**Mié**11202019

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

BotonComic2

Back **Está aquí: **Home De interés El mundo del comic con Infame&Co #comic “El guión no existe”. Charla de Santiago García y David Rubín, autores de “Beowulf”.

#comic “El guión no existe”. Charla de Santiago García y David Rubín, autores de “Beowulf”.

"Beowulf" es uno de los grandes libros del 2013 y probablemente el mejor trabajo hasta la fecha de sus dos autores, Santiago García y David Rubín. Un libro lleno de fuerza y pasion por el medio. A continuación reproducimos la charla que ambos mantuvieron en la presentación de la obra en Bilbao. En ella, ambos mantienen un fluido diálogo en el que, además de involucrarnos en el origen de la obra, reflexionan sobre el papel del guión y los formatos en el comic. Dos autores que no dejan a nadie indiferentes. Con ustedes Santiago García y David Rubín.

 - Pregunta.: La historia de "Beowulf" es tan épica como el propio libro. La historia comienza contigo, Santiago, que cuando eres niño conoces a este mito y te enamoras de él

 

. - Santiago García: Tampoco diría que es tan épica como la que cuenta el poema pero tiene su componente de pasión. Si tengo que pensarlo me remonto a la época en que nace mi interés por la ficción heroica, probablemente cuando empezaba a leer tebeos. Leyendo libros que enseñaban la literatura clásica y occidental descubrí el mito de "Beowulf " que es uno de los que me llamó más la atención. Otro era el mito de Hércules. Recuerdo que leí que Rubín decía en una entrevista que cuando supo que Javier y yo íbamos a hacer "Beowulf" pensó: "Que cabrón, ya me lo han pisado". Y es lo mismo que pensé yo cuando vi que él iba a hacer la historia de Hércules. - David Rubín: Mira, todo queda en casa al final. -

 

P.: "Beowulf" es una historia que nace en tu infancia pero continúa más adelante. En el 2002 tú ya eres crítico y traductor, estás metido en el mundo del cómic y decides dar el paso como guionista. Presentas dos proyectos: uno es "El vecino" con Pepo Pérez, que va por la tercera entrega y es tu entrada en Astiberri y el segundo es "Beowulf" precisamente, con Javier Olivares. -

S.G.: Si, cuando empecé a escribir guiones los dos proyectos se pusieron en marcha a la vez. Uno de los motivos por los que quise hacer "Beowulf" es porque creo que cuando uno se pone a escribir lo hace de historias que lleva muy dentro o que ha madurado hace tiempo. -

P.: Como lector, David, Javier Olivares ha sido una influencia para ti desde tus comienzos y el aura de "Beowulf" en el mundo del cómic ha sido mítica. ¿Cómo afrontas el reto de llevarlo a cabo? -

D.R.: Como lector era un tebeo que tenía muchas ganas de leer. Por mi trabajo y por fortuna he ido confluyendo con Javier y hemos terminado siendo amigos. Es una persona que me influenció muchísimo, sobre todo en mis principios como dibujante, si repasáis "El circo del desaliento" se veía la huella de Javier. Aprendí muchísimo de este medio gracias a él. Para mi es como cerrar un círculo y coger el testigo de este trabajo inconcluso de Santiago. -

S.G.: Respecto a la influencia de Javier en David se notaba sobre todo en otras obras, en las historias cortas más poéticas que hacías hace años. En "Beowulf" ya estáis en mundos totalmente diferentes. La voz de Javier la has asimilado y forma parte ya de tu humus, de tu sedimento. Es absurdo que alguien se acerque a "Beowulf" buscando la influencia de Javier porque no hay nada. -

D.R.: Es como llevarlo por otros derroteros. El mejor homenaje que le podría hacer a Javier como admirador de su obra, es haber hecho un "Beowulf" que no se parece en nada al que él estaba haciendo. El hándicap no era compararme con Javier. El hándicap era otro. Venía de hacer una obra con un personaje heroico, donde la épica es importante y lo relevante era hacer algo diferente. Que no fuera "El héroe 3". Sino que fuera más allá. Haber intentado emular a Javier hubiera sido un despropósito, hubiera sido un tebeo que acabara nacido ya muerto. Una cosa es el "Beowulf" que estaba haciendo Santiago con Javier, que era un tebeo acojonante, y éste es otro tebeo. Ni mejor ni peor. Diferente. Con otro enfoque...Es otro tebeo también para Santiago, que lo retoma 10 años después, con lo que se ha bregado, y por mi parte igualmente.

- P.: Hay un momento, Santiago, en que anuncias en tu blog que "Beowulf" , el proyecto que tenías previsto con Olivares, nunca verá la luz.

- D.R.: Cuando vi en su blog que Santiago puso que "Beowulf" se cerraba, fue justo una semana después de que pusiera que nunca se iba a terminar "García", un tebeo que estaba haciendo con Fontdevilla. Tuve la suerte de ver las primeras ciento y pico primeras páginas terminadas del todo y creo que hubiera sido el mejor tebeo de la historia de España, así de claro lo digo. Cuando vi que "García" no iba a salir me quedé un poco tocado. Cuando ya la semana siguiente vi que con "Beowulf" también pasaba lo mismo pensé: "¿ Qué coño es esto?, esto ya no puede ser. Dos tebeazos que llevo esperando ver". "García" se había anunciado al mismo tiempo que "El héroe", iban a salir a la par y se iba alargando. Con lo de "Beowulf", ya no pude más. Llamé a Santiago y le dije, mira, te lo dibujo yo por mis cojones. En ese momento andaba terminando "El héroe 2" -

S.G.: Como se suele decir, no hay mal que por bien no venga, y una historia que parecía un desastre se convierte en una maravilla al llegar David. Además, este periodo de 10 años te permite hacer algo diferente. No quiere decir que dentro de 20 años pueda hacer algo mejor todavía. Es una situación curiosa porque es a la vez mi último tebeo y también el primero. Cuando me contactó David fue un momento muy potente, un momento pletórico. Es como en los tebeos que nos gustan. Sales de las cenizas de la derrota, cuando ya estás machacado y vencido y ves que todavía continúa la película. Fue algo que me ilusionó muchísimo. Me sentí muy agradecido y pensé que por primera vez había servido de algo que tuviera un blog. A partir de aquí empezamos a trabajar. David me contó en qué situación estaba en ese momento. -

D.R.: "El héroe" estaba terminado a lápiz y estaba justo entintándolo. Me acuerdo además que te pasé el pdf y te dije: "¿Ves todo lo que está aquí?. Esto no se puede repetir nada. Tiene que ir más allá todavía". -

S.G.: Hasta que David acabase de dibujar tenía tiempo para revisarlo todo, hablar con él y escribir de nuevo el guión. Después de la emoción vino el disfrute absoluto de saber que vas a hacer algo, el placer de planearlo y luego el agobio de ver que David estaba acabando "El Héroe". -

D.R.: Aquí tengo que decir que Santiago cumplió tela. El mismo día que puse en las redes sociales: "Señores, "el Héroe" está terminado y va para imprenta", a la media hora, tenía un email de Santiago, un Word, con el guión de "Beowulf". -

P.: Sería un guión de base, porque creo que una de las condiciones era que lo haríais entre los dos. -

D.R.: No. La única condición que hubo, y fue antes de que reescribiera el guión, era que yo quería que fuera el "Beowulf" de Santiago García y David Rubín, que no fuera el "Beowulf" de Santiago García y Javier Olivares dibujado por David Rubín. Cuando él me mandó ese guión, era el guión ya reescrito. Reescrito a partir de largas conversaciones y largos intercambios de emails que tuvimos para tener claro que íbamos por el mismo camino y que la idea que teníamos para enfocar "Beowulf" en ese momento era la adecuada. Que él no tuviera un "Beowulf" en la cabeza y yo otro. Porque creo que eso es muy importante al trabajar en equipo, trabajar por el mismo lado. -

P.: Saber aprovechar las potencialidades de cada uno. -

S.G.: David y yo sintonizamos muy bien en la idea que queríamos hacer en este libro, eso no quiere decir que no tengamos nuestras diferencias, que cada uno lo vea de una forma. Lo importante es estar en sintonía cuando visualizas en tu cabeza lo que va a ser la historia. Por otra parte hay una idea del guión francés o americano en que el guionista le pasa el guión al editor y éste al dibujante. Cada uno cumple con unos requisitos medios en los que más o menos saben hasta donde pueden llegar. Para mí, sin embargo, el guión también lo ha escrito David porque yo no puedo hacer un guión genérico que lo dibuje Javier o David o cualquier otro tío. Para escribir tenía que poseer un poco a David, o ser poseido por él. Tengo que pensar como él, en las cosas que pueda dibujar y las que no pueda o no quiera. En ese sentido es él el que escribe, además de cosas más directas, por supuesto. Por otra parte, cuando David me hablaba de su idea del color y del dibujo, que quería hacer algo nuevo, yo no me lo podía imaginar hasta que veo el dibujo y empiezo a pensar en escenas tal como David las va a dibujar. Es entonces cuando podemos ponernos a trabajar, porque un tebeo no es poner en imágenes un guión, el guión es parte del trabajo que hay que hacer para realizar el tebeo. -

D.R.: Hoy me decían en la radio: "Que suerte, que Santiago te dejó manga ancha, te dio el guión para que hicieras lo que te daba la gana. " Y no, mira. Esto no es así. Santiago tiene una buena calidad que yo valoro mucho de los buenos guionistas de verdad. Un guionista tiene que saber para quién está escribiendo, y éso Santiago lo sabe. Normalmente, te vas a Francia y para empezar no hablas con los guionistas. Hablas con unos editores que creen que tu estilo se adapta a un guión. Santiago sabe para quién escribe y no escribe de la misma manera para mí que para Pepo, Olivares, Javier Peinado o con quien esté colaborando. Eso para mí es fundamental en un guionista bueno de verdad. Saber sacar todo del dibujante, saber entender a ese dibujante. Empaparte antes de su obra, intentar saber qué le interesa a este tío, cuáles son sus puntos fuertes,sus puntos débiles... y a partir de todo eso, conducir el tema para que entre los dos salga. Así tiene que salir bien a la fuerza. Yo estaba muy tranquilo trabajando en "Beowulf" porque sabía que estábamos haciendo un tebeazo.

- P.: No querías que fuera "El héroe 3", pero terminas "El Héroe 2" y empiezas "Beowulf" prácticamente al acabar. ¿ Cómo cambias el chip? Cualitativamente das, además, un salto muy grande. -

D.R.: El salto cualitativo es porque tengo 600 páginas a las espaldas de "El Héroe" sin frenar ni un día. Todos los días currando encima de la mesa de dibujo durante los últimos dos años de mi vida, casi tres, sin contar el casi año que pasé escribiéndolo. Eso quieras que no, te hace ver las cosas de otra manera. Segundo, el tema del salto es porque te paras a entender la obra antes de dibujarla. Hablas con Santiago, tienes tus ideas en la cabeza de cómo enfocar el tema. Yo, por ejemplo, no hago nunca bocetos ni story. En "Beowulf" sí hice, no story board, pero sí bocetos de los personajes... Más que nada porque era un trabajo en equipo, para que Santiago viera si íbamos en la misma sintonía y si tenía que comentarme algo, no fuera que viera un "Beowulf" que fuera totalmente opuesto a lo que tenía en la cabeza. -

P.: ¿Has tenido que cambiar los procesos habituales al trabajar con Santiago? -

D.R.: No, no he tenido que cambiar menos la parte del guión, claro. Lo que he intentado es ir aportando cosas que van a influir en el lector. No puedes decir que el guión es escribir y luego plasmar lo que está escrito. El guión es como una plataforma sobre la que empezar a construir. -

S.G.: Yo a veces oigo, es más importante el guión que el dibujo, pero es que son cosas que no se pueden separar. Mi objetivo al trabajar con otra persona es que sean una sola cosa. Hay muchas teorías sobre el guión pero al final el cómic lo hace el dibujante, él es el que importa. Tú vas a leer un cómic y vas a leer el dibujo, no vas a leer el guión. El guión no existe. Me llamaba la atención que en los premios del Salón de Barcelona diferenciaban mejor guión, mejor dibujo. Siempre me he preguntado cuántos de los que han votado han leído el guión de la obra. Lo que han leído es como el dibujante ha hecho el guión. El problema es que hay muchas obras en que sí se puede distinguir el guión del dibujo y eso es lo malo. Estamos acostumbrados a que así sea pero es difícil llegar a esa confianza con la gente con la que trabajas, tienes que tener mucho entendimiento, mucha sintonía y a veces me pregunto si es posible hacerlo dentro de los límites comerciales de un tipo de cómic que al final está fosilizando las formas del tebeo. -

D.R.: Un ejemplo que se entiende perfectamente. Morrison trabajando con cualquier dibujante y Grant Morrison trabajando con Quitely. Cuando trabaja con Quitely salen tebeazos que se entienden, que hay una conexión y cuando trabaja con otros dibujantes, la mitad de las veces no se entiende ni muy bien lo que está tramando, es una locura. O porque el dibujante es cutre o no se para a entender lo que Morrison quiere contar ... -

S.G.: Ese es uno de los motivos por los que con el paso del tiempo me gustan cada vez menos los tebeos de Alan Moore, porque todos sus tebeos son de Alan Moore, se nota mucho. No es que el dibujante sea igual porque Watchmen es lo que es por Dave Gibons pero viendo sus tebeos te das cuenta que formalmente tienen tantas cosas en común que a veces da la sensación que los dibujantes son intercambiables en cierta manera y eso me parece que empobrece. Ahora mismo estoy haciendo una historia con Pablo Ríos, a la vez estoy con "Las Meninas". Si intercambiamos "Beowulf" y el resto de las obras entre los dibujantes podía ser un desastre. -

P.: Los dos compartís muchas influencias. Tú, Santiago, has escrito uno de los libros más comentados de los últimos años "La novela gráfica", que algunos han calificado de elitista pero los dos tenéis en común que usáis los géneros de la cultura popular en vuestro beneficio. Los dos parece que tenéis unas influencias similares. -

D.R.: Es normal, partimos un poco de lo mismo. Si estamos haciendo este "Beowulf" es porque leíamos el "Spiderman" de Romita y Gil Kane, y "los 4 F" de Byrne. Un poco empezamos por ahí. Máxime Santiago que lleva la mitad de su vida traduciendo esos tebeos para esa gente que se caga luego en él en Internet pueda leerlos en el idioma de Cervantes. Y yo un poco igual. -

P.: En "Beowulf", David, hay más Miller que nunca. Aunque te alejas de su sombra, parece que es cuando más has asimilado muchas de sus cosas. -

D.R.: Creo que "Beowulf" es el tebeo en el que todas las influencias que tengo, que son muchas, están metidas. Mientras lo estaba haciendo en ningún momento me vi pensando, esto es como un homenaje a tal, no. Iba fluyendo todo a medida que yo iba creyendo que podía valer para cómo creía que tenía que contar esa idea. Claro que se ve a Miller ahí. Imposible no verlo porque es el tipo que más me ha influido y más me ha marcado. -

P.: Es grande también la influencia de Lynn Varley, pegas un salto brutal en el color. -

D.R.: Lynn Varley ya me había influido en "El Héroe". Sin el color de DK2 no hubiera sido capaz, no me hubiera atrevido a colorear "El Héroe" como lo hice. Y aquí en "Beowulf" es normal que la otra versión de color de Lynn Varley, más pictórica, más en la linea de "Ronin" o "300" se asome porque es mi colorista favorita en el mundo de los cómics, así de claro. No sé por qué mis coloristas favoritos de cómic son mujeres. Me pongo a pensar y son Lynn Varley, Richmond Lewis, que es la mujer de David Mazzucelli, la que coloreó el "Batman Año uno" y Sherilyn van Valkenburgh, la mujer de Kent Williams. Sherilyn van Valkenburgh debe estar pintando cuadros ahora, pero en los años 90 coloreaba los tebeos. En Marvel le daban los tebeos más rarunos para colorear. Jugaba con muy poquitos tonos. El trabajo de esta mujer, me ha influido también de cara a "Beowulf". -

P.: Hay influencias que se salen claramente del mundo del cómic, que yo creo que es una de las grandes aportaciones. El otro día ví "Pacific Rim" y realmente hay una especie de conexión. No solo que en las dos hay hostias como panes, que también, parece que hay más detrás. -

D.R.: Yo no la veo mucho más allá de que son una especie de héroes nacidos entre nosotros afrontando a monstruos, uno detrás de otros. Cada uno que sale es más jodido que el anterior, igual que pasa en "Beowulf". Pero en el fondo creo que todas estas historias tipo "Pacific Rim" vienen de lo mismo. Vienen de una tradición. -

S.G.: Hay una gran familia de historias en esta linea. A mí es un historia que me gusta y he oído a mucha gente criticarla por culpa del guión y quizás la película no sea sólo el guión, quizás tenga otras cosas. Hay una especie de obsesión narrativa, que todas las historias tienen que ser realistas, complejas, posmodernas. Miller, más que posmoderno y desmitificador era premoderno, buscaba recuperar lo que se hacía antes y eso me parece muy interesante, me parece que va más allá. Igual hay historias en las que el guión no es tan importante como la fuerza de las imágenes. "Pacific Rim" estaba hecha para 3D y eso sí lo tiene en común "Beowulf", busca aprovechar el formato. Creo que el formato es tan parte de la obra en este caso como el guión. -

P.: Lo que sí tenéis claro los dos es la espectacularidad de la obra y parece que queréis llevar el término superproducción al mundo de los cómics, que es una cosa por la que que parece que la gente pide perdón. -

S.G.: Lo de la superproducción lo he oído decir muchas veces y a mí no me gusta nada. David Rubín la superproducción la ha hecho con los mismos instrumentos que tiene cualquier dibujante a su disposición, con un papel, tinta... -

D.R.:¡¡ Pero con más cojones!! -

S.G.: Éso no lo tiene todo el mundo a su disposición pero el papel que tenía David seguro que era el mismo que usan otros dibujantes. De todas formas no podemos dejarnos llevar por el cine. Al fin y al cabo son tebeos. -

D.R.: Si en algo acertamos fue en entender el espectáculo dentro del medio en el que estamos trabajando. A mí algo que me cabrea mucho cuando leo otros tebeos es que cuando lees algo espectacular es como si vieras el story board de una película de acción de Hollywood o así, la planificación es muy de cine ... Nosotros lo que intentamos fue conseguir todo ese efecto, incluso como puede ser el montaje alterno, usando únicamente medios cien por cien de cómic. Sin emular al cine en ningún momento. Creo que por eso mucha gente le sorprende cuando lee por primera vez "Beowulf". Lo que estás viendo no es sólo una historia acojonante y divertida. No, no. Es que estás viendo cómic en estado puro. No estás viendo un tebeo que pretende ser otra cosa. Estás viendo lo que pretendemos hacer y ya está.

- P.: Como la primera secuencia, la fiesta. -

S.G.: De hecho es una cosa que se sacó David de la manga. Me decía, es algo que no te puedo explicar, es algo complicado de contar y yo pensaba a ver qué iba a hacer. Y es que lo ves y no es un montaje alterno, es simultáneo y eso no se puede hacer en el cine, el cine siempre es consecutivo, una cosa detrás de otra. En "Beowulf" ves las cosas a la vez

. - D.R.: Éso es algo grandioso del cómic. -

P.: Toda esta experimentación, toda esta mezcla de recursos lo hacéis de un modo muy invisible. Juntáis grandes viñetas con otras pequeñas que también ayudan a potenciar algunos aspectos como esa mirada del monstruo, que son los rayos equis, esos zooms sobre pequeñas zonas de la ciudad, que dan idea de su podredumbre, o incluso tiempos diferentes.

- D.R.: Sí, creo que es justamente eso. El cómic es un medio a mi entender aún muy joven. Creo que aún se puede aportar mucho a él. De hecho cuando alguien dice que en el cómic ya está todo hecho aparece un Chris Ware de la vida y manda todo a tomar por culo y hay que volver a construir. En los ochenta alguien dijo ya está todo contado en el cómic y apareció Miller. En cada década siempre hay un agorero que dice que ya está todo contado en el cómic. Ya está todo contado en los tebeos que hacen ellos, que son la misma mierda que llevan tragando años, que sólo pretende emular fórmulas que otros ya han hecho mejor que ellos, sin aportar nada nuevo, pero en el cómic queda muchísimo por contar. Contentarse con el ya está todo contado en el cómic es rendirse, y es hacerle flaco favor a este medio que en el fondo todos amamos, incluso esos monguers. -

S.G.: La gente puede ver el libro y pensar, que grande, pero no llega a 200 páginas. Simplemente hemos usado las páginas disponibles para contar las cosas convenientemente. No nos hemos inventado nada. A la gente le parece un exceso porque está acostumbrada a que se le cuente todo en historias de 8 páginas, de 20 o de 48 en las que todo va supercomprimido. He estado viendo algunos tebeos de los años 80 y están llenas de viñetitas con una gran cantidad de texto que no parece que estén contando una historia, parece que están indicando. -

D.R.: Yo te imaginaba a la vez que trabajabas en "Beowulf" traduciendo a Bendis y pensaba: "¡Pobre hombre!". - S.G.: Bendis es un buen ejemplo de que los formatos se han quedado viejos porque él tiene una forma de contar que quizás para el sea lo más apropiado el tomo directamente. -

P.: En esta ecuación hay un tercer socio, que es la editorial. Enseguida os dan el visto bueno en cuanto decís adelante, vamos a hacer este tebeo. Y también han apostado muy fuerte por la edición de lujo a un precio que es muy ajustado, cuesta 25 euros. Realmente hay una apuesta muy fuerte de la editorial dispuesta a asumir riesgos y hacer una edición acorde al contenido. -

D.R.: Partió todo de Santiago. Cuando terminé de colorear hice un pdf con todo. Se lo mandé tanto a los chicos de Astiberri como a Santiago y recuerdo que me llegó un email de Santiago diciéndome: "Joder, yo creo que esto en tamaño grande, molaba más.". Empezamos a hablarlo. A los dos nos molaba, pero pensamos: "Queda menos de un mes para llevar esto a imprenta y va a ser una putada. Volver a replantear todo, sobre todo el presupuesto". Conmigo ya están curados de espanto después de "El Héroe", que iba a ser un tomo de 300 páginas y al final son dos, en total 600, así que se lo comentamos a los de Astiberri a ver qué pasaba y funcionó. Nos dijeron que adelante, se la jugaron y tuvieron que aumentar el pvp, tuvieron que aumentar la inversión de un proyecto que imagino que no es barato y creo que al final ha salido bien la cosa. En las presentaciones y charlas que llevo lo que más me repite la gente en las colas es lo del tamaño: "Joder, qué guay poder verlo así de grande". La gente sabe que hay que pagar algo más pero va en beneficio de la obra y en beneficio del lector. Astiberri algo que tiene muy bueno es que sabe entender cada obra, que las obras no se ajustan a una línea editorial. Tú puedes estar dentro de la colección de "Sillón Orejero", o dentro de tal otra... Pero la editorial y las ediciones se adaptan a la obra. Si hay una obra, como "Beowulf", que necesita ser más grande, es porque lo pide la obra, no porque le sale de los huevos al editor o porque sea algo con lo que se encapriche el autor para decir qué guay soy. A día de hoy ves mucho tebeo que yo llamo tebeo sobreeditado. Es como cuando ves a un actor sobreactuar, que no te lo crees. Un tebeo que a lo mejor no es cutre pero que molaría mucho más leerlo en un formato más sencillo, por ejemplo en rústica. "Invencible", por ejemplo. Es un tebeo que me parece acojonante y super guay pero preferiría leérmelo en 17x24 y en rústica. Me parece que tal como lo están editando aquí; gigante, con tapa dura, es sobreeditar un tebeo que no lo pide. Creo que eso es el gran acierto de saber editar. Saber qué tipo de formato y qué tipo de edición necesita cada obra. No es el mismo para todos por muy bueno que sea. -

P.: Después de "Beowulf" , ¿qué proyectos tenéis? -

S.G.: He terminado un Jaimito con Javier Peinado que sacará Caramba!. El año que viene saldrá "Las Meninas" con Javier Olivares y espero que salga el libro de fútbol que estoy haciendo con Pablo Ríos y otra cosilla que espero que salga además de proyectos, ideas, que están por formalizarse. -

D.R.: Yo por mi parte estoy ya metido de lleno en un nuevo proyecto. Es el primer tebeo que hago directamente para el mercado estadounidense. Nunca me había visto en una de éstas. Vuelvo a trabajar con guionistas, en este caso con dos. Son Paul Pope y J.T. Petty. Es algo super diferente a "Beowulf". En "Aurora West", que es el tebeo con el que estoy ahora, la protagonista es una chica adolescente de 14 años que va por allí luchando también con monstruos, pero de otra manera, con todos los problemas que tiene esa chavala... Me apetecía cambiar de tercio y me vino caído del cielo esta historia y en ello ando. Serán dos libros de 150 páginas cada uno y andaré liado hasta el año que viene.

- P.: ¿Buscareis excusa para reincidir? -

D.R.: Ésa es la idea. Ya estamos hablando del tema y hay por ahí algo. Pero por mi parte prefiero no prometer nada porque sé que voy a estar hasta 2015 liado con "Aurora West" y a ver qué puede surgir de todo esto. Yo desde luego tengo super ganas de volver a colaborar con Santiago, ya sea en ese proyecto que me ha propuesto y del que ya hemos ido hablando entre los dos y que es fabuloso. Solo puedo adelantar que es de super héroes, chavales!!. Y si no es en eso en cualquier otra cosa, pero yo no me voy a la tumba sin volver a hacer un par de obras más con este hombre. -

S.G.: No sabes lo que va a pasar pero sí que tenemos muchas ganas de seguir haciendo cosas y de recorrer nuestro camino. Antes de ponerse con "Beowulf" David tenía en mente meterse en otro proyecto distinto que le iba a llevar 2 años pero las cosas hay que aprovecharlas según vienen y no se pueden hacer planes. No me gustaría acabar sin decir que para mí trabajar con David no ha sido sólo hacer un tebeo. A mí me ha cambiado la forma de ver el cómic de un modo muy profundo. Venía de esos fracasos del "García" con Manel y del "Beowulf" con Javier ya un poco resignado a no poder sacar ciertos proyectos adelante. Había una especie de techo de cristal que no podía atravesar y que me hacía pensar que no podía ser más ambicioso pero con David eso cambia. David está para hacer que te lo creas pero al final es un tío como los demás, con dos manos, sus días son de 24 horas al día. David es una inspiración. En el cómic español ha habido durante demasiado tiempo un exceso de derrotismo. Mucha gente se ha resignado a pensar que si quieres hacer algo tienes que irte al extranjero, tienes que trabajar a destajo para una editorial extranjera en lo que te manden y de repente ves que surge alguién como Paco Roca, una excepción. Siempre son excepciones cuando alguien hace algo, es irrepetible. Y David ha demostrado que no. Ha demostrado que se puede, que lo importante es creer mucho en tí y trabajar mucho para llegar a donde quieras. En el tiempo que lleva trabajando, no ha parado de dibujar mientras otros autores no han hecho nada en este tiempo. Me ha inspirado, me ha demostrado que puede haber otros horizontes.

Licencia de uso

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**