MOMA sigue siendo una pesadilla para sus vecinos

El Ayuntamiento valora positivamente el cumplimiento de compromisos del MOMA durante el mes de septiembre. La realidad es que, en el mismo periodo, la Sala ha celebrado conciertos en horario prohibido, manipulado maliciosamente el limitador de los equipos de música, generado un onceavo expediente sancionador y ha incumplido lo acordado sobre vertidos de vidrio

La Discoteca anticipa en  facebook, su próxima apertura. Como ya sucedió en agosto, ¿habrá llegado a un acuerdo con Medio Ambiente para volver a cumplir “a la carta”, es decir cuando quiera y como quiera, sus sanciones de cierre?

En 1935 el físico austriaco Erwin Schrodinger, desarrolló un ensayo imaginario, conocido como el experimento del gato de Schrodinger, con el que a través de la mecánica cuántica entreveía la posibilidad de la existencia de múltiples universos paralelos. Nuestro físico, en su hipótesis, planteaba el contrasentido de que un gato podía estar muerto y vivo a la vez en diferentes mundos semejantes, reales pero incapaces de interactuar entre sí. De haber vivido en Bilbao y en Rodríguez Arias, el Dr. Schorodinger, en lugar de un gato, hubiera elegido para su paradoja las conclusiones del Informe de la concejalía de Medio Ambiente, que evalúa  el cumplimiento de los compromisos adquiridos por la problemática del ruido nocturno en las Inmediaciones del MOMA, en el período del  7 septiembre al 1 de octubre 2017.

En este documento, se aprecia la existencia de dos universos paralelos, con realidades muy distintas e incapaces de entenderse. En un “mundo”, el de los vecinos ,con nuestro día a día, la “Mediación” está muerta y en el otro, el del Ayuntamiento con su imagen de gestión bien realizada, está viva y es muy exitosa. A esta impresión se llega tras observar que  el mencionado informe concluye como “valoración general” del período analizado:

(sic) Se constata el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el MOMA con respecto a: gestión de la cola, utilización del sello de “acceso denegado” para desincentivar la generación de molestias en el vecindario, disuasión de personas consumiendo bebidas alcohólicas y retirada de bebidas en el entorno cercano a la discoteca. La discoteca dispone de una persona específica dar respuesta a estos compromisos.

Incomprensible valoración, que se opone totalmente a la realidad de  los vecinos y vecinas e incluso a la opinión manifestada públicamente por Dña Inés Ibañez de Maetzu, quien el cinco de octubre, en entrevista a la cadena Onda Vasca, reconocía que le había defraudado el comportamiento de la sala MOMA (Audio 1).

En septiembre, la verdadera “colaboración” de la discoteca ha consistido en:

  • Realizar conciertos en horario nocturno, como el celebrado el sábado 30 de septiembre, a pesar de carecer de autorización para efectuarlos en esa franja horaria.
  • Verter vidrio en contenedores de orgánico pese a haberse comprometido a no realizar estas infracciones medioambientales.
  • Incumplir, en dos inspecciones, los niveles máximos de emisión acústica autorizados por el Ayuntamiento, dando lugar al onceavo expediente sancionador. Además de alterar intencionada y maliciosamente el limitador de sus equipos de sonido.

A pesar de su matización, no deja de ser una frivolidad concluir como valoración general  que  “Se constata el cumplimiento de los compromisos adquiridos por el MOMA”. La realidad es que la Sala sólo ha buscado la maximización del beneficio, sin importar las molestias que pueda causar sobre otras actividades económicas (más de 40 habitaciones del Hotel afectadas) o sobre la calidad de vida del vecindario. Y todo ello en un marco de incumplimiento de la ley. La pregunta es ¿hasta cuándo Dn. Alfonso Gil y Dña. Inés Ibañez de Maetzu, van a continuar permitiendo esto?. ¿Hasta cuándo van a seguir con su defensa del mal llamado “Ocio Nocturno” . Ese, basado en comportamientos incívicos.

Esperemos que, de una vez, se apliquen las sanciones establecidas y que esta pesadilla finalice para siempre. Los “modelos de ocio nocturno” vigentes están muy lejos de parecerse a los de antaño. Y el  Consistorio, a juzgar por el escaso éxito de sus actuaciones, no identifica la problemática actual ni logra la tan buscada conciliación de intereses.

En cuanto a la presentación,  el Informe adolece de la ausencia de indicadores que sirvan de “benchmark”. Elemento imprescindible para que sus lectores aprecien cuan alejados están los datos presentados de lo que se consideraría “the best practice”. En este sentido, los apartados : Ruido Exterior, Quejas y Sanciones; deben incorporar como referencia las sonometrías, llamadas a policía y sanciones, medidas, recibidas e impuestas los domingos, lunes, martes y miércoles. Es decir, cuando la discoteca no abre ya que ninguna actividad mercantil debe romper la normalidad de un barrio. Aunque ya se sabe, estos negocios son defendidos siempre por su “aportación al crecimiento económico de la ciudad”.

El once de octubre, en su Facebook, la sala MOMA vaticina la apertura de sus locales para la próxima semana . ¿Estarán llegando a algún acuerdo con el Ayuntamiento respecto a anular las sanciones o cumplirlas a la carta?. Algo similar a lo que la Concejalía de Medio Ambiente permitió en agosto, cuando su cierre por vacaciones sirvió para dar por realizada la sanción de un mes de clausura.

Agrupación Vecinal Afectados Rodriguez Arias – MOMA. Los vecinos, lo primero

EL DESCANSO ES UN DERECHO. LA ALGARADA NOCTURNA NO