Mié10182017

Last updateVie, 18 Ago 2017 12pm

Back Está aquí: Home De interés Cine y solo cine por Patxi Álvarez La vida secreta de Walter Mitty: Soñar y crecer despierto

La vida secreta de Walter Mitty: Soñar y crecer despierto

Antes de empezar a hablar de la película, tengo que confesar que respecto a la promoción del cine tengo una división casi esquizofrénica: por una parte no quiero que me cuenten nada en el trailer que pueda chafarme la sorpresa a la hora de disfrutar de una historia que me envuelva. Y por la otra, siempre estoy buscando trailers que cuenten más cosas, entrevistas con el director, con los actores, y otros elementos previos para saber más de una cinta antes de que se estrene. Hay directores como J. J. Abrams que son expertos en marear al personal y/o darle la mínima información a la hora de publicitar el estreno, llegando incluso a cabrear. Otros estudios dejan este trabajo -porque es un trabajo especializado digno incluso de un oscar ¿por qué no un premio al mejor trailer?- a verdaderos expertos que hacen obras de arte. Y quedan otros directores y estudios que directamente te chafan la película, contándote lo mejor de la misma. Vamos, que te podrías ahorrar perfectamente el precio de la entrada porque lo mejor ya lo has visto. Debería existir una ley que prohibiera este tipo de trailers, más que nada porque viéndolos ya no hace falta ir al cine a ver la película (y también debería existir otra ley para no engañar al personal, que algunos trailers son directamente, una estafa al espectador). Bueno, pues en esta ocasión Paramount y Ben Stiller te cuentan lo mejor de la película en un trailer que es de lo mejor que vi en mucho tiempo, incluida la misma película que intentaron promocionar.

El film, que está basado en una película del mismo título protagonizada por Danny Kaye en 1947 (y basado a su vez en una novela de James Thurber), cuenta la historia de una persona gris y solitaria, que sueña con vivir aventuras apasionantes que no tienen nada que ver con su existencia real, en la que es un tímido archivador de fotografías y no se atreve a decirle a una compañera de trabajo que quiere conocerla. En sus fantasías, se ve como un explorador, un creativo y arriesgado aventurero capaz de las hazañas más increíbles, y el destino le dará la oportunidad de hacer realidad sus sueños cuando tiene que ir a buscar una importantísima fotografía que ha hecho un famosísimo fotógrafo.

Este planteamiento, que está muy bien, empieza a deshincharse precisamente cuando la fantasía de Walter empieza a convertirse en realidad. Vale que uno sueñe con convertirse en Indiana Jones, ser perseguido por dos mil indios pegándole tiros, y que no le de ni una bala y consiga salvarse en el último momento (coño, que para eso es Indiana Jones...) pero ¿nos tenemos que creer que un tímido oficinista se monte en un helicóptero conducido por un borracho, se tire al mar en Groenlandia, se enfrente a un tiburón, se logre salvar de la erupción de un volcán o salga indemne de un grupo de guerrilleros en Afganistán? Mucha tela ¿no? El guión de Steve Conrad la verdad es que es muy mejorable.

Stiller, que ya tiene unos cuantos tiros dados detrás de la cámara, consigue recrear una historia romántica, llena de complicidad con el espectador, pero no termina de rematarla. Muchos la han comparado con "Forrest Gump", pero mientras que en aquella la suerte, el azar era el que iba moldeando la vida de un protagonista hasta convertirlo en héroe de guerra, estrella del deporte y millonario, en esta ocasión el planteamiento de base no llega a concretarse, porque nuestro Walter no es capaz de librarse de sus problemas laborales, económicos, familiares o amorosos. O si es capaz, Stiller no termina de rematarlo y dejarlo meridianamente claro. En esta ocasión, con este formato que intenta mezclar la ensoñación épica con la realidad más aplastante, creo que es necesario dejar todas las cuerdas bien atadas, y aunque tiene momentos muy bonitos, el remate no es rotundo, deja demasiados hilos sueltos.

Eso sí, hay que darle un diez sin excusas al formato del film, con una fotografía realmente impresionante, unos efectos visuales de alucinar, y lo que es mejor, una de las bandas sonoras más espectaculares que hemos visto en los últimos tiempos, a raíz de la participación del cantautor sueco de origen argentino José González, que crea una atmósfera realmente sobrecogedora y que invita a la emotividad. Tenía tantas ganas de ver esta película..(tengo una amplia colección de Dvds que no pude ver en el Cine) . que aunque he disfrutado con algunas secuencias (que repito, me han contado ya en el trailer!!!) me he llevado una rabieta porque me esperaba algo mucho mejor. No obstante la pelicula esta bien para pasar un buen rato!!