Mié10182017

Last updateVie, 18 Ago 2017 12pm

Back Está aquí: Home De interés Cine y solo cine por Patxi Álvarez Redención: Una más de Jason Statham

Redención: Una más de Jason Statham

Para la gran mayoría, Jason Statham es una de los representantes del cine de acción de los últimos años junto a Vin Diesel y Dwight Johnson. Seguramente el hecho de aparecer junto a las leyendas de los años 80 como Stallone o Schwartzenegger en las tres entregas de "Los mercenarios" no ayuda mucho a desmarcarse de la idea que el británico es el sucesor de aquéllos "muscleman" que llenaban la pantalla con su fornido tórax. A pesar de lo cual, no hay que dejar de lado su participación en algunos "thrillers" con aire de cine negro ("The mechanic" o "Parker" por citar los más significativos) en los que la exigencia física es mucho menor.

 

En la misma linea que los títulos citados podemos situar este film, cuyo título original ("Hummingbird", o sea, colibrí, haciendo un símil con los drones) es menos engañoso. Statham interpreta a Joey Smith un ex-militar que baña en alcohol y en las sucias calles de Londres un oscuro hecho sucedido en Afganistan (o algún lugar similar) que le ha llevado a abandonar a su familia y cualquier vestigio de su vida anterior al suceso. Sin embargo, un encontronazo con unos maleantes le hará reacciónar, volviendo a ponerse en forma, y aunque se dedicará a asuntos turbios con la mafia china, no se olvidará de la gente con quien compartió calle y mendrugos de pan, en especial la hermana Cristina (Agata Buzek) una monja que se dedica a dar de comer a los desfavorecidos.

El que fuera el guionista de "Promesas del Este" para Cronenberg, Steven Knight escribe y dirige este film con el que guarda alguna similitud. En especial en lo que se refiere a retratar un Londres marginal, del que no aparece en las guías de viaje, y que parece regirse por reglas propias, constituyéndose en un mundo aparte al margen de la ley. De hecho, los agentes de la ley están permanentemente fuera de cámara. En este ambiente coinciden dos personas aparentemente diferentes pero que tienen más de una cosa en común. Por una parte un Joey/Statham voluntariamente marginado tras su suceso traumático buscando una especie de refugio camuflándose entre los sin techo aunque no puede evitar llamar a atención de unos mafiosos chinos para quienes acabará trabajando. Por el otro, la hermana Cristina, una monja también traumatizada por un hecho del pasado que le ha llegado a recluirse en la comunidad religiosa y ayudar los necesitados como una especie de penitencia autoimpuesta.

Resulta interesante el planteamiento de la trama en la que ambos personajes, pese a que se esfuerzan en ayudar a otras personas, cada una desde ámbitos diferentes, no dudan en saltarse las normas si es necesario. De alguna forma, buscan en los actos desinteresados la redención del título del film estrenado en nuestro país. Pero en realidad no hay ningún personaje realmente puro, ni siquiera la monja que sucumbe a diversas tentaciones. La ambiguedad de los personajes retratados es uno de los principales atractivos de una película en la que predomina el diálogo a la acción. No es este el espacio en el que Statham nos deleitará con sus patadas y puñetazos, aunque no por ello deja de captar el interés del espectador.

Quizás el film hubiera ganado enteros si el personaje de la hermana Cristina se hubiera mantenido como una especie de voz de la conciencia de Joey como parecía insinuarse al inicio, y no entrar en terrenos algo más pantanosos, haciéndola más "humana" y por tanto más mujer, aunque es cierto que esto hubiera desequilibrado considerablemente la profunidad de su personaje. En cualquier caso, hay que valorar en su justa medida una propuesta que trata de evitar el efectismo y sabe moverse dentro de los parámetros del cine negro moderno, pero, eso si, debidamente tamizado.