La gloria esperaba al final del camino (por Javier Pacios)

Después de un par de derrotas caseras en partidos muy igualados ante algunos de los grandes de la liga (Valencia Basket y Real Madrid, concretamente), el Bilbao Basket consiguió por fin, merced a su capacidad de no rendirse en ningún momento, al acierto en el tiro exterior y a un excelente Bogris, derrotar en Miribilla a uno de los gallitos en un final ajustado. El buen sabor de boca se acrecienta por el hecho de que el caído fue nada más y nada menos que el gran rival regional, el Laboral Kutxa Baskonia (89-83 tras prórroga).

El partido comenzó de forma positiva para los bilbaínos, siempre muy motivados en este tipo de encuentros, a los que Mumbrú, otro de los destacados al final con 21 puntos y cinco triples anotados, guió en una serie de pequeñas ventajas iniciales (9-4, 13-8). La primera canasta de un buen Begic, que aún no gozó de muchos minutos, puso el 18-12 que daba la mayor ventaja hasta el momento a los locales.

Un Baskonia hasta entonces errático reaccionó gracias a los cambios de su entrenador y encadenó, entre el final del primer cuarto (18-17) y el principio del segundo, un parcial de 4-17 que le daba su primera ventaja significativa (22-29, minuto 15). El Bilbao Basket acusaba en ese momento una gran falta de acierto en ataque, con pérdidas, malas decisiones y tiros mal realizados. En un partido con muchas alternativas, ambos equipos tuvieron malas rachas como esa en diferentes momentos, lo cual hacía que tras cada amago de ruptura del partido acabase llegando un nuevo momento de igualdad.

En ese primer bache, fueron los lanzamientos de tres puntos de Mumbrú y Bertans (21 puntos y una valoración de 25 al final) los que mantuvieron a flote a los de Sito Alonso, permitiéndoles incluso ponerse por delante en el minuto final del segundo período antes de la canasta de Hanga, el mejor de su equipo con 16 puntos y una valoración de 18, que daba paso al descanso (37-38).

En la reanudación se destapó el base baskonista Darius Adams, al que las faltas habían desactivado en la primera parte, y que anotó ocho puntos consecutivos para dar a su equipo una ventaja de diez puntos (39-49). La cuarta personal de Adams maniató el ataque de los de Perasovic, y el Bilbao Basket, que mantuvo su característica de nunca bajar los brazos, se fue recobrando paulatinamente hasta que un triple de Hannah, también destacado con 21 puntos, colocó en el marcador el empate a 52 a falta de un minuto para el último descanso corto. Nuevamente Hanga anotó el triple final que daba una ligera, pero ni mucho menos definitiva, ventaja al equipo vitoriano (52-57).

Durante los primeros compases del último cuarto, ambos equipos fueron presa de los nervios y del desacierto, y pareció que ninguno de ellos quería ganar el partido. Fue en ese momento cuando emergió la figura de Giorgos Bogris, que acabaría siendo el hombre decisivo y reivindicándose ante su afición con un partidazo: 17 puntos con solo dos fallos en el tiro, 9 rebotes y una valoración de 20. Un rebote en ataque suyo y dos canastas consecutivas dieron aire a los de Sito Alonso cuando parecía que el partido estaba ya muy cuesta arriba para ellos. Aunque los locales no anotaban con excesiva fluidez, el Baskonia solamente fue capaz de anotar seis puntos en los primeros ocho minutos del cuarto, permitiendo que el Bilbao Basket enjugase una diferencia que llegó a ser de siete puntos en el 52-59.

Los dos minutos finales fueron angustiosos, con ambos equipos perdiendo grandes ocasiones de llevarse el partido y dejándolo todo para los cinco minutos de prolongación (70-70), gracias sobre todo a una milagrosa canasta tras rebote ofensivo de Bogris.

En la prórroga, tras una serie de ligeras ventajas el Baskonia se diluyó y Bogris lideró tanto la anotación (ocho puntos en la prórroga) como el rebote para dar a los hombres de negro una victoria que acabaría siendo relativamente cómoda, con una ventaja máxima de nueve puntos en el minuto final.

Épica victoria local, que debe servir para recuperar la fortaleza de los de Sito Alonso en Miribilla, fortaleza en la que se sustentan las opciones del Bilbao Basket de estar en la Copa el próximo mes de febrero.

89 - Dominion Bilbao Basket (18+19+15+18+19): Hannah (21), Bertans (21), Mumbrú (21), Alex Suárez (3) y Bogris (17) -cinco inicial-; Raúl López (2), Ruoff, Todorovic (2), Mendia y Begic (2).

83 - Laboral Kutxa Baskonia (17+21+19+13+13): Adams (11), Causeur (3), Hanga (16), Shengelia (8) y Planinic (3) -cinco inicial-; James (15), Blazic (10), Corbacho, Tillie (10) y Bourousis (7).

Árbitros: Hierrezuelo, Calatrava y Jordi. Eliminados por faltas los visitantes Bourousis (m.40) y Adamas (m.45).

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de la Liga Endesa, disputado en el Bilbao Arena de Miribilla ante 9.837 espectadores, según la estadística oficial.

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**