Los regalos que todo estudiante desearía

Todo el mundo está familiarizado con la vida del estudiante. Las horas de clase pueden llegar a hacerse muy largas, pero menos que atender la tarea en casa, parece que nunca hay tiempo suficiente para estudiar, hay exámenes que resultan demasiado difíciles… La vida se desarrolla entre las cuatros paredes del cuarto de estudio, el aula o, como mucho, la biblioteca.

Pero es de las mejores época de la vida sí. Cuando uno es adulto y se da cuenta de las responsabilidades laborales y familiares que tiene encima, añora esa época en la que, sin dinero, no había barrilada, jueves de fiesta o vacaciones con los amigos que se dejara atrás. No quita que ir aprobándolo todo requiera de mucho trabajo y esfuerzo, más aún en el caso de estudiantes que no se pueden permitir perder la beca de estudios.

Los jóvenes necesitan encontrar la motivación para estudiar. Entre los consejos que da Recursosdeautoayuda.com está el reto de los cinco minutos, que parte de lo que más difícil a la hora de estudiar es ponerse a ello. Por eso, hay que empezar pensando que después de cinco minutos en serio se podrá parar aunque, para entonces, el estudiante ya estará tan metido en faena que no querrá hacerlo.

Trucos hay tantos como estudiantes para ponerlos a prueba. Otro es hacer los descansos de rigor en la parte más interesante del estudio, lo que hará que pese menos retomar la tarea. Pero, seamos realistas, lo que más motiva a estudiar son los incentivos en forma de regalos.

El pinganillo para copiar en los exámenes

En la etapa universitaria, y aquellas que se desarrollan previamente, aún no se cuenta con la madurez suficiente como para darle importancia a lo que se tiene entre manos. Un estudiante se está formando para convertirse en un profesional completo, pero también se está desarrollando personalmente a un nivel que, probablemente, entenderá mejor en el futuro.

En esas etapas, se sienten más bien tentados por el camino fácil, lo que convierte a artilugios como un pinganillo para exámenes en su objeto de deseo. Se puede encontrar en una tienda como la casa del espía, donde se vende todo lo relacionado con una tienda espía: cámaras casi imposibles de ver, grabadoras que también pasan desapercibidas, micrófonos, etc. Y, en esta era, era de esperar que la tienda del espía vendiese todos sus artículos online.

Menos riesgos, sin embargo, se corren con un buen libro sobre técnicas de estudio. A pesar de haber sido escrito en los 90, tiene plena vigencia el de Bernabé Tierno, Las mejores técnicas de estudio, que ayuda, básicamente, a planificar bien el tiempo y contar con métodos con los que preparar exámenes.

Un medio para ir al centro de estudios

Sí, lo que verdaderamente querrían tener la mayoría de los estudiantes frente a su casa es un coche propio con plena disponibilidad o una moto a la última con iguales características. El entorno no de un joven estudiante no está en la obligación de proporcionarle todo lo que quiera, sino solo lo que necesite.

El Código Civil, por ejemplo, alude a la necesidad de que los padres los tengan en su compañía, los alimenten, los eduquen y les procuren una formación integral, sin más. De hecho, los expertos señalan que es contraproducente concederles todo capricho, y no inculcarles la cultura del trabajo y del esfuerzo para conseguir lo que ansían.

Además de lo anterior, el contexto actual exige un compromiso para con el medio ambiente que también se debe infundir a los hijos, y la elección del medio de transporte genera una buena oportunidad de promover hábitos saludables y sostenibles.

En lugar de coche o moto, patinetes eléctricos baratos. Todopatinentes.com ofrece toda una selección de esta continuación del patinete tradicional, que tan bien está calando. Es una opción para comprar patinetes eléctricos.

Lo mejor para mantenerse en forma

Utilizar un medio de transporte como el anterior es una buena forma de hacer ejercicio, algo muy recomendable cuando se trata de un estudiante. De hecho, como señalan los especialistas de Psicología y Mente, practicar ejercicio físico mejora el rendimiento académico, porque mejora la percepción que se tiene de uno mismo, el estado de ánimo, la memoria o el aprendizaje.

Eso sin contar, claro, con los beneficios sociales del deporte, a los que un estudiante tampoco debería renunciar en una etapa de su vida como la universitaria. En las sesiones grupales que acoge cada centro, así como en ligas y competiciones por disciplinas, se hacen también amigos que luego no se olvidarán.

Técnicas menos utilizadas en este ámbito, pero también útiles, son otras como las circunscritas al mundo electroestimulacion. Existen aparatos como TENS FISIOTERAPIA o TENS ELECTROTERAPIA que pueden estar aconsejados en determinados momentos, por los objetivos estéticos y terapéuticos que persiguen. Con ellos se realiza un trabajo muscular que no requiere lesiones ni esfuerzo físico, y que ayuda a aumentar la grasa muscular y combatir la celulitis y la flacidez.

Sobre todo en época de exámenes, los estudiante tienen menos tiempo para prestar atención a un cuerpo, que sufre estrés o falta de sueño.

El equipo adecuado

Lo básico, sin embargo, es contar con el material escolar adecuado para poder desarrollar su tarea. En ocasiones, no constará más que de una libreta y un bolígrafo para tomar apuntes en clase. Otras veces serán necesarios los libros (algunos se pueden tomar prestados en la biblioteca) o el equipamiento específico según la especialidad.

Algo que puede venir muy bien en casa es una impresora como la Epson l355 wifi. En el blog Consejos Impresoras, que funciona como blog sobre impresoras, se puede encontrar información acerca de estos y otros modelos.

Lo último son las impresoras WiFi, que a pesar de estar instaladas en una habitación de la casa, pueden ser usadas desde cualquier parte de esta, porque la información se puede enviar a través de una app. Y esto significa poder imprimir desde otro equipo y desde dispositivos como un teléfono o una tablet. Además, requieren de menos cables.