveres que en algunos casos yacen en cunetas desaparecidos, en otros, son irrecuperables.

La memoria hay que construirla de forma colectiva, con la veracidad como herramienta y la justicia como objetivo.
Porque sólo analizando el pasado entenderemos el presente y podremos construir el futuro.

Amaia Arenal Vidorreta. Concejala de UdalBerri-Bilbao en Común

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**