El Ayuntamiento de Barakaldo revisa su Plan de Emergencia para adaptarlo a la transformación urbana y social de la ciudad

El Ayuntamiento de Barakaldo se ha dotado de un nuevo Plan de Emergencia Municipal. La decisión obedece a la necesidad de adaptar dicho documento a la realidad que vive la ciudad, una vez completada la mayor parte de su transformación urbana y social, así como a la reciente profesionalización parcial del servicio de Protección Civil. Antes de ponerse en funcionamiento, el plan deberá ser homologado por la Comisión de Protección Civil de Euskadi, algo que ocurrirá este otoño con el objetivo de que a finales de año pueda entrar ya en vigor.

La concejal de Seguridad Ciudadana, Olga Santamaría, ha presentado hoy en rueda de prensa el nuevo Plan de Emergencia. Se trata de un documento de carácter técnico que agrupa criterios, normas y procedimientos de respuesta de las instituciones frente a cualquier situación de emergencia colectiva que se produzca en Barakaldo. El Plan sustituye a otro anterior de 1999, identifica zonas de riesgo y establece los pasos a dar en situaciones como inundaciones, incendios o movimientos de tierra, entre otras.

"Estamos convencidos que el mejor Plan de Emergencia Municipal es aquel que no es preciso aplicar porque no se producen riesgos y porque los controles de vigilancia funcionan adecuadamente, evitando tener que actuar en situaciones de emergencia con peligro directo a las personas y o sus bienes. Una buena prevención es el mejor Plan de Emergencia. Pero todos sabemos que hay ocasiones en las que esta prevención no se puede conocer, por depender de factores extraños, externos o naturales", ha advertido la edil.

De un municipio fabril a otro de servicios

Santamaría ha recordado el profundo cambio experimentado por Barakaldo en los últimos años, que ha pasado de ser un municipio fabril a otro de servicios. "No hay más que darse una vuelta para ver que lo que entonces era una urbe gris plagada de fábricas se ha convertido en una ciudad verde, con grandes parques y nuevas zonas de ocio, comercio y negocios. El BEC, el mayor eje Área de seguridad ciudadana y recursos humanos; economía,hacienda, patrimonio e innovación tecnológica comercial de la cornisa cantábrica y la recuperación del eje de la Ría con la operación de Urban-Galindo son quizás los ejemplos más claros de esta importante transformación", ha relatado.

A los 100.000 habitantes que viven en el municipio se le suman las miles de personas que recalan en él cada semana para comprar, ver un concierto, asistir a una feria, pasear¿ Su seguridad está plenamente garantizada porque la coordinación entre los servicios de emergencia es total, pero a su vez el Ayuntamiento cree que había llegado ya la hora de revisar el Plan de Emergencia Municipal para adaptarlo a la nueva realidad que vive la ciudad.

La persona encargada de reelaborarlo ha sido una persona especializada en la materia y conocedora de estos cambios, como es el jefe del servicio de Protección Civil, que es a su vez subjefe de la Policía Local. No ha sido una tarea sencilla, porque no hay que olvidar que en los últimos años han nacido nuevos barrios e infraestructuras en Barakaldo y se han transformado grandes superficies de suelo, lo que lógicamente ha cambiado la fisionomía de la ciudad. Se han eliminado riesgos, y a su vez han surgido otros nuevos.

El Plan es un mecanismo muy útil para los servicios de emergencia que tiene, básicamente, tres objetivos: estudiar y planificar el dispositivo necesario de intervención en situaciones de emergencia, establecer la adecuada coordinación de todos los servicios públicos y privados llamados a intervenir, y prever la coordinación necesaria con el escalón superior y los colaterales. Estos objetivos se dirigen directamente a la protección de las personas, los bienes y el medio ambiente.

Estructura orgánica y procedimientos a seguir

En el documento se establece una estructura orgánica-funcional y unos procedimientos operativos que aseguran la respuesta en las emergencias generales que se produzcan dentro del término municipal, siempre que no sea de aplicación un Plan Especial que para riesgos específicos, y/o la gravedad del suceso requiera activar directamente un plan de rango superior específico.

El Ayuntamiento pone todos los medios y recursos disponibles en caso de necesidad por cualquier tipo de catástrofe que se origine, permitiendo que las consecuencias sean las menores posibles y que la ciudad recupere cuanto antes la normalidad.

El nuevo Plan de Emergencia Municipal define además los mecanismos que determinan la estructura jerárquica y funcional de autoridades y organismos llamados a intervenir ante una emergencia, catástrofe o calamidad pública y establece el esquema de coordinación entre las distintas Administraciones Públicas y de los recursos y medios, tanto públicos como privados.

Las situaciones de riesgo que recoge el Plan de Emergencia Municipal se agrupan en trece epígrafes: movimientos de terreno, inundaciones, otros riesgos climáticos (nevadas, vientos fuertes, caídas de rayos, etc.), riesgos asociados a actividades industriales peligrosas, riesgos asociados al transporte de mercancías peligrosas, riesgos asociados al tráfico y transportes públicos, incendios forestales, incendios urbanos, riesgos asociados con grandes concentraciones humanas, actos antisociales, riesgos epidemiológicos, carencias de servicios básicos de abastecimiento (que no haya luz o agua, por ejemplo), y riesgos asociados a construcciones de ingeniería civil (edificios, carreteras, etc.).

En cada uno de estos epígrafes, el Plan identifica las zonas de riesgo, los peligros que entraña esa situación de riesgo, las acciones a seguir y, en su caso, las obras a realizar los parte de los servicios municipales.

Por ejemplo, en el caso de las inundaciones hay siete zonas de riesgo y prácticamente todas ellas coinciden con las cercanías de los ríos Castaños y Cadagua, que son los que más problemas generan. Se advierte que unas inundaciones afectan al tráfico, a las mercancías peligrosas y al abastecimiento de servicios básicos. Y se determina que una vez activada la alerta hay que coordinarse con SOS Deiak, contactar con los particulares afectados y acondicionar los accesos.

Mesa de crisis y niveles de emergencia

En el Plan también se determina asimismo que la Protección Civil en el municipio de Barakaldo queda organizada de la siguiente manera:

1. Mesa de Crisis, compuesta por Director del Plan (el alcalde) y un Consejo Asesor (en este Consejo se integrará el Técnico de la Dirección de Atención de Emergencias y Metereología.)

2. La agrupación de voluntarios de Protección Civil de Barakaldo, compuesta por Jefe de Agrupación, Jefe de Unidad y 25 voluntarios.

3. La Policía Local, compuesta por el Jefe de Policía Local y 140 agentes.

4. Y la Brigada Municipal de Obras, compuesta por aparejador, encargado de obras y operarios.

En base al documento, además, se marcan tres niveles de emergencia: el 0 es la prealerta (que es cuando existe un riesgo), el 1 es la activación del Plan de Emergencia Municipal y la constitución de la Mesa de Crisis por parte del alcalde y, por último, el nivel 2 es la integración del Plan en otros planes de rango superior. Se trata de situaciones de emergencia que, por su naturaleza, gravedad y/o extensión del riesgo, sobrepasen las posibilidades de respuesta de los recursos municipales y que requieran la intervención de medios y recursos propios o asignados a Planes de Emergencia de rango superior (Plan de Emergencia Foral y Plan de Emergencia Territorial de Protección Civil de Euskadi)

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**