**Mar**02252020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

BotonComic2

Back **Está aquí: **Home De interés El mundo del comic con Infame&Co “Los cómics me salvaron la vida”. Entrevista a Gabi Beltrán.

“Los cómics me salvaron la vida”. Entrevista a Gabi Beltrán.

Gabi Beltrán sorprendió a propios y extraños con "Historias del barrio", una cruda vuelta a los años 80 en Mallorca. En la novela gráfica su autor desgrana su adolescencia en el barrio Chino de la isla. Unas historias llenas de dureza y ternura, un relato descarnado que desarma por su honestidad. A la espera de un nuevo volumen de "Historias" nos acercamos a conocer un poco más de su vida y obra.
Hablamos con Gabi Beltrán de cómics y de ilustración, de la vida y sus canciones.

 

- Pregunta: ¿Cómo nace "Historias del barrio"?
- Respuesta: Llevo tiempo escribiendo relatos; intentando ser escritor. Hace unos años creé un blog literario en dónde los iba colgando porque quedaban más bonitos. Para mi sorpresa el blog fue seguido por algunas personas con tiempo libre y cero preocupaciones vitales. Uno de esos seguidores resultó ser Bartolomé Seguí. Él, junto a Jaume Vaquer, me animaron a convertir esos relatos en cómic. Creían que me haría rico y yo me dejé seducir.

- P.: En "Historias del barrio" se mezcla la dureza de la vida en el barrio chino con la emoción de las primeras veces ¿Cómo ha sido la vuelta al barrio para realizar este tebeo?
- R.: Muy dura. Se da la circunstancia de que ahora vuelvo a vivir allí físicamente. Estoy a dos manzanas de mi hogar materno. Y a raíz del libro, de su repercusión en la prensa, he contactado con algunos supervivientes de aquella época. Ha sido emotivo y triste a la vez. La vida no nos ha resultado fácil a ninguno. Pero aquí estamos.

- P.: Resulta curioso que siendo ilustrador confíes el proceso de dibujo a otra persona ¿Porqué preferiste que fuese Bartolomé Seguí quién dibujase la obra?
- R.: En primer lugar porque Seguí es, probablemente, el mejor narrador gráfico que conozco. Nadie interpreta como él el cómic; lo que ha de ser la narración con imágenes. Sería un gran director de cine. En segundo lugar, porque no me sentía capaz de escribir y dibujar mi propia historia. Hoy por hoy, me siento más escritor que dibujante.

- P.: ¿Cómo es el proceso creativo de un capítulo de la serie?
- R.: Lo primero que hago es escribir un relato al más puro estilo literario. Lo dejo reposar unos días y tras las correcciones pertinentes lo convierto en guión. Vuelvo a corregir. Reescribo escenas. Elimino todo lo que me parece superfluo. Lloro. Luego envío el guión a Seguí. Bartolomé hace un story-board; dibuja la primera página y me la envía para que la coloreé. Se la reenvío y él le da sus últimos toques al color. Y siempre queda bien. Y entonces vuelvo a llorar, pero esta vez de alegría.

- P.: En torno a "Historias" hay un ambiente muy reconocible de los años 80 de recreativos, cómics y canciones, de hecho da la sensación de tener banda sonora la historia.
- R.: Así es. Eso se pretendía. Es una época muy concreta en nuestra historia. Debe ser reconocible tanto para los que la vivimos como para los que saben de ella de oídas, los más jóvenes.

- P.: En ocasiones "Historias del barrio" parece beber más de la literatura o de la propias canciones que de los cómics.
- R.: Mi relación con los cómics es de amor-odio. De alguna forma los cómics me salvaron la vida. Pero se me quedaron cortos cuando empecé a hacerme mayor. Leí muchos cómics siendo muy joven. Pero también leí mucha literatura. Y me di cuenta de algo muy sencillo: Si para dibujar una página tardas ocho horas... ¿De dónde sacas las otras ocho para escribir? Si para llegar a ser un gran escritor, o guionista, has de dedicar tu vida a ello, y para ser un gran dibujante también... ¿Cuántas vidas has de vivir a la vez para ser un gran autor de cómics? Hay excepciones, claro, pero creo que debería haber buenos escritores de cómic por un lado, y buenos dibujantes por otro. Una labor de equipo, como en el cine. Me siento más influido por escritores que por autores de cómic. No sé si eso es bueno...

- P.: "Historias del barrio" tiene una estructura de capítulos, cada uno prácticamente con un nombre propio de tu juventud. En cada uno de ellos muestras una inmensa ternura por ese mundo de perdedores que saben que no tienen salida.
- R.: La ternura, la comprensión y la empatía. Si escribes desde el resentimiento (personal, social, familiar) obtendrás una sentencia, no una historia creíble con raíces en la vida. Será una venganza contra el mundo, no una novela. Un buen escritor ha de amar a sus personajes, por más errores que hayan cometido. Desde mi punto de vista sólo así se debe escribir.

- P.: Entrelazas estas piezas con un relato ambientado en una época más cercana, una vuelta al barrio menos metafórica en forma de texto
- R.: Ese relato, titulado "Me dice A." lo escribí tras una noche sin dormir. Dos días antes había sentido el impulso de volver a ver a mi padre. Fui en su busca tan sólo para saber que había fallecido cuatro años atrás. Murió de una forma que a mí me pareció dramática. En la soledad más absoluta y borracho como una cuba. Y sentí una enorme tristeza por todo lo que había perdido en su vida. Por haberla dirigido, ya desde el principio, hacia ese final.

- P.: ¿Teníais en todo momento claro que esta sería la estructura o se fueron acumulando las anécdotas hasta llegar a la forma final?
- R.: La estructura estaba más o menos clara desde el principio. Hicimos cambios conforme avanzaba el libro. Seguí aportó muchas y muy buenas ideas al respecto.

- P.: Después de la buena acogida del primer tomo ¿Cómo afrontas la continuación?
- R.: Para mí no es una continuación en sí. Cuando acabemos con todo esto (deberían ser tres volúmenes) sólo habrá una obra. O al menos eso espero que entiendan los lectores de los próximos siglos.

- P.: Creces leyendo cómics con el boom del cómic adulto en los 80. En los 90 estalla la burbuja y los fanzines y prozines se convierten en la forma de publicar de los jóvenes autores ¿Cómo recuerdas aquella época? ¿Qué supuso el cómic para ti?
- R.: La recuerdo con nostalgia por la ilusión que teníamos entonces, sobre todo porque éramos jóvenes y estábamos dispuestos a creer en cualquier cosa. Aún recuerdo lo nervioso que me ponía cada vez que veía a Max o a Pere Joan. Para mí eran estrellas. Luego fui ayudante de Max durante un tiempo... ¡Quién me lo iba a decir a mí con apenas 20 años! Por lo demás, los cómics, como ya he dicho, me empujaron a salir de mi vida y creer en algo más allá.

- P.: Leyendo "Historias del barrio" es difícil reconocer a aquel Gabi Beltrán que colaboraba activamente en "Nosotros Somos los Muertos". Historias habitualmente crípticas o más centradas en los juegos formales.
- R.: Así es. Fue una etapa de experimentación; de intentar encontrar un lenguaje propio. Por supuesto fracasé, gracias a Dios.

- P.: Además de tu pasión por el cómic te dedicas a la ilustración. Desde hace años colaboras con "El País Semanal" ilustrando el artículo de opinión de Javier Cercas ¿Cómo nace el encuentro?.
- R.: Oscar Marine diseña el nuevo País y busca nuevos ilustradores para sus secciones. Curiosamente yo estoy en una etapa de renuncia al dibujo. Tras varios años buscando trabajo y fracasando decido cambiar de profesión. La vida es así de rara.

- P.: La ilustración que realizas es muy evocadora, como intentando evitar conclusiones. ¿Cómo es el proceso de creación de la ilustración y tu relación con el autor?
- R.: No hay ningún secreto. Recibo el texto de Javier y lo leo un par de veces, hasta que se enciende la bombillita. Me gusta mucho la ilustración editorial. Es una disciplina cercana a la poesía visual, por llamarlo de alguna manera. Como tú dices, evocadora. Con Javier la relación es puramente profesional. Sólo he hablado con él por mail.

- P.: "Público" nació como un intento de ofrecer una alternativa más combativa a la prensa escrita. Su apuesta tuvo una gran presencia gráfica, contando además de con grandes ilustradores con humoristas gráficos para marcar una clara línea editorial ¿Qué diferencias representaba con respecto a tu trabajo en "El País"?.
- R.: Básicamente en los temas. Para "El País" dibujo, casi en exclusiva, los textos de Cercas, que como escritor que es suelen ser más literarios. En "Público" la variedad de artículos condicionaba mi forma de enfrentarme a ellos. Desde la política a la economía o la sanidad, el enfoque variaba de un artículo a otro.

-P.  Ha cambiado mucho la ilustración en la prensa a lo largo de este tiempo?
- R.: Cada vez hay más y mejores ilustradores. Pero no he visto un cambio sustancial en la profesión. Es un territorio en el que la innovación está permitida hasta cierto punto.

- P.: ¿Cómo ves la situación de la ilustración en estos momentos de crisis?
- R.: En crisis, como todo. Recorte de sueldos y mucha competencia. A nivel artístico quizás sea ahora algo más reivindicativa. Los tiempos lo requieren.

- P.: En paralelo a tu producción te entretienes con las redes sociales lanzando sentencias al aire. ¿Para cuando un recopilatorio de estas frases?
- R.: Algo hay en marcha. Pero no deja de ruborizarme pensar que haya alguien a quien puedan interesar mis aforismos, o como suelo llamarlos "relatos para micoondas".

- P.: ¿Proyectos?
- R.: Seguir vivo el primero de todos. Acabar el segundo volumen de "Historias..." Publicar un libro de relatos y, tal vez, una novela. Y hacerme rico.

- P.: ¿Cómo te ves en el futuro?
- R.: Rara vez he acertado al imaginarme a unos años vista. Dejaremos que la vida nos sorprenda una vez más.

Licencia de uso

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**