**Dom**09272020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home De interés Cine y solo cine por Patxi Álvarez

Brooklyn: Cruzando el charco

Muy sobrevalorado film irlandés del realizador John Crowley, tras sus excelentes críticas esperaba algo que me sorprendiera, que me entusiasmara, que me emocionara, y me encuentro con una historia ya manida, con un desarrollo plano, con personajes todos que rebosan un buenismo rayando en la ingenuidad, con situaciones ya muy ajadas, con un supuesto dilema de la protagonista que no me mueve a reacción alguna. Me sorprende tanta loa a una cinta tan carente de elementos sugestivos. El guión por el director y por Nick Hornby, basándose en la novela homónima de Colm Tóibín, rueda con elegancia el director, dentro de un lineal clasicismo, de modo sencillo sin aportes estilísticos, sin dejar huella alguna. Es la clásica historia de un inmigrante, en este caso una irlandesa que viaja a Nueva York, que primero siente nostalgia y cuando encuentra un novio, siente que ya ha encajado, nada nuevo bajo el sol, y lo malo es que su giro y pretendida reflexión sobre las raíces de uno y el saber avanzar hacia el futuro que nos hemos marcado queda excesivamente políticamente correcto, no hay valentía, el realizador discurre el relato por senderos seguros, muy acomodado, sin tomar riesgo alguno, por rutas previsibles, lo cierto es que he estado buscando el gran film que algunos han visto y no lo he encontrado, he hallado algo banal, plúmbeo, sin garra, sin fuerza. Lo mejor sin duda es la gran actuación de Saoirse Ronan, alarde de exhibir una enorme gama de sentimientos, su personaje es el centro de la narración, sabe llevar el peso con gran expresividad emocional.

**Leer más...**

Jersey Boys: Naftalina

Da la sensación de que Clint Eastwood ha disfrutado de verdad haciendo esta película. De todos es sabido que es un melómano apasionado, y en este trabajo ha tenido la ocasión de demostrarlo una vez más. Es obvio que no estamos ante su mejor película, y supongo que habrá muchos espectadores que se sientan decepcionados, pero desde luego no es mi caso. Percibo pasión por la música y respeto por la historia, y ambas cosas me fascinan. Aunque, lógicamente, no puedo compartir tanta devoción por las canciones de Frankie Valli, un cantante que no es de mi época ni de mi estilo preferido, pero al que respeto y admiro por haber interpretado canciones que ya son historia de la música. Imagino que para Eastwood se trata de las canciones de su juventud.

**Leer más...**

Guardianes de la galaxia Vol. 2: Marvel para toda la familia

Guardianes de la galaxia Vol.2 es una declaración de intenciones. Como ya hiciesen grandes cineastas a lo largo y ancho de la Historia del cine, esta película compone desde los primeros compases ciertas decisiones y opciones en la percepción del espectador, quien, después de procesar toda esa información deberá comprenderla y decidir si sigue escuchando el concierto o se marcha a casa. Este Vol. 2 es más grande, más ruidoso y con una gama de colores y estilos más amplia que su antecesora. Ya desde el título se identifica la dinámica que van a seguir Gunn y sus "atípicos" (después hablaremos de este asunto) personajes. No es una segunda parte, ni una secuela. Es la continuación por problema de espacio de una cinta de cassette ya de por sí espaciosa en la que no cabían tantos (hoy) gigabytes de efectos y (siempre) entretenimiento.

**Leer más...**

Mud: Labrando la leyenda

Los ignorantes que no acabamos de entender cómo funciona el complejo y larguísimo proceso creativo cinematográfico, vemos, demasiado a menudo, cómo se desploman nuestros -endebles- esquemas. A falta de más información aparte de la que nos proporcionan nuestras patéticas cavilaciones, la población de cineastas queda dividida, siempre a nuestros ojos, en dos categorías. Más simple imposible. En un lado están los que, bien por ser titulares de una inspiración fuera de lo común, bien por ser víctimas de la dejadez de quien no se toma demasiado en serio ese mismo proceso de parto al que tanto desprecio dedicamos. En el otro extremo se encuentra, claro está, el clan Malick. El compuesto por directores que justo cuando presentan su trabajo en sociedad, corren, como alma que lleva el Diablo, a recluirse. A cortar cualquier contacto con el mundo exterior. Porque lo desprecian, pero sobre todo porque necesitan su rinconcito de privacidad para sumergirse, durante el tiempo que haga falta, en la preparación de su nueva obra. El cuidado y el mimo (que por supuesto van a verse en el resultado final) como principales signos identificativos de una carrera que no sabe vivir sin la pausa. O esto pensamos los que no sabemos de lo que hablamos.

**Leer más...**

El renacido: Poesía de la venganza

Con este film las palabras se quedan escasas para expresar lo sentido, Alejandro González Iñárritu tras la extraordinaria "Birdman" demuestra estar en comunión con las musas, cambia totalmente de registro, de un teatro en la urbanita Manhattan salta a los vastos escenarios vírgenes de la naturaleza infinita, expone una turbadora odisea, mezcla con maestría lo existencial con las ansias de supervivencia, el drama Humano se refleja en toda su inclemencia, coloca al ser humano como un nimio ser frágil a expensas de las fuerzas naturales, expuesto de una forma colosalmente bella, gracias a una ambientación superlativa. Guión del propio director y de Mark L. Smith ("Habitación sin salida"), se basa libremente en el libro homónimo (2.002) de Michael Punke, inspirado en hechos reales acaecidos entre 1823 y 1824 en territorios que hoy conforman las Dakotas, Montana, Wyoming y Nebraska, el film no aclara nunca ni el año ni el lugar, relata la aventura de Hugh Glass, atacado por un oso sobreviviendo para ir a por los dos hombres que lo abandonaron. Una Obra Maestra que Iñárritu no quiso prostituir con imágenes generadas por ordenador, tenía que rodarse in situ para transmitir el poder Omnímodo de la Naturaleza.

**Leer más...**

Un paseo por el bosque: Paseo a la nostalgia

Robert Redford y Nick Nolte protagonizan esta nueva película de Ken Kwapis que resulta una típica comedia sobre la amistad. Ahora bien, el hecho de que sea más o menos típica no quiere decir que no sea disfrutable. Por otro lado, y como no podía ser de otra forma, 'Un paseo por el bosque', al igual que sucediera en 'Alma salvaje', es un deleite para la vista con la parte de sus escenarios naturales. Si en la citada 'Alma salvaje' recorríamos el entorno natural de la "Pacific Crest Trail" situada en la costa oeste de los EE.UU., ahora nos vamos al otro extremo, a la costa este con su increíble "Sendero de los Apalaches" que cuenta con recorridos por ambientes naturales de Carolina del Norte, Georgia o Pensilvania (entre otros).

**Leer más...**

Solo Dios perdona: Solo Dios perdona al guionista

El cineasta danés Nicholas Winding Refn, tras la aclamada 'Drive', sobrevalorada para mi, vuelve a demostrar que es un grandísimo director y un penoso guionista, realiza un bello film pero carente de sustancia, una bellísima factura visual a la que le acompaña un relato más vacío que mi cuenta bancaria, y lo peor es su pretenciosidad, y es que el ego de Refn extiende cheques que su película no es capaz de cubrir.

Tiene como escenario Bangkok, allí es asesinado Billy (inane Tom Burke), por el padre de una muchacha de 14 años a la que ha Billy mató, Billy ha sido entregado por el jefe de policía Chang (sobreactuado Vithaya Pansringarm), Julian (carapalo Ryan Gosling) es el hermano del muerto, es dueño desde hace 10 años de un gimnasio de muay thai, una tapadera para sus negocios de drogas, además está medioliado con una bella prostituta, Mai (preciosa Yayaying Rhatha Phongam). Crystal (buena Kristin Scott Thomas) es la encargada en USA de distribuir la droga, viaja hasta Bangkok para que su hijo Julian se encargue de vengar la muerte de su hermano, pero este tiene traumas que le impiden hacerlo. Mientras Chang se encarga de impartir su particular justicia, eso sí, entre karaoke y karaoke. Comenzando una espiral de violencia, sexo y canciones horteras.

**Leer más...**

El bar: La política del miedo

Fui al cine a ver "El bar" incumpliendo, así, mi palabra de que nunca más volvería al cine(hasta los mismísimos de los precios abusivos de las entradas) . Pero ese día se juntaron las condiciones adecuadas –todas relacionadas con el malestar emocional–, lo que me indujo a buscar desesperadamente un refugio transitorio en la sala del cine.

'El bar' es la última propuesta del notable e ingenioso realizador bilbaíno afincado en Madrid, Álex de la Iglesia, un film que transcurre en las entrañas de un castizo establecimiento del Malasaña madrileño –El palentino– y en el que se concatenan un cúmulo de situaciones que recorren con habilidad varios géneros, desde el terror, al thriller pasando por la comedia negra.

**Leer más...**

Howl: Noche de aullidos

En estos tiempos que corren, las películas de hombres lobo están demasiado gastadas. Sin embargo, su director decidió arriesgarse por un camino en el cual ya nadie transita.He de confesar que comencé la película con una motivación bastante nula y una percepción de mal augurio. Poco a poco, fui cambiando ese pensamiento hasta llegar incluso, a convertirlo en algo positivo.

Película pasable, que no mala. 'Howl' parte de una idea interesante pero su aportación final al subgénero de los hombres lobo no termina de ser del todo satisfactoria. Si miramos el currículum de su director, todavía se entiende menos que la película no hubiera sido algo mas potente e innovadora. El nivel es de un capitulo normal de 'Doctor Who', para que os hagáis una idea. Paul Hyett, tiene trabajos como encargado de maquillaje y efectos especiales en decenas de películas fantásticas y de terror entre las que podemos encontrar títulos como 'The Descent', 'Eden Lake' o 'Attack the Block' y en cuanto a su carrera como director, 'Howl' es su segundo trabajo después la bien recibida 'The Seasoning House' en 2012. Para 2016 presentará 'Heretiks'.

**Leer más...**

Los odiosos ocho: Tarantino en estado puro

Querido espectador,

Espero que esta carta te encuentre en buen estado de salud y, a ser posible, en un lugar donde los 70mm se asocien a algo más que una simple distancia. Hoy te escribo, más que nada, para recordarte algo que tal vez haya podido escapar a tu atención. Y es que a lo mejor el bombardeo propagandístico detrás de ciertas películas, la pobre promoción de otras o, simplemente, la intoxicación de información que padecemos hoy en día, habrán hecho que te olvides de algo muy importante. Resulta que tu sala de cine (aquella a la que cada vez acudes con menos asiduidad pero con la que, de algún modo, sigues manteniendo cierto vínculo...cada vez menos por los precios abusivos...) probablemente esté de enhorabuena. Esto sí, no se sabe cuánto va a durar la alegría, seguramente no mucho, de modo que te sugiero que te des prisa. Fuera rodeos, pues: Resulta que tres años después de estrenar su último trabajo, Quentin Tarantino ha decidido volver. Sí, a pesar de las numerosas filtraciones que han marcado la gestación de su nuevo proyecto; a pesar de sus constantes amenazas de dejar la vida detrás de las cámaras. Hablando de... ¿cuántas dijo que haría? ¿Diez? ¿Y cuántas lleva ya? Pues técnicamente diez... solo que según el recuento oficial, ahora mismo acaba de llegar a las ocho.

**Leer más...**

La gran apuesta: Clase de economía intensiva

La gran apuesta comienza situándose en los años 70 para contar la historia de Lewis Rainieri y cómo cambió la historia; un tipo que compró deudas hipotecarias a un precio de risa cuando el Gobierno americano decidió subvencionar las posibles pérdidas de los Bancos si no le pagaba la gente. Contado esto, la acción pasa hacia Michael Burry (Christian Bale), un tipo con un ojo de cristal que es especialista en sacar gran provecho de las inversiones que realiza para su empresa. Un día, descubre que el sistema inmobiliario está lleno de hipotecas subprimes; es decir, créditos que en la teoría son de mucho riesgo, puesto que se dan a personas que no tienen la capacidad de ser solventes. Pero como dice Ranieri al principio: "El riesgo es mínimo porque al fin y al cabo siguen siendo hipotecas. ¿Quién demonios no paga la hipoteca de su casa". Y con esto, Burry se encarga de ir contra el mercado y gastarse millones de dólares de su empresa para pegar el pelotazo. El negocio del siglo que parece gestarse llega a los oídos de Jared Vennett (Ryan Gosling), el cual ve una oportunidad para ganar dinero y quitarse de encima las presiones de sus jefes, que buscan cualquier detalle para echarle. Estudiada la estrategia se presenta en la oficina de Mark Baum (Steve Carrel), un broker financiero, y sus socios con el objetivo de que entren en el juego y se aprovechen del fallo. También, del posible chollo se entera una pareja de ambiciosos jóvenes (John Magaro y Finn Wittrock) que ve la oportunidad de aumentar aun más las ganancias que había tenido con otros negocios, pasando de cien mil dólares a treinta millones en apenas tiempo. Para ello, contarán con la ayuda de otro broker, pero esta vez ya retirado, Ben Rickert (Brad Pitt). Y con este complejo escenario, más otros personajes conocidos, se pondrá en marcha "La gran apuesta". Un espectáculo tan cruel como apasionante.

**Leer más...**

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**