Mié08232017

Last updateVie, 18 Ago 2017 12pm

Back Está aquí: Home De interés Cine y solo cine por Patxi Álvarez Dolor y dinero: Horterada con clase

Dolor y dinero: Horterada con clase

Hubo un tiempo de mi adolescencia, situado a mediados de los 90, en que disfrutaba como un niño de aquellas megaproducciones de la pareja "Don" Simpson y Jerry Bruckeimer. Sus films, llenos de golpes, persecuciones, cámaras superlentas, música cañera y donde hasta el actor más viejo y feo se convertía en cuasimodelo publicitario, eran como un pasto virgen para mi y para mis amigos en aquellos míticos viernes de estreno.Películas como "La Roca", "Con Air" o "Armageddon" eran como una vuelta a esa acción pura y dura de los años ochenta, sólo que mejor producidas y más vistosas a nivel visual.

En aquellos tiempos el director Michael Bay, que provenía del mundo del videoclip, se fue haciendo un nombre con las mencionadas "La Roca", "Dos policías rebeldes" o "Armageddon", pues dichas películas eran el mayor exponente del mejor cine de acción de aquellos años.Todos recordamos la banda sonora de Hans Zimmer en "La Roca", el épico final de Bruce Willis en "Armageddon" o el tandem formado por un Will Smith y un Martin Lawrence que bailaban y disparaban al compás de aquel mítico tema titulado "Shy Guy" de Diana King.

Pues bien, Michael Bay continuó cosechando éxitos gracias a películas algo más edulcoradas, vease "Pearl Harbor" o la muy correcta "La Isla", si bien se fue deshinchando a toda velocidad a raíz de su involucración en la saga de "Transformers". Y el motivo de que este director fuera perdiendo casi todo mi interés no se debió a que sus últimos films no tuvieran la acción de sus primeros trabajos, ya que aún teníamos espectaculares persecuciones de coches ("La Isla" o "Transfomers"), y sí el hecho de que los fantásticos personajes de carne y hueso (ese capitán interpretado por Ed Harris en "La Roca") se habían "transformado" en enormes robots creados por la ILM.

Con cada secuela más se desinflaba mi interés en el Bay director y más apreciaba su mano en producciones como "La matanza de Texas 2003/2004".

Pues bueno, Michael Bay ha vuelto con "Dolor y Dinero" y he de decir que gracias a la misma ha conseguido que este servidor recupere buena parte de mi interés en sus proyectos como director.

Y no es que "Dolor y Dinero" no esté llena de esos tópicos que han adornado la trilogía de "Transformers" o sus recientes producciones, pues en la misma tenemos chicas despampanantes, cual vistoso florero, cómicos y cargantes personajes secundarios, giros de cámara de 360º y muchos deslumbramientos solares. Lo que hace que este film consiga mi aprecio y todo mi interés es el hecho de que esta cinta es el trabajo más honesto de Michael Bay, muy divertido, muy entretenido y con interesantes interpretaciones.

El film es una hilarante locura, un golpe a los sentidos gracias a una poderosa factura visual, y todo ello complementado con las geniales interpretaciones del delirante trío formado por Mark Wahlberg, Dwayne Johnson y Anthony Mackie.
Los tres protagonistas están geniales, si bien destaco a un mazado Wahlberg, que durante 115 minutos consigue hacernos olvidar sus variados descalabros cinematográficos, y a un Dawyne Johnson que demuestra sus enormes dotes en el plano de la comedia.

Junto a este trío también quisiera destacar a secundarios como Rebel Wilson, con esa gordita tan picante y graciosa, a Tony Shalhoub interpretando al típico payasete a lo John Turturro o John Malkovich de la saga de "Transformers", y a un Ed Harris que en manos de Michael Bay vuelve a convertirse en uno de los aciertos del film (enorme presencia en pantalla y acertado doblaje al castellano).

El film, como digo, es una divertida y desfasada locura, que recordará al genial film de los Cohen ("Quemar después de leer") y con un argumento supuestamente basado en hechos reales.

En el plano técnico no hay nada que reprochar, pues en toda producción en la que intervenga Michael Bay siempre tendremos magníficos planos, ángulos de cámara imposibles, curradas escenas de acción y más testosterona que la presente en el gimnasio donde se machacan los protagonistas.

"Dolor y dinero" es un soplo de aire fresco en la filmografía del director de la saga "Transformers". Una sátira social (basada en hechos reales) que dinamita los cimientos del férreo sueño americano. El realizador, que en más de una ocasión ha ensalzado las bondades de su patria con mensajes heroicos sobre su nación, lanza ahora piedras sobre su propio tejado con una comedia negra que mira al ombligo de una nación en la que el éxito es un fornido héroe sin corazón. En una época en la que los valores morales se ven bombardeados por la situación social reinante en todo el mundo, este trío de perdedores estúpidos se erigen como adalides de un sueño corrompido por una nación que ha dilapidado sus principios en los bajos fondos de su "american way of life".