Tubacex cierra 2017 con pérdidas de 19,7 millones por amortizaciones, pero prevé volver este año a resultados precrisis

EUROPA PRESS

  • El grupo Tubacex ha cerrado 2017 con un beneficio neto negativo de 19,7 millones de euros como consecuencia de amortizaciones anticipadas, aunque prevé volver este año a los resultados de 2014, previos a la crisis en el sector de petróleo y gas.

El fabricante de tubos considera que ya ha superado una “crisis” de la que ha salido “muy dignamente” y prevé un 2018 “muy bueno en resultados”, con inversiones que se elevarán hasta los 30 millones de euros, y un “desapalancamiento operativo muy grande” a partir de la segunda mitad del año.

El consejero delegado de la compañía alavesa, Jesús Esmorís, ha presentado en Bilbao los resultados del pasado año, que concluyó con una facturación de 490,4 millones de euros, un 0,7% menos que en 2016.

El beneficio entró en números rojos, hasta los 19,7 millones de euros como consecuencia de “unos ajustes extraordinarios” de 23,4 millones de euros, ligados a la fabricación del producto convencional en Austria, que pasará a realizarse en su planta de India.

Entre ellos destaca, principalmente, la amortización anticipada del fondo de comercio de la filial austriaca, sin “efecto alguno” sobre la caja y que “no debería tener un efecto en las acciones”.

Esmorís ha puntualizado que, sin considerar estos “apuntes”, el Ebitda (beneficio bruto de explotación antes de gastos financieros), cifrado en 2017 en 25,9 millones de euros (-25,8%), habría sido similar al 2016 (34,9 millones).

Asimismo, ha precisado que este “movimiento” se incluye en la estrategia del grupo de localizar la producción de mayor valor añadido en Europa y EE.UU. y, al tiempo, acometer un “progresivo incremento del volumen de producción” en Asia, concretamente en India y Tailandia.

El responsable del fabricante de productos tubulares de acero inoxidable y altas aleaciones ha afirmado que las ventas se han enmarcado en “un año récord” en captación de pedidos de “alto valor tecnológico”, con una cartera de 700 millones de euros, 500 de ellos en Irán, que tendrán efecto en el primer trimestre del año, con “una mejora significativa de resultados”.

La deuda financiera se ha situado en 253 millones de euros, 46,6 millones más que en 2016, debido a las inversiones industriales realizadas, principalmente en la India, y al incremento del capital circulante en el desarrollo de proyectos en productos premium.

El ratio de deuda financiera neta se sitúa en 9,8x ebitda, como consecuencia, entre otras causas, de la adquisición e integración de dos compañías en 2015. Sin embargo, Tubacex prevé que descienda a lo largo de este año hasta situarse en “el objetivo estratégico” de 3, “con la ejecución de la muy importante cartera de proyectos premium”.

2018

La mejora, según Esmorís, se reflejará en el presente y el próximo ejercicio, en un momento de “máxima aceleración de los planes industriales del grupo”, que se orientan a la especialización de las plantas en Austria en productos premium y al incremento de la producción en India.

Según Esmorís, como consecuencia de que “el mercado ha empezado a subir” y “todo empieza a apuntar mucho mejor”, todas sus plantas en Euskadi trabajan a tres turnos, tras haber mantenido uno solo hasta la fecha y haber aplicado EREs en algunas de ellas, “y mantienen un nivel de fabricación bueno”.

(Habrá ampliación)

Powered by WPeMatico