Cómo dejar de fumar

Fumar es uno de esos hábitos, tan perjudiciales que los fumadores de largo recorrido en alguna ocasión, en varias veces a lo largo de su vida como fumador, e incluso de manera continuada cuando descubren lo dañino que es, se han planteado en dejarlo, incluso lo han intentado, pero, es tan adictivo que, normalmente, estos intentos acaban en fracaso. Después de pasar unos meses en esa lucha diaria contra la necesidad que les atormenta, inevitablemente, un día no pueden seguir rechazando la tentación y encienden el ansiado y temido cigarrillo y todo vuelve a empezar. Y es que, desde la primera calada, la recaída está más que asegurada.

Fumar afecta negativamente a prácticamente todos los órganos del cuerpo y, en España, un 22 % de la población es fumadora, situándose los picos más altos en las edades comprendidas entre los 25 y los 35 años, según nos indica la Encuesta Nacional de Salud 2018.

Es cierto que, gracias a la concienciación social y a las duras medidas del gobierno cuando aplicó las leyes anti tabaco que impedían fumar en la mayoría de locales y establecimientos públicos, se ha conseguido que el número de fumadores en nuestro país haya descendido, pero aún queda mucho trabajo por hacer. Sobre todo, hay que buscar alternativas efectivas para que aquellos que quieren dejar de fumar y aumentar en salud y calidad de vida puedan hacerlo.

Las estimaciones llevadas a cabo por estudios de organismos relacionados con la salud pública señalan que el tabaco es el responsable de más del 80 % de los casos de cáncer de pulmón, así como de otros cánceres y otras enfermedades, sobre todo las relacionadas con afecciones respiratorias. La Organización Mundial de la Salud señala que fumar provoca la muerte de la mitad de los fumadores.

Otro de los problemas mayores relacionados al consumo de tabaco es que el fumador no solo pone en grave peligro su salud, sino también de los que lo rodean. En este sentido, la Asociación Española Contra el Cáncer afirma que el fumador solo aspira el 15% del humo del tabaco, así el que 85 % restante afecta directamente a las personas que están a su alrededor, a lo que convierte en fumadores pasivos.

La hipnosis para dejar de fumar

Métodos para dejar de fumar, hay muchos, pero realmente efectivos no tantos. En este artículo queremos hablar de las sesiones de hipnosis clínica en Bilbao, un modo demostradamente eficaz para dejar de fumar en Bilbao con el Método de Jorge Masó, que podrás conocer en profundidad en www.metodojorgemaso.es y coger tu cita para someterte a un tratamiento 100 % natural que cosecha un alto porcentaje de casos de éxito.

Jorge Masó es un especialista en este método que recorre nuestro país haciendo este tipo de sesiones como tratamiento para dejar de fumar y, una vez al mes, podemos encontrarlo en Bilbao, en el Hotel Meliá Bilbao, llevando a cabo sesiones de hipnosis para dejar de fumar, siempre personalmente.

Su método se basa en la hipnosis clínica despierta, la motivación y la relajación, siendo un método totalmente natural y que no conlleva ningún tipo de efecto secundario o contraindicación médica.

Como todos habremos escuchado en más de una ocasión, utilizamos un mínimo porcentaje de nuestro cerebro, aproximadamente el 18 %, pues Jorge Masó se encarga de despertar a esa parte que permanece dormida y motivar toda esa gran cantidad de poder mental que no estás utilizando para dejar de fumar.

Como se trata de sesiones totalmente naturales, una de las principales ventajas de este método es que están recomendadas para cualquier persona que quiera dejar el terrible hábito de fumar, sin importar la edad, personalidad, carácter, nivel de estudios, pues todos nacemos con este poder mental sin explorar y Jorge Masó te ayuda a activarlo en tu lucha contra el tabaco.

Muchas personas son reacias a lo desconocido, principalmente por temor, pero aquí no hay secretos, ni trampas, ni nada que pueda causar daño. Al tratarse de hipnosis clínica despierta, como su propio nombre indica, durante toda la sesión estarás consciente y sabiendo lo que ocurre en todo momento, lo único que sentirás es un agradable estado de relajación. Una vez salgas de esta sesión, serás la misma persona, pero renovada, pues ya no volverás a fumar, creando una versión mejorada de ti mismo, dejando atrás ese lastre que tanto mal hace a nuestra sociedad.

Las sesiones de Jorge Marsó se realizan en grupo y tienen una duración de dos horas, tiempo más que suficiente para cambiar por completo tu vida, por supuesto para mejor, ganando en salud, calidad de vida y autoestima, pues el éxito de haberlo conseguido y dejar a tras este hábito, tan perjudicial, no solo proporciona beneficios a nivel físico, sino también mental.

A medida que pasen los días sin tabaco, irás notando como tu cuerpo vuelve a ser el de antaño, más vital, más lleno de energía, e irán desapareciendo los trastornos asociados, como las afecciones respiratorias y esas señales inequívocas que acompañan a toda persona para señalarla como fumadora: dedos amarillentos, mal olor corporal, peor aliento y piel envejecida, entre otros.