Bizkaia tendrá la primera autopista inteligente en 2023, con 57 km de Ugaldebieta a Ermua digitalizados y sensorizados

El departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de la Diputación de Bizkaia y Tecnalia han firmado un acuerdo de colaboración para implantar, por primera vez en Euskadi, un corredor cooperativo. El diputado del área, Imanol Pradales, y el presidente de Tecnalia, Alex Belaustegui, han presentado este lunes los detalles del convenio, que contempla una inversión de 3,5 millones de euros y prevé conectar digitalmente carreteras, vehículos y centros de control para el año 2023.

Imanol Pradales ha anunciado que el proyecto echará a andar en las primeras semanas de 2021 y los 57 kilómetros de autopista que separan Ugaldebieta de Ermua se convertirán en 2023 en «el primer tramo de autopista inteligente de Euskadi». Según ha dicho, este tramo de autopista (AP8 y A8) servirá de «laboratorio tecnológico» del proyecto.

Esos 57 kilómetros, ha explicado, conformarán «el primer corredor cooperativo», un proyecto con una doble funcionalidad, ya que la red viaria del territorio servirá para «atraer y probar proyectos de I+D aplicados a la movilidad en carretera y a las infraestructuras viarias» y, por otro lado, esa tecnología se integrará en la gestión operativa de las carreteras que realiza la Diputación y dará «un servicio práctico diario a las personas usuarias de la red viaria».

«Cemento y tecnología al servicio de una movilidad más segura y sostenible», ha remarcado, para asegurar que con este acuerdo dan «un salto cualitativo» y preparan las carreteras de Bizkaia «para el futuro», ya que, según ha indicado, «cada vez más vehículos incorporan tecnología para emitir y recibir datos e información, y el futuro pasa porque sean los vehículos los que tomen decisiones y actúen en base a esa información que les llega desde los Centros de Control».

En ese sentido, ha explicado que la información llegará a los Centros de Control «sensorizando las carreteras, incorporando tecnología, digitalizándolas», de forma que «no es sólo información para la persona usuaria», sino que es «información para el vehículo también». «Estamos avanzando en la automatización de la conducción y la autoregulación de los tráficos», ha subrayado el diputado de Infraestructuras y Desarrollo Territorial.

Imanol Pradales ha indicado que con este proyecto buscan «las mejores soluciones tecnológicas para conseguir una mayor y mejor interacción entre usuario, vehículo y carretera». «Encontrar tecnología es el objetivo final, pero tecnología que redunde en beneficio de las carreteras en Bizkaia, de las personas que las utilizan cada día y del conjunto de la sociedad», ha remarcado.

Por su parte, el presidente de Tecnalia destacado que este proyecto les permite cumplir con su principal objetivo en cada iniciativa que hacen, que es «apoyar e impulsar al tejido empresarial, crear oportunidades de negocio para las empresas a través de la tecnología, para poder mejorar su competitividad».

Así, ha indicado, generarán «nuevas oportunidades de negocio para empresas de los ámbitos de movilidad e infraestructuras como pudieran ser fabricantes de materiales y productos de construcción, desarrolladores de componentes electrónicos y de comunicaciones, como balizas, y de elementos embarcados en vehículo, por nombrar algunas».

Belaustegui ha señalado que los retornos de este proyecto son «evidentes», ya que la Diputación «se queda con las infraestructuras viarias conectadas y más seguras» y desde Tecnalia se gestionará y explotará la infraestructura prestando servicios de validación y participación en proyectos de I+D+i a nivel nacional y europeo.

Además, ha indicado que este corredor será para las empresas locales «un banco de pruebas de desarrollo de nuevos productos que permitan mejorar su competitividad, ya que hay todo tipo de compañías que se beneficiarán de esta infraestructura», mientras que para la ciudadanía supondrá «conducir en unas carreteras mucho más seguras y con los servicios de apoyo a la conducción de última generación».

SENSORIZACIÓN DE LA RED Y APLICACIONES PRÁCTICAS

Para materializar este proyecto, van a instalarse inicialmente 50 balizas de comunicación cooperativa (Road Side Unit) a lo largo de los 57 kilómetros de autopista para recibir y emitir datos, información, entre los vehículos y los centros de control. Van a equiparse vehículos con tecnología cooperativa para los testeos, así como cinco cámaras inteligentes y 135 sensores.

«Vamos a volcar en este proyecto nuestra experiencia y conocimiento con el tejido empresarial relativo a la movilidad y las infraestructuras, colaborando en iniciativas de I+D+i y de ensayo con empresas vascas, del estado y europeas», ha subratado Alex Belaustegui, para añadir que se trata de una infraestructura «singular» donde van a «implementar y testar diferentes tecnologías de los ámbitos de la movilidad cooperativa, la movilidad autónoma, la movilidad eléctrica y las infraestructuras seguras y conectadas».

En 2023, los vehículos que transiten por el corredor cooperativo y dispongan de tecnología de recepción de datos, van a poder tener información precisa y en tiempo real sobre muy diversas incidencias: meteorológicas, accidentes, obras, atascos, obstáculos en la calzada, límite de velocidad ubicación de riesgos y monitorización de señales.

A diferencia de lo que sucede con las aplicaciones que ofrecen este tipo de servicios, ésta no será una aplicación desarrollada por terceros, sino que es información que llegará a todas las personas usuarias que pasen por la red. Información directa y sin intermediarios, ya que es el propio gestor de la carretera quien envía los avisos.

Pradales y Belaustegui han definido los «grandes beneficios» que va a suponer este proyecto a diferentes niveles, ya que, según ha asegurado, además de ser «una herramienta de gran utilidad para los conductores, también va a redundar en más seguridad en la movilidad del transporte por carretera y en una gestión más eficiente para los centros de control, que podrán anticipar posibles incidencias y tomar decisiones con más tiempo para prever todo tipo de situaciones».

Este proyecto, ha destacado, convierte a Bizkaia en «un territorio tractor en la generación de un ecosistema tecnológico vinculado no solo a la movilidad conectada, sino también a la movilidad eléctrica, a la movilidad autónoma y a las infraestructuras seguras y conectadas». En ese sentido, han precisado que el objetivo es poder atraer proyectos de I+D+i, contar con empresas que quieran testear y homologar soluciones reales en una autopista real, y «generar así sinergias y colaboraciones entre el sector de la automoción, el sector de la construcción y startups tecnológicas».

«Esta es una apuesta práctica por la I+D+i. Una contribución al ecosistema de innovación y a la transformación digital del territorio, incluidos los sectores del transporte, la energía y la construcción», han subrayado.

También supone, según ha apuntado, «alinearse con el proyecto Europa 2020, para el desarrollo de una economía inteligente y sostenible, adoptando estrategias de especialización en el proceso de captación de proyectos de innovación disruptiva».

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20M EP)

Powered by WPeMatico