**Dom**01262020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home De interés Cine y solo cine por Patxi Álvarez Resucitado: Otra peli para la tarde del Viernes Santo

Resucitado: Otra peli para la tarde del Viernes Santo

La década de los cincuenta sin lugar a dudas fue la de mayor auge de cine bíblico. Las grandes productoras se afanaron durante esos años en producir las que serían enormes superproducciones repletas de actores de primer nivel que buscarían batir todos los récords habidos y por haber. En una época de incertidumbre, qué mejor subgénero que el bíblico para adoctrinar a una población que veía en el monstruo emergente ruso como el gran rival por el control político mundial. Una década donde la población, tras la devastadora II Guerra Mundial, necesitaba de un rival sobre el que potenciarse y temer. La némesis sobre la que construir un pueblo con fuertes creencias y, claro está, apoyado en los poderes fácticos del sistema.

Tras 'Sansón y Dalila' del prestigioso Cecil B. DeMille (años más tarde, en el 1956, nos regaló la magnífica 'Los diez mandamientos') y 'David y Betsabé' con Gregory Peck como gran reclamo en los finales de los cuarenta/principios de los cincuenta; y tras la llegada de Heisenhower a la casa blanca después de veinte años de control demócrata, comenzaron a emerger multitud de películas con clara tendencia religiosa. Films que hasta hoy día constituyen un referente del cine histórico mundial.

En 1953 y estrenando el último gran adelanto técnico -el denominado Cinemascope, si bien la primera película en filmarse en dicho sistema fue 'Cómo casarse con un millonario' de la provocativa Marilyn Monroe-, alcanzó gran popularidad una historia que contaba sobre un tribuno, caracterizado por Richard Burton, quién tras contemplar todo lo relacionado con la crucifixión de Jesucristo decide convertirse y pasar de verdugo a siervo de Dios. La película de la que hablo, como ya habrán seguro adivinado es 'La túnica sagrada', dirigida por Henry Koster para la 20th Century Fox y que obtuvo los Oscars a mejor vestuario y mejor diseño de producción. Dicha película resulta muy apropiada para presentar la película de la que vamos a hablar a continuación ya que, sin lugar a dudas, es su referente más cercano: 'Resucitado', una rara avis en el mercado cinematográfico actual, con evidente contenido religioso y que pasará a engrosar el listado de films clásicos de la Semana Santa.

Dirigida por el veterano y gran amigo de Kevin Costner, Kevin Reynolds ('Robin Hood, el príncipe de los ladrones' o 'Waterworld'), 'Resucitado' transforma de alguna manera los cánones del cine bíblico para mostrárnoslo más como un thriller de investigación en el siglo que un film propagandístico religioso al uso, algo en lo que inevitablemente se transforma en la segunda mitad para evidente perjuicio de su narración e interés. La película tiene en la banda sonora de Roque Baños uno de sus puntos más destacados, algo que más allá del interés que los personajes colaterales puedan generar, queda en muy poca cosa.

Protagonizada por un intérprete al que el tiempo le ha colocado donde le corresponde, es decir en la tercera fila del panorama interpretativo internacional, Joseph Fiennes, la película, una co-producción USA/España, resulta francamente pobre visualmente, mostrándose más como el típico telefilme de sobremesa que como un largometraje con fuerza para llenar la gran pantalla. Los paisajes de Almería han sido gran parte del escenario donde se rodó la película -Malta es el otro gran escenario de la película- no siendo éstos el único elemento hispánico en ella, sino que aportando también la breve y casi simbólica presencia de actores como María Botto como María Magdalena, Jan Cornet o Pepe Lorente.

La película se centra en la transformación que sufre el personaje del tribunio Clavio (Fiennes), un romano que se cuestiona muchas de las decisiones que Pilato le ordena, y que incluso pone en duda la actitud belicista de su pueblo para con los pueblos conquistados. Clavio tendrá que confirmar la muerte de Jesucristo así como asegurarse de que el cadáver no será robado por sus seguidores, algo que daría más pábulo a sus seguidores y crearía una revuelta de complicado desenlace para el poder establecido. En la película se presentan las realidades de la época con tibieza (politeísmo romano, la importancia de los rabinos...), algo que sumado al pobre nivel interpretativo -además de Fiennes encontramos a un perdido Tom Felton (un limitado Draco Malfoy) o a un escaso Cliff Curtis como Jesucristo- y a la limitada recreación de la Judea de hace dos mil años, tenemos un film limitado que va de más a menos y que termina con el pastoral entre los dientes. Bastante deficiente película que apenas aporta nada a lo ya existente en materia cinematográfica -la primera parte del film es ciertamente insuficiente- y que únicamente gustará a aquellos de fuertes convicciones religiosas.

Lo mejor: El inicio de la investigación sobre la desaparición de Cristo. La música de Roque Baños.
Lo peor: La evolución del film. Los intérpretes. Su realización televisiva (en su sentido peyorativo de antaño).

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**