**Lun**08102020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home De interés Especiales El portero de la comunidad, una profesión en vías de extinción

El portero de la comunidad, una profesión en vías de extinción

Sereno, pregonero, farolero... todas ellas tienen algo en común: son profesiones extinguidas, a fuer del avance de los tiempos y las sociedades que han decidido que ya no requieren de sus servicios. Otras muchas profesiones se encuentran en peligro de extinción, como el barbero o el herrero.

A diferencia de aquellas, estas, junto con los porteros o los médicos ambulantes, están reconvirtiendo su futuro para adecuarse a las demandas de la sociedad. Según la Asociación de Empleados de Fincas Urbanas de la Comunidad de Madrid (Aefucom), el número de porteros y conserjes en dicha comunidad estudiada asciente a 12.000 profesionales.

Un dato revelador: a fecha de 2011, último año del que existe serie histórica del Censo de Población y Vivienda en el Instituto Nacional de Estadística, en la Comunidad Autónoma de Madrid existían 2.894.679 viviendas. La proporción entre los profesionales de la portería y consejería respecto al total de viviendas evidencia un claro declive de esta profesión.

Del portero a la empresas de limpieza, pasando por el conserje

Desde la misma asociación apuntan hacia el principal motivo de la desaparición progresiva de una profesión centenaria: ahorrar los costes que supone para una comunidad de propietarios mantener al portero, disponiendo de empresas de limpieza de comunidades como Limpiezas Sil, expertos en limpieza de comunidades de vecinos y portales en Madrid.

Porque la figura del portero, si bien está asociada a la persona que en su garita se responsabiliza de la seguridad y la limpieza del inmueble, supone además de un sueldo por sus funciones y responsabilidades, el usufructo de una de las viviendas que la comunidad de vecinos dispone para tal cometido.

En los contratos de servicios de muchos de los porteros que aún hoy en día mantienen su estatus, se incluyen, además, los gastos de calefacción y agua caliente  por cuenta de los vecinos.

Estos han hecho las cuentas, y la diferencia entre  contratar a una empresa de limpieza de edificios en madrid - por ejemplo, LaEmpresaDeLimpieza, líderes en limpieza de edificios, locales y oficinas en Madrid-, y el mantenimiento de un persona, cuando no una familia completa, resulta abismal.

De ahí que numerosas comunidades de propietarios hayan optado por una solución intermedia. Por una parte, no renuncian a disponer de una persona que haga de vigilante de seguridad, y que ayude en algunas labores menores de mantenimiento. En consecuencia, acuden a la figura del conserje.

Este caso, aseguran las fuentes consultadas, atañe especialmente a comunidades en las que existen propietarios mayores, habituados a la presencia de un portero, que viven solos, y que ven en esta figura un garante de su seguridad personal.

Al tiempo que conservan la figura del vigilante de seguridad en horario de día, se ahorran los costes que supone un portero, y destinan  la vivienda otorgada en usufructo al portero a una renta en alquiler, ya sea para vivienda o local. El resultado: una fuente de ingresos extra para la comunidad de vecinos.

Las empresas de limpieza en madrid, como limpiezas LM2, con más de 30 años dedicados a la limpieza de oficinas, edificios, comunidades y naves industriales en Madrid, confirma esta tendencia en la demanda de servicios por parte de las comunidades.

Así, resaltan, con la entrada en los órganos de gestión de las comunidades de propietarios más jóvenes y el fallecimiento o salida de los vecinos de mayor edad, el relevo generacional presenta una traslación en la demanda de una empresa especializada, que resuelva el trabajo del portero con más medios, en menos tiempo y por el mismo coste final.

El final de una profesión centenaria

Los criterios económicos están lastrando el futuro de una profesión, la de portero, avocada a desaparecer o reconvertirse en conserje, disminuyendo sus responsabilidades y también sus beneficios laborales. Las empresas de servicios especializados para comunidades de propietarios están potenciando la reconversión de numerosos  porteros en conserjes.

Así ocurre con otras profesiones como los cerrajeros se han adaptado a una demanda cambiante, ofreciendo servicios de cerrajería 24 horas como el caso de cerrajeros alzira 24h.

Las similitudes entre ambas profesiones son palmarias; ambas tienen un su haber una larga historia. Los porteros, a diferencia de los cerrajeros, eran personas al servicio de una comunidad a tiempo completo.

En los años de mayor auge de la portería, la persona contratada para este servicio -habitualmente héroes de guerra o antiguos agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado-, era considerada como un agente de autoridad. En 1941, la legislación de entonces les reconocía como auxiliares del cuerpo de policías.

Según recoge la RAE (Real Academia Española), el portero es el empleado que se encarga de la vigilancia de la puerta de un edificio o una empresa y que además puede tener otras funciones.

Sin embargo, para conserje, una de las figuras de reconversión de muchos de estos profesionales, el organismo de vigilia de la lengua lo circunscribe al ámbito de lo púbico (persona que tiene a su cuidado la custodia, limpieza y llaves de un edificio o establecimiento público)

Más allá de definiciones, la realidad social apunta a que la portería se sumará a otras profesiones nobles como el sereno, desaparecidas por la lógica del mercado. La figura del conserje, así pues, quedará como reducto romántico de una época, muy lejos de la presencia y demanda de otros servicios como las barberías que hace unos años veían su futuro peligrar.

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**