TMEO. 30 años dando guerra.

2017 será recordado por ser una fecha llena de aniversarios, uno de ellos, el 30 cumpleaños de la revista TMEO, una de las más longevas de nuestro panorama. Toda una institución del humor que se mantiene fiel a su ideario de molestar a todos por igual. Con motivo del aniversario el 15 junio se celebró una charla en la librería Zuloa en la que estuvieron presentes casi todos los grandes nombres de la revista, una excusa inmejorable para repasar con todos ellos las anécdotas de 30 años pisando callos.

Las fotografías que ilustran la charla las realizaron durante la jornada Santi Ochoa (fotos interior) y Jorge Salvador (retratos).

Pregunta: La historia empieza en el año 87 con el número 0, cuya portada hizo Ernesto Murillo, “Simonides”. El TMEO nace cuando decidís unir las fuerzas autores de fanzines de Vitoria como el Copyright o el Octopus, de Pamplona como Hamelín o el Huerto y de Bilbao como El chino o Apurtu.

Mauro: En realidad algunas de estas cabeceras ya no existían y se le ocurrió a la gente de Pamplona llamarnos a todos.

P.: En la época, Mauro, colaboras habitualmente con Kini. Entonces tenía la librería Crash, que se convierte en el centro del movimiento.

Mauro: En realidad antes de Crash había otra tienda que se llamaba Totem en la que nos reuníamos los dibujantes. Después Kini montó Crash.

Mauro

P.: En el libro Dibujosaurio se puede ver estos momentos. ¿Cómo recuerdas, Kini, estos momentos?.

Kini: Como bien ha dicho Mauro, antes estaba Totem. Cuando cerró la librería abrí Crash porque tenía que continuar todo y para tener un lugar donde reunirnos. Allí se fue gestando todo. Encargos no institucionales, carteles, portadas para discos… se fueron redireccionando allí porque era el único sitio posible. En Pamplona estaba Ernesto Murillo moviendo las cosas pero en Vitoria la librería se convirtió en el cogollo de todo.

Kini

P.: Hablas de Pamplona y el TMEO de hecho tardó cinco años en llegar a Vitoria.

Mauro: Al principio lo hacía la gente de Pamplona y nosotros íbamos allí a ayudar. Hay un momento en el que yo iba de Madrid, Ernesto y a veces Larri de Vitoria. Nos planteamos que hacíamos yendo a Pamplona si ya nadie lo hacía desde allí. Había gente que colaboraba pero nos preguntamos por qué lo hacíamos allí.

Por la época, además, Kini cerró la tienda.

Kini: La gente iba a hacerse su página pero al final lo montabais todo Ernesto y tú, Mauro.

La gente se dispersó y yo cerré Crash. De la noche a la mañana se traslada todo a Vitoria y empezamos a funcionar con Santi Orue entre otros.

Abarrots: Otro cambio que me acabo de enterar es que en Pamplona se sacaban dos números al año y en Vitoria ya se sacan cuatro.

Kini: En realidad a veces salía en Pamplona un número a los dos meses, el siguiente a los cuatro… Lo que se hizo fue estabilizar la salida y desde entonces se hace cada dos meses.

Mauro: En cinco años habían salido 20 números, así que tampoco está mal. El primer año sacamos dos o tres números y en el 12 intentamos llevarlo a los kioscos.

P.: Como anécdota decir que el número 11 nunca existió.

Mauro: Sí, y en el número de los 30 años se nos ha olvidado meter el número. Parece una broma para celebrar que somos un desastre , pero no. Por lo menos se puede ver en el código de barras.

P.: Una diferencia con otros fanzines es el sistema de distribución que empezáis a aplicar. Os organizáis para distribuirlos por los bares que además se publicitan en el interior de la revista.

Mauro: Sí, es algo que ya se probó en los fanzines que has citado antes y como había esa infraestructura lo hicimos de un modo organizado. Hasta la fecha cada uno iba con sus fanzines a los bares que conocía pero pusimos en común los de todos e hicimos una red. En algún momento llegamos a cubrir 300 bares.

Abarrots: Eso me recuerda a algo que oí el otro día, que decían que entonces el TMEO era un fanzine con infraestructura de revista y hoy día es una revista con infraestructura de fanzine.

Mauro: Eso era porque nos veían también en los kioscos. En un momento fuimos la revista más vendida del País Vasco, más incluso que el Hola.

P.: En un momento hacéis de hecho un cuadernillo central con sitios por dónde salir.

Mauro: En el número 6 o 7 se intentó hacer un cuadernillo con toda la publicidad concentrada , pero se notaba demasiado que había demasiada publicidad y lo volvimos colocar por toda la revista.

Ata

P.: En tu caso, Ata, ¿cuándo entraste en la revista?.

Ata: Creo que fue en el 3 o el 4. Yo no me acuerdo de nada en general.

Mauro: Serías menor de edad incluso.

Ata: Sí, lo que sí recuerdo es que después de coger las notas en 3º de BUP fui a recoger el primer TMEO en el que publicaba. Yo tenía 16 años.

P.: El año 87 nace con la revista Herminio Bolaextra, que no ha faltado en ningún número.

Mauro: Sí, ha salido en todos los números. Cuando nos llamó Ernesto para participar entregué unas páginas de una serie que hacía entonces con Kini, Héroes cotidianos. Entonces estudiaba Bellas Artes y les mandé cuatro tiras de Herminio , pero solo me publicaron una porque se decidía en Pamplona. Luego me fueron publicando medias páginas de manera puntual pero al principio entregué dos páginas con cuatro gags y me las recortaron.

P.: En la época el color era muy caro.

Mauro: Resumiendo, la cuatricomía consiste en imprimir a partir de cuatro colores: Cian, magenta, amarillo y negro. Ahora el ordenador te da el porcentaje de cada uno de ellos que forma el color final pero en esa época tenías que hacer unos fotolitos. Era un proceso muy complicado y hacía que muy pocas revistas pudieran permitírselo. Pero lo que era caro era la selección de color, lo otro no lo era tanto así que decidimos hacer el proceso a mano. ¿Cómo lo hacíamos? Cogíamos 4 folios y si el color era azul dibujábamos en un folio el azul, en otro rojo… y al juntarlo, más o menos salía como tenía que salir.

Ata: Luego había gente que tenía unos huevos… y se planteaba hacer aguadas. ¿Cómo vas a calcular con aguadas que color vas a sacar? Te decía, si le pongo un 30% de color me saldrá naranja. Al final salían unos colores… una mierda.

Mauro: En Bruguera tenían una guía de color y veían el 30% de gris. Lo mezclaban con gouache y al ponerlo al lado comprobaban que quedaba igual , pero nosotros hacíamos lo que veíamos a ojo, calculando más o menos.

Ata: Con más valor algunos le metían el rollo artístico y aquello ya se disparaba.

Mauro: Para sacar el color marrón hay que meter los tres colores con los porcentajes apropiados así que salían unos colores terribles, unos morados imposibles y las cacas al final siempre salían violetas.

Kini: Un pavo de Estella, que era artesano, se mandaba hacer los fotolitos. Nos lo devolvía y los arreglábamos a mano con un cutter y pincel.

Mauro: A veces, en el propio fotolito, Ernesto se daba cuenta de que habíamos hecho algún color mal y lo “arreglaba”  rascando con una cuchilla (Risas).

Lo mejor era hacer por una parte el azul, por otra el amarillo y por otro el magenta puros y de allí salieron los colores de Herminio que son los que sigo usando.

Kini: En la portada del número 24, que salen unos policías haciendo una inspección en un bar, se confundieron con el color y salía verde y hubo que rascarlo para que quedase azul.

Mauro: No tenía mucho sentido porque parecían militares y no se entendía que hacían por los bares buscando txustas de porros.

Abarrots: Yo en la época dibujaba en blanco y negro. Escuchando estas cosas alucino.

Abarrots

P.: ¿Comenzaste en los años 90?

Abarrots: La tienda sí que la conocí , pero como cliente. Veía el ambientillo y mucho humo y pensaba que tenía que estar allí. Al primero que conocí fue a Kini. Le dí una página y hablamos un poco. Me dijo que había hecho la portada del último número y me fui con la sensación de que había dado con un contacto bueno (Risas).

Ata: Yo también iba a Crash. Hubo un concurso, tebeos en Río, el bar, o algo así, que ganó Álvaro. Tú, Kini, estabas de jurado y me propusiste colaborar en el TMEO.

P.: El TMEO se fue convirtiendo en todo un fenómeno social y llevasteis las historias al teatro con el grupo Sobradún.

Mauro: La idea fue de Gorka (Aginagalde) y de Ion, que me imagino que verían las historias de Herminio en el TMEO.

Gorka: Sí, justo publicaste el álbum de Herminio. Recuerdo que al principio nos mandabas papeles a boli. “Os mando una escenita” decías.

Mauro: El guión de la obra lo hacía como un guión del TMEO, con trozos de papel cortados. Como no había ordenadores, cuando quería cortar y pegar algo lo hacía de verdad. Cortaba un trozo y lo pegaba con celo en otro folio.

Ata: Como Burroughs, vamos.

Gorka: Tengo guardados algunos.

P.: Mauro, Ata, y Santi Orue hacéis uno de los libros más leídos de Astiberri con el personaje de Herminio, “Cómo convertirse en un hijo puta” en la línea de los libros de los Simpson.

Ata: Sí, me parecía que Herminio podía dar mucho más de sí  y se lo planteé a Mauro.

Mauro: Después le llamamos a Santi para poder hacerlo rápido, en un año. Primero preparamos un proyecto y se lo presentamos a Joan Navarro. Nos dijo que sí,  pero no volvió a dar señales de vida en seis meses. Fuimos dónde Astiberri y enseguida nos dijeron que sí. Nos dieron un adelanto y una fecha de salida y lo hicimos enseguida. Nos lo cascamos en un año.

Ata: Era muy fácil. Cuando conoces al personaje y estando acostumbrado a trabajar solo, te juntas con otros tres y unas cervezas y empiezas a cagar chorradas como una ametralladora.

Nos repartíamos secciones y cada uno lo llevaba a su terreno. Allí están metidas un montón de cosas  que hacía en la adolescencia, cosas que hacíamos inconscientemente pero no por maldad (Risas).

Orue

P.: En los 80 el TMEO refleja la realidad de la calle y colaboráis en diferentes portadas de grupos del momento como Santi Orue, que realizó para La polla records, la mítica portada de “No somos nada”, otra para Cicatríz, que fue censurada, Ernesto Murillo…

Santi: De esto hace ya unos años, creo que fue en 1991. La productora decía que, al ser pornográfico había que incrementar el precio. A los de Cicatriz les encantó pero al final no salió.

 P.: Habéis tenido problemas con la censura?.

Ata: Por suerte no. Nos hemos manejado en un alto nivel de inconsciencia pero afortunadamente no ha pasado nada.Me acuerdo que en la boda de la infanta pusimos al rey disfrazado de drag queen.

P.: Leí en un blog, Kini, que el primer número lo tenías escondido en un almacén.

Kini: No, nunca lo he escondido. Igual te refieres a un número que se titulaba “Se nos casa la elefanta”. Salía toda la familia real convertidos, creo que se dice, en animales antropomórficos. Una se estaba metiendo una raya, otro con un consolador, otro con una revista porno… en realidad no era para tanto. La historia es que la sacamos como siempre y por la calle me preguntaban a ver si no nos iban a meter en la cárcel y me acojone un poco.

P.: Ahora hasta “Corazón corazón” se mete con los reyes pero otra cosa.

Santi: Sí, entonces era más difícil.

Kini: El primer fotomontaje que hice con el rey lo hice yo creo, pero está en la lógica de meterse con la monarquía.

Mauro: ¿Cómo era eso que escribiste, Ata?

Ata: Nos cagamos en la monarquía desde antes de que estuviese bien visto (Risas).

P.: Sí tuvisteis problemas con unos anuncios de WC.

Santi: Sí, yo fui (Risas). La guardia civil paró al repartidor. Le confiscaron el número, lo leyeron y vieron que había una publicidad de unas pegatinas para mear en los wáteres con una serie de personajes, desde OT a la familia real.

Kini: Ponía “Cágate en los de Operación Triunfo”. Otros modelos disponibles: La familia real al completo. Y te regalamos este libro: Y poníamos una foto de la reina Sofía… y las uvas. Una cosa muy sutil.

Mauro: Mirando cosas del TMEO el otro día vi una fotocopia de la citación de la Audiencia Nacional.

Santi: Al final se quedó en nada.

Mauro: Se quedó en nada porque fue Ernesto y tocó un juez con buen criterio que preguntó a ver quién había hecho las pegatinas. Ernesto dijo que las pegatinas no existían, solo el anuncio y el juez vio que si no existían las pegatinas no se podía juzgar.

Kini: Luego tuvimos otra con la guardia civil. Salía un cacharro de electrodos de estos de adelgazar y ponía “Intxaurrondo center”.

Santi: Eso también influyó.

P.: Disparáis a izquierda y derecha y vuestro humor ha marcado programas como “Vaya semanita” o el “Club de la comedia”.

Santi: Probablemente el primero que hizo humor sobre ETA fue Álvarez Rabo.

Ata: Ahí tenías carta blanca, como cuando Spiegelman hablaba en Maus de los judíos.

Mauro: ¿Estás diciendo que el TMEO es de la ETA? (Risas)

Kini: Es un humor que estaba ya en la calle.

Ata: En el Club de la comedia sí que vi cómo un pavo contaba un chiste mío.

Mauro: Hay un monólogo de Jorge Sanz que se casca una página entera mía del “efecto solomillo”. Yo creo que muchos guionistas estaban suscritos al TMEO.

P.: Hay diferentes sensibilidades en la revista. Junto a la línea más feísta también han desarrollado sus propuestas autores como Mikel Valverde, Jose Luis Díaz de Corcuera o Álvaro Ortega y su Olimpo Rock.

Santi: Mikel estaba desde Tbeos Kopon. Álvaro desde los tiempos de Crash y sigue todavía.

Mauro: Hay gente que se ha cansado, gente que viene nueva y gente que ha ido y vuelto. Mikel se ha dedicado más a las historietas. Lo raros somos los que hemos seguido los 30 años.

P.: Uno de los autores más singulares fue Álvarez Rabo.

Santi: Álvarez Rabo tuvo muchísimo éxito pero decidió dejarlo. Imagino que su mujer le diría que lo dejase.

P.: Álvarez Rabo iba con pasamontañas y tiene diferentes historias. Me gustaría que me contaseis la auténtica.

Mauro: Como no sabemos hasta qué punto Rabo quiere que se cuente tampoco podemos dar muchos datos.

Santi: Sí que ha vuelto hace poco. Pero tuvo mucho éxito. El de “A las mujeres no les gusta follar” sobre todo.

Kini: El de “Consejos sexuales de Álvarez Rabo” también vendió muy bien.

P.: En las páginas de El Víbora había como un constante rifirafe entre él y tú, Mauro. No sé cuánto había de real en ello.

Mauro: Es como cuando te pegas con tu hermano de niño, que empiezas flojo de broma y te vas cabreando. A veces te vas cabreando,  pero sin más. Empezamos de broma.

Furillo

P.: En El Jueves habéis estado Santi y tú, Mauro. También estuviste tú, Ata.

Santi: También estaban Roger y Furillo.

At: La de Furillo fue la bomba. En El Jueves tienen eso de que les hagas una página y si no les gusta no te vuelven a llamar. A mi me pasó eso y a Furillo le pasó hace un par de años. Le habían encargado un par de páginas y en una hacía un chiste sobre Cardenas. Cardenas decía “tu callate, Furillo, que eres un pringado, que solo te llaman en verano, cuando nadie puede hacer las historietas” y los de El Jueves le dijeron que estuviese tranquilo, que ya le volverían a llamar (Risas).

Mauro: La primera vez que no le volvieron a llamar también fue buena. En El Jueves en teoría se puede hacer cualquier cosa. ¿Qué te paso a tí , Mamen (Moreu)?

Mamen: Hice una tira sobre borracheras y la tía se caga en la pecho de un tío que le había metido un dedo en el culo y salió una caca feliz. Fue hace un año o dos, que aún estaba Mamen, que me llamó para decirme que nos habíamos pasado, que era demasiado guarro.

Mauro: En tu caso no te echaron porque ya llevabas un tiempo, pero a Furillo, que era la primera vez que publicaba, sí.

Furillo: No me acuerdo.

Mauro: Parecemos consejeros del PP, no nos acordamos de nada. Creo que pusiste una cara de Zapatero llena de lefa.

Furillo: Ah, sí. Igual era más para el TMEO. Estaba un obispo de espaldas y aparecía Zapatero chorreando peor no fue la primera que mandé. Fue en el 2011 o así.

P.: En tu caso, Ata, fue por un problema con Kalise.

Ata: Sí, fue con las celebraciones del Mundial que salían todos con unas cogorzas acojonantes. Había una tía echando un poco de leche a todos y decía “Kalise para todos” (Risas). Parece que no les pareció bien porque era un posible anunciante (Risas).

P.: Abarrots, el tema de las drogas y el TMEO está muy presente. Colaboras también en Cáñamo.

Abarrots: Si la revista lleva 18 años llevo 17 años colaborando. Empecé con tiras, luego medias páginas… ahora hago dos páginas.

Mauro: Yo no hago chistes de porros porque estoy seguro de que Abarrots ya la hecho antes.

Abarrots: Creo que soy la persona que más chistes de porros ha hecho en la historia del cómic. Me siento un poco encasillado. Claro que podría hacer otras cosas pero estoy muy cómodo.

P.: A pesar de la competencia de internet resiste la revista.

Abarrots: Tiene publicidad a saco, regalo de semillas… (Risas).

Ata: Es una industria muy floreciente. Les va tan bien que no  puede meter más páginas por el coste de los envíos. Pesa un huevo por el número de anunciantes.

Abarrots: Seguro que no se venderá como al principio pero se vende bien. Además se vende en Colombia, México, Chile…

P.: Tus personajes más emblemáticos son los Euskalhorros. ¿Cómo nacen?

Abarrots: Al principio hice una página y vi que ha mucha gente le había gustado y decidí seguir. Se me presentó la oportunidad de sacar un álbum pero solo tenía la mitad. Si era capaz de completarlo en pocos meses lo podía publicar. Me tiré un mes de agosto dibujando como un cabrón. Para ir más rápido copié la idea del Mundial del 78, de Ibáñez, que es el mejor álbum que hizo de los mundiales. No me atrevo ni a leerlo ahora mismo.

Larri

P.: Empezáis a agrupar los álbumes.

Larri: Hemos sacado unos 40 álbumes. Como en el TMEO no se paga es una manera de pagar al autor, ya que el álbum sí se paga. Además es un modo de sacar un monográfico del dibujante. Si no tienes  una monografía en este país no existes por temas de catalogación.

Mauro: De hecho, hasta que no saqué el primer álbum de Herminio no se tenía muy presente mi trabajo. De hecho me dieron el premio al autor revelación a pesar de llevar 15 años dibujando.

Larri: Es una manera de agrupar las páginas que se van sacando.

Kini: En un momento dado dio dinero incluso.

Mauro: Es un modo de tener presencia. Cuando vas a ferias los números van quedando viejos pero los álbumes aguantan mejor el tiempo.

Los primeros números tenían publicidad, que quedaba muy cutre pero permitía pagar a los autores.

Santi: De hecho se planteó sacar un almanaque ciclista.

Mauro: La idea era sacar dinero, pero no nos comimos nada.

Larri: Como el TMEO se distribuía en bares y tiendas discos, no se llevaban porcentaje y allí conseguías algo más de dinero. Ahora, si sacas un álbum por cuatro euros, la distribuidora se queda con dos. Por eso funcionamos mejor con los bares. A los bares anunciantes se les dan tres TMEOS y es un chollo. Con los álbumes pasaba lo mismo.

Mauro: Es que no salían los números de ninguna manera. Si hubiésemos tenido que hacerlos con una distribución normal no hubiese podido salir.

P.: En los 90 salen un montón de fanzines por toda la Península y han acabado cayendo todos mientras que vosotros os habéis mantenido.

Larri: Porque nos hemos sabido adaptar.

Mauro: Es que las circunstancias de aquel País Vasco son distintas. Cretino se basaba en el mismo modelo pero en los bares de Madrid. En Madrid ya no encuentras bares que te vendan el fanzine a cambio de nada y aquí sigue.

Larri: Hay una militancia con el TMEO por parte de los bares. Antes los bares se pegaban por salir en el TMEO porque le daba rollo al bar.

Abarrots: Creo que tiene más mérito haber resistido los últimos diez años que los veinte anteriores. Ante salía todo mucho más rodado. Nos hemos tenido que comer todo lo de internet.

Mauro: El tema es que cuando van bien las cosas te parece todo poco. Del primer número sacamos 10.000 ejemplares y vendimos 8.000. Entonces nos parecía poco pero es una burrada.

Larri: Es un caso muy curioso porque no aceptamos publicidad de la buena. Una vez sacamos una campaña antisida porque nos parecía muy graciosa pero no hemos hecho más.

Maura: Era curiosa porque los modelos eran tan pijos que no pensabas que pudiesen follar. Anunciábamos el uso de condones,  pero como nunca habíamos hecho publicidad institucional la gente lo percibía como un chiste.

Larri: Nunca hemos tenido un comercial y dejamos claro que no aceptamos una cierta publicidad.

Santi: Y cuando lo hemos intentado no ha salido pero queda mejor decir que no queremos.

Mauro: Es el espíritu asambleario. Al final pusimos código de barras , pero había quien consideraba que era demasiado venderse. El primero que usamos fue en un ábum de Herminio. Se veía demasiado duro, así que se lo puse en el rabo a Herminio que decía “Me ha salido un código en la barra”.

P.: Otro de los genios del humor marrón eras tú, Ata.

Ata: Era. Lo que ocurría es que no había competencia y cuando te pasabas un poco daba la impresión de que te pasabas la hostia. Ahora te pilla cualquiera. Recuerdo los primeros chistes que sí, eran de mal gusto pero tampoco era para tanto.

P.: Uno de los personajes míticos es El maestro de Furillo. En tu caso, Ata, evolucionas a partir del TMEO y nace Autsaider Comix. En la editorial publicas “Nosotros llegamos primero” en el que hay un importante cambio de registro de Furillo.

Furillo: Había tenido algún coqueteo con algo más largo pero 100 páginas me parecía ya la muralla china.

Ata: En el momento en el que el TMEO deja de sacar álbumes me lo planteo porque me parece que había una serie de lectores que se quedaban huérfanos.

La idea era sacar el álbum de Furi y otro de Molina, que lleva seis o siete años trabajando en él. Solo he visto la portada. Sale él en ella llamado al portero automático y el título es “Soy yo, Molina”.

La obra de Furillo es un ejemplo de españolía y de hidalguía, con una trama compleja que se puede considerar un clásico.

P.: Con Autsaider, en las cajas, vas colaborando con otros compañeros. Hay un cambio de percepción por parte de la crítica de lo que estás haciendo.

Ata: Sí que es verdad. Igual la gente mira al TMEO con más recelo por estar tan posicionado a la contra. Otra cosa que tiene el TMEO es que, al ser un criadero de campeones, tiene esa cosa de juntar páginas de gente muy profesional con gente que empieza y eso la crítica no lo entiende. A la hora de reseñar el TMEO, la crítica lo ve como un cajón desastre cuando en realidad puedes hacer lo que te salgas de los huevos sin pensar en los criterios de calidad.

P.: Imagino que la aparición de las nuevas tecnologías habrá cambiado también la forma en que os relacionáis con los nuevos autores y es probable que os lleguen propuestas de lugares mucho más lejanos.

Larri: Ahora todo va por mail. Se incorpora nueva gente,  pero muy poco a poco.

Mauro: Sí que es cierto que ahora hay argentinos o mexicanos,  pero al principio también publicaba un autor alemán que nos mandaba por carta las colaboraciones. Aún me acuerdo de cómo le traducíamos las cosas.

Larri: Ahora tenemos a Adau, que es brasileño, le tengo que traducir yo.

Mauro: ¿Le traduces tú? Pero si no sabes portugués!! (Risas)

Larri: El portugués es parecido al catalán.

P.: ¿Hay un remplazo generacional?

Larri: Eso estábamos comentando. Hay mucha gente que manda cosas pero faltan ideas que aporten.

Kini: Te mandan pdfs con proyectos. Antes recibíamos servilletas de papel dibujadas en cartas que algún loco había hecho en una barra de bar y tenía otra personalidad. Ahora hay mucha uniformidad en las formas y el contenido. No hay un Piñata o un Abarrots, que creo que es el último relevo que ha habido.

Mauro: Hemos publicado a gente antes de que llegase a tener su estilo y, gracias a que tenían un sitio en el que publicar, han conseguido llegar a tenerlo.

Kini: Ahora la gente viene con un estilo muy definido que no cambia.

Larri: De hecho estamos incorporando a más gente que vuelve de antes , como Vallés, que tendrá unos 70 años.

Ata: No digáis eso que da la sensación que todo es viejo en el TMEO. 30 años, 70 años… Es como el Rock & Roll, los tebeos o leer. Una cosa de gente mayor. Recibes más cosas de gente mayor porque los chavales le dan a otras cosas.

P.: Otros personajes míticos del TMEO son Calvin y Tifus de Piñata que continúan en Rat Ink Industries en recopilaciones como “Caspa en los sobacos”, “El sueño de Rosa” y “El hijo de Rosa”.

Ata: Es una salida para ese material y para esas majaradas de largo formato que hemos abandonado en el TMEO, que ya no tiene continuarás.

Abarrots: Es un rollo de primera época. Va con la mochila a las tiendas y por internet.

Mauro: Va en contra de todo lo que se supone comercial. Es un formato grande, en grapas… es decir que va a hacer lo que le salga de los huevos.

P.: ¿Funcionáis de un modo asambleario?

Larri: Siempre ha sido asociación el TMEO.

Abarrots: Desde 2002 estamos la última junta, con sus estatuto y sus socios.

Kini: Hay una junta directiva para tomar las decisiones y llevar a cabo el trabajo.

Mauro: Se le llama junta pero es un grupo de correo.

Larri: Cada uno está en una ciudad y es un circo.

 P.: ¿Cómo esperáis que siga el TMEO?

Kini: El futuro es el siguiente número. TMEO A TMEO.

Mauro: Antes de teníamos un planning de que íbamos a hacer en los números y los álbumes pero ya no existe.

Kini: Eso es. Ahora solo queda el caos y la improvisación.

Ata: La inercia como motor.

Santi: Es mejor así.

Larri: Es un caos cada vez que sale. Siempre pienso que no va a salir, que no hay material suficiente… es un caos.

Abarrots: Ahora dependemos de ti.

Kini: Hay veces que veo que llegábamos mejor antes con las cartas que ahora con el correo electrónico. Es porque trabajas con anticipación. Todo el mundo espera hasta el último minuto.

P.: Infame (el entrevistador)

 Infame&Co

Links de interés:

http://www.tmeo.org