Comienza la operación salida en Euskadi y se prevén 490.000 desplazamientos, que controlarán 200 ertzainas

EUROPA PRESS

  • La ‘operación salida’ de vacaciones de Semana Santa ha comenzado este miércoles en Euskadi y se prevé que haya 490.000 desplazamientos hasta el próximo lunes de Pascua, 22 de abril, jornada festiva en la Comunidad Autónoma Vasca, en la que se producirá la ‘operación retorno’. Alrededor de 200 ertzainas realizarán tareas de vigilancia y control de tráfico para que la circulación de los vehículos «sea lo más fluida posible».

Retenciones A-8, sentido Cantabria

De esta forma, se espera que los desplazamientos este año aumenten un 6,9% respecto al año pasado, aunque depende de la meteorología. Coincidiendo con esta jornada, en la que los vascos parten de vacaciones, la Dirección de Tráfico del Gobierno vasco difundirá una campaña a través de television, radio y redes sociales con el lema «Elige condudir/Gidatu, besterik ez», que se prolongará hasta el 5 de mayo, para concienciar sobre los factores de riesgo en la conducción, como las distracciones, el consumo de alcohol y drogas, la velocidad inadecuada o excesiva y la fatiga.

Los principales focos de salida de vehículos se producirán los dos primeros días, miércoles por la tarde y el Jueves Santo por la mañana, que supondrán los dos momentos de mayor afluencia en algunos puntos de las carreteras vascas. La ‘operación retorno’ suele ser más concentrado en el lunes de Pascua porque los vascos quieren aprovechar las vacaciones hasta el último momento.

Será entre las 15.00 horas de este miércoles y las 21.00 horas del 22 de abril cuando casi medio millón de vehículos entrarán y saldrán de Euskadi esta Semana Santa. En estos días, el tráfico tiene un carácter más interno, no como en verano, cuando los viajes son de largo recorrido y de tránsito internacional.

FLUJOS TOTALES

Tráfico del Gobierno Vasco estima que habrá un flujo de 87.500 vehículos hacia la AP-8, en Irún, Biriatu, sentido Francia. La circulación se concentrará en la A-8, en el límite territorial con Cantabria, en la AP-8 en el peaje de Biriatou y el enlace de la AP-1 con la A-1, en el nudo de Armiñón, punto en el que se observará el comportamiento del tráfico tras la liberalización de la AP-1 en el tramo Burgos-Armiñón.

En la ‘operación salida’, en la A-8, en el límite territorial con Cantabria, suelen registrarse grandes intensidades de tráfico el miércoles, entre las 15.00 y 21.00 horas, y el Jueves Santo, entre las 9.00 y 15.00 horas, mientras que, en el retorno, en dirección Bilbao, la mayor concentración de vehículos se genera el Lunes de Pascua, entre las 13.00 y 21.00 horas.

Las mayores retenciones de la AP-8, en el peaje de Biriatou sentido Francia, se registran también el miércoles por la tarde, entre las 14.30 y 21.00 horas, y el Jueves Santo por la mañana, entre las 8.30 y 16.00 horas. A su vez, y al ser el Lunes de Pascua festivo en Francia, tanto el viernes como el sábado suele registrarse tráfico denso sentido San Sebastián.

El tercer punto conflictivo de la red viaria vasca es la confluencia de la A-1 y la AP-1 en el nudo de Armiñón. La liberalización del tramo Burgos-Armiñón de la AP-1 originará, según ha dicho con toda probabilidad un incremento del flujo de vehículos que transitará por la AP-1.

Por ello, según ha indicado, la Dirección de Tráfico mantendrá las medidas de gestión de tráfico que en los últimos años viene adoptando para aliviar las congestiones en el referido nudo de Armiñón, en coordinación con la Ertzaintza, la Diputación Foral de Álava y el Cuerpo de Miñones.

En la operación salida se habilitarán señales provisionales de tráfico recomendando el uso de la vía alternativa de la N-1 entre La Puebla de Arganzón y el enlace A-1/AP-1 en Armiñón, ante situaciones de congestión de la A-1, mientras que en la operación retorno, el lunes, se habilitará una operativa de cartelería y coneado que permitirá el acceso ininterrumpido, a una velocidad constante de 80 km/h, sin necesidad de realizar ninguna parada de cesión de paso del flujo masivo proveniente de la AP-1 hacia la A-1, sentido Vitoria.

REDUCIR LOS ACCIDENTES

Con su campaña «Elige condudir/Gidatu, besterik ez», Tráfico tiene como objetivo reducir los accidentes de circulación, que en los últimos periodos de Semana Santa ha mostrado una evolución descendente. Desde 2012, cuando dos personas fallecieron en Álava, no se han registrado víctimas mortales en las carreteras de Euskadi en estas fechas.

En aquel año, el número de personas heridas graves fueron siete, el más alto de los últimos seis ejercicios, mientras que en 2018 fueron cinco. En cuanto al número de accidentes, la cifra ha mantenido una evolución descendente en los últimos periodos de Semana Santa, pasando de un total de 123 en 2012, a 107 en 2013, 100 en 2014, 99 en 2015, 73 en 2016, 88 en 2017 -lo que supuso una ligera subida-, y 78 en 2018.

Ir a la fuente
Author: EUROPA PRESS

Powered by WPeMatico