**Dom**09272020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home De interés Cine y solo cine por Patxi Álvarez

It Follows: Talento Indie (Cómo acojonar con cuatro duros)

Es una evidencia que desde el terreno del análisis cinematográfico siempre se tiende a valorar mejor a aquellas películas que prefieren desarrollar su idea desde lo sugerente y no desde lo explícito. Llevada al extremo, tal corriente de pensamiento quizá haya podido dar pie a terminar valorando ciertas obras por encima de lo que en realidad merecían o subvalorar otras tantas en base al poco riesgo empleado en materia de dirección. Sin embargo, servidor no se atreve a restar un ápice de veracidad a semejante planteamiento, ya que el poder de sugestión, de hechizo, que poseen ciertas películas sin que aparentemente haya sucedido nada que motive esos sentimientos es lo que hace grande a este arte. Algo así es lo que sucede al contemplar la primera secuencia de It Follows, donde una chica sale corriendo de su casa como temiendo que algo o alguien la esté persiguiendo.

**Leer más...**

El corredor del laberinto: Los libros toman fuerza

En los últimos años hemos vivido una etapa donde la cinematografía y la literatura juvenil de éxito se han dado la mano en numerosas ocasiones. La saga del célebre mago Harry Potter (2001-2011) descubrió el filón que se escondía en dicha unión entre papel y celuloide (primero comercial, luego artística) y desde entonces ha sido explotado sin descanso. Lamentablemente, si bien toda adaptación de este tipo que se precie parte siempre de un firme propósito revienta-taquillas, muy pocas veces le acompaña un propósito artístico o cultural a la altura. Ciertamente, con las ocho películas sobre el mundo de Hogwarts se alcanzó una extraña comunión entre ambas intenciones, donde sus autores aportaban estilo, corazón y conocimiento de causa a la mecánica industrial preestablecida. El que estas líneas escribe aún no ha encontrado rival que pueda medirse a dichas películas, pero después de despropósitos como 'Crepúsculo' o la incomprensiblemente sobrevalorada 'Los Juegos del Hambre', 'El corredor del laberinto' (2014) supone una grata sorpresa en tan fangoso terreno.

**Leer más...**

Autómata: Ciencia ficción Española

La ciencia ficción es un género difícil de desarrollar en España por dos razones diferentes. La primera razón es cultural: la sci-fi en cualquiera de sus subtipos no tiene una tradición sólida en nuestro país si no es combinada con la comedia; como en el caso de Acción Mutante; o, en su caso, utilizada como mera ambientación para contextualizar alguna reflexión del director (Los Últimos Días). La segunda razón es presupuestaria: la ciencia ficción es un género caro y España no es precisamente Hollywood: aquí tanto las productoras como las administraciones están mucho más limitadas económicamente y eso en la práctica acerca el resultado más a la serie B que a las grandes superproducciones estadounidenses. Es por eso mismo por lo que siempre miro con buenos ojos la valentía de creadores que, como Gabe Ibáñez, deciden romper con la tradición cinematográfica de nuestro país, mucho más cómoda con el costumbrismo "azconiano" que con los replicantes de Blade Runner, y ofrecer una nueva propuesta. Sin embargo, de la buena intención a la ejecución exitosa de la idea hay un largo camino lleno de obstáculos que el cineasta debe solventar con éxito si quiere que su película sea reconocida. En este caso no ha sido así por las razones que expondré a continuación, e imagino que muchos de vosotros compartiréis mi opinión.

**Leer más...**

El año más violento: Clasicismo con clase

El director norteamericano J.C. Chandor (Nueva Jersey, 1971) debutó en la dirección con 'Margin Call', un relato en el que mostraba la caída del mundo financiero y toda su estructura de corrupción y podredumbre; cinta que le valió la nominación al Oscar a mejor guion, el competir por el Oso de oro de Berlín además de múltiples reconocimientos dentro del cine independiente americano. Después –en 2013– llegó su segundo proyecto: 'Cuando todo está perdido', película protagonizada por Robert Redford y que mostraba la odisea de un navegante perdido por el Índico. En ella utilizaba multitud de recursos fílmicos para suplir la existencia de un guion sin diálogos, ni siquiera monólogos, siendo ese aspecto parte del atractivo del film. Por dicha película recibió la nominación al Oscar a mejor montaje además de las nominaciones a los Globos a mejor banda sonora e interpretación para Robert Redford. Para su tercer largometraje, 'El año más violento' el notable director escribe y dirige un film de ritmo pausado, muy alejado de lo que en principio podría aparentar, y donde nos muestra cómo un hombre de negocios trata de gestionar su devenir con ética y moralidad, precisamente en el considerado por la estadísticas el año más violento de la historia de Norteamérica: 1981, nacimiento de corrupciones políticas y financieras, y que supusieron el germen de lo posteriormente sucedido en 'Margin Call'.

**Leer más...**

The Salvation: Buen tributo al western

Un género en desuso ha sido revivido por europeos, le dan una buena mano de pintura y le dan esplendor, siendo lo mismo de siempre. Una muy grata sorpresa esta producción danesa, un buen western dirigido por Kristian Levring, escrito por el propio realizador junto a Anders Thomas Jensen, no descubren territorios nuevos pero lo que cuenta lo hace con potente fuerza narrativa, con una brillante puesta en escena, con unos actores que cumplen bastante meritoriamente, y con un protagonista Madds Mikelsen que borda su rol de héroe a la fuerza. Es un film que bebe indefectiblemente del subgénero del spagueti-western, con el clásico cliché de un pueblo sometido por un cacique maléfico, con unos vecinos cobardes, al lugar llega un tipo que con su valentía y arrojo pone en entredicho el poder del villano. El film arranca de modo trepidante, no da respiro desde el primer minuto, te sumerge en una espiral de venganzas encadenadas, donde la sangre es la nota predominante, donde la acción brilla con luz propia con tiroteos muy bien estructurados. El relato está imbuido por una visión nada complaciente del mítico Oeste americano en el que el que la Ley del darwinismo reina, la ley del más fuerte y despiadado es el que manda, donde la corrupción moral, la codicia, el salvajismo lo baña todo, ello con una hábil delineación de personajes, muy bien trazados en pocas pinceladas. Por supuesto no es una obra maestra, ni lo pretende, en su falta de ambiciones está su mejor baza, solo aspira a ser un buen producto de entretenimiento que rinda un cálido homenaje al género estadounidense por excelencia, oliendo en muchos tramos a obras como "La diligencia", "Centauros del desierto", "Solo ante el peligro", o "por un puñado de dólares", y aderezado con la violencia explicita estilo Peckinpah.

**Leer más...**

Tomorrowland: El mundo del mañana: Los cálidos (y soporíferos) veranos Disney

Hace años, cuando 'Tomorrowland' no era más que un boceto, una idea, se publicitó como la primera película no animada del célebre estudio Pixar. Al final, dicho sueño se dispersó hasta desaparecer, pero Disney siguió al pie del cañón. De aquello, una cosa sí estuvo clara desde un principio, y es que Brad Bird, director estrella de la compañía ('Los increíbles', 'Ratatouille'), sería el encargado de llevar aquel mundo imaginario a un proyecto real. Él es, o al menos era, la esperanza fundamental a la que cualquier espectador mínimamente informado se había encomendado para disfrutar de una gran obra. Sus antecedentes al margen de Pixar ('El gigante de hierro', el nuevo resurgir de la saga 'Misión Imposible' con 'Protocolo fantasma') también daban margen para la agradable sorpresa. Por contra, entre los tres guionistas del film se encuentra Damon Lindelof, y eso, a más de uno, le dará un lógico pavor. Para quienes no sepan quién es, o simplemente por hacer memoria, es preciso recordar que Lindelof era uno de los guionistas estrella de 'Perdidos' (2004-2010) y quien tomó el mando de la nave 'abramsiana' cuando empezó, en la más extendida opinión, a irse a pique.

**Leer más...**

Hitman: Agente 47: Nada que ofrecer

Siendo benévolos, podríamos concluir que "Hitman: Agente 47" es una mala película. Sin embargo, siendo más estrictos, podríamos afirmar que nos coloca ante la negación del cine como arte y frente a un mero cúmulo de trucos manidos, gastados, rancios y, a estas alturas, muy amortizados en el género de acción. Lo más triste es sospechar cómo ha llegado este film a nuestras pantallas, a buen seguro en virtud de algún acuerdo entre la distribuidora y los exhibidores que incluye la adquisición de un conjunto de títulos. Para que se proyecten los largometrajes más esperados por el público, es preciso adquirir otros productos de inferior nivel que, de otro modo, nunca hallarían hueco en una sala de proyección. De modo que, para que la cinta que nos ocupa llegue hasta nosotros, otras muchas han tenido que quedar relegadas por los distribuidores, aunque atesoren numerosos méritos artísticos o notable ingenio cinematográfico. Se trata del lado oscuro del negocio del entretenimiento, la que se encuentra lejos de los focos y de la genialidad, del arte con mayúsculas.

**Leer más...**

Kingsman. Servicio secreto: Los agentes secretos que hubiera ideado Oscar Wilde

Matthew Vaughn se está especializando en dar la vuelta a géneros ya muy sobados, lo hizo con el de superhéroes con su delirante "Kick-Ass", y lo ha hecho aquí con el de espías, siendo está una especie de versión gamberra del clásico James Bond, aderezado con el trepidante estilo videoclipero Guy Richie (el realizador fue productor del debut de Guy, "Lock & Stock"), y esto sumado a unas gotas pigmaliónicas a lo "My fair lady". El director se está labrando un nombre propio desde su prometedora e infravalorada ópera prima "Layer Cake", donde sentó sus marcas de identidad, donde mezcla la acción más frenética, coreografiada de modo impetuoso, montajes adrenalíticos, argumentos juguetones con sorpresas, y siempre salpicado de humor negro. Aquí con frescura entra a saco en el género de superagentes para inyectarles dosis de mala uva y de un poquito de lo políticamente incorrecto, aunque en algunos casos les sobra sal gruesa y en otros les falta originalidad (su manida historia), siendo su pecado que cae en lo que realmente parodia.

**Leer más...**

Con la magia en los zapatos: Adam Sandler lo intenta con el cine indie

No me queda otra que comenzar esta reseña con un ataque a la más que torpe traducción del título original. Para empezar, Thomas McCarthy (premiado en Sundance y Donostia por su ópera prima Vías Cruzadas) y su equipo creativo no tienen culpa de que un ex presidente del Gobierno se apellide como el oficio que da título originalmente a la película. Y en segundo lugar, más importante, que el título en español orienta la recepción inicial de la película por el mal camino, ensalzando incluso sus aspectos menos afortunados en detrimento de aquellos más interesantes.

**Leer más...**

Focus: Flojus

Si bien no digo nada nuevo que no se haya dicho ya sobre la diferencia entre la realidad y la ficción, me gusta repetirme un poco y sí, por películas así, uno adora la ficción. Está bien que la película no es gran cosa, pero la realidad es mejorada cuando te ponen de compañera a Margot Robbie y coches de alta gamma a tu lado. Está bien que no tengo ni el porte, ni el físico de Will Smith pero aunque lo tuviera no existiría una mujer como esa en la realidad que se ahunara con un buen carácter y lo de los coches de alta gamma, pues como que no me los puedo pagar (probablemente de poder pagármelos podría tener pequeñas copias de Margot Robbie pululando por mi mansión de Miami con la nariz empolvada en cocaína)... Dejando ese mundo extraño y somnoliento a un lado, me ciño a hablar de una película que te engaña desde principio a fin.

**Leer más...**

La serie Divergente: Insurgente: Divergentemente nauseabunda

Actualmente existe una corriente literaria/cinematográfica de explotar el terreno de la distopía que nos está conduciendo poco a poco, y sin darnos cuenta, a bazofia narrativa que pretende expresar ideas que el autor debe de considerar profundas, pero que en realidad embozan las proyecciones de un/una adolescente calenturienta/o. Cuando vi la primera parte de esta "serie Divergente", me quedé con la sensación de que era una mezcla de "Crepúsculo", "Harry Potter" y "Los juegos del hambre". Bien, lo que me ha aportado "Insurgente" es que además de mezclar elementos de estas sagas sin orden ni concierto, añade además características de una mala película de acción.

**Leer más...**

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**