¿Cuándo empezaron los juegos de apuestas en internet?

El creciente uso que se le ha dado a internet desde hace varios años ha intensificado diversas demandas en distintos sectores de la industria, uno de ellos ha sido el mundo de los juegos, las apuestas y el casino. Según la revista Forbes, en países como México se ha generado un aumento bastante llamativo en estos sitios de apuestas.

Esto también puede verse incentivado por algunos problemas en los sectores laborales, pero lo cierto es que cada vez más cientos de personas recurren al juego para solventar sus problema económicos, al mismo tiempo que lo hacen para entretenerse.

Sin embargo, es bueno conocer todas las ventajas y limitaciones pertinentes antes de empezar a aventurarse, ya que en cuestiones de dinero y azar es bueno tomar ciertas precauciones.

¿Cuándo empezaron los juegos de apuestas en internet?

Por cuestiones históricas obvias, los casinos online son mucho más recientes que los convencionales (que empezaron a inicios del siglo XX). Estos comenzaron aproximadamente en la segunda mitad de la década de 1990. El primer estado del mundo en aprobar una ley de juegos de azar online en 1994 fue Antigua y Barbuda, con una licencia especial.

Posteriormente comenzaron a hacerse populares con el nacimiento de empresas dedicadas al desarrollo y prueba del software que los estructuraba. Hasta la fecha, hay varios casinos online certificados y controlados para proteger a los jugadores. Uno de ellos es el https://juegoscasinoonline.com.ar que ha sido uno de los más usados recientemente.

Seguridad y entretenimiento con responsabilidad

Muchas de estas plataformas cuentan con ayuda específica con el fin de proteger a los usuarios contra riesgos como la adicción al juego, y la mayoría permiten establecer umbrales límite para los gastos mensuales, así como numerosos bancos online que también dejan establecer límites en las tarjetas de crédito utilizadas para el juego, a fin de que el juego sea lo más seguro posible para todos.

Sin embargo, es bueno reconocer que frecuentar estos sitios puede llegar a representar una amenaza a la seguridad económica si no se hace con responsabilidad. Lo mejor es tomar cartas preventivas en el asunto e identificar algunos patrones negativos, como la necesidad de jugar en momentos de estrés, el excesivo consumo energético corporal y el empleo de demasiado tiempo en el juego.

¿Es rentable?

Hay que decir que los casinos siempre han sido un lugar elitista, y visto como un pasatiempo para los ricos o para la alta sociedad. Es posible que aún se vean de esta manera, gracias a la presencia de muchos casinos que gozan de gran fama (como en Monte Carlo, o los varios casinos de Las Vegas), y también gracias a toda una serie de películas, historias y novelas que hacen del casino y el juego uno de los temas principales.

Hoy en día los casinos son sitios que están al acceso de cualquier persona gracias a internet, esto ha permitido que se aumente la competitividad y que muchas personas alrededor del mundo tengan la oportunidad de entretenerse, aumentar un poco sus ingresos o incluso cambiar su vida, siempre y cuando desarrollen las habilidades que los juegos de apuestas requieren para garantizar el éxito y sean prudentes.

Algo que destacar que en el casino tradicional no se da, es que en internet las apuestas son un negocio mucho más competitivo y por lo tanto los casinos online ofrecen muchos tipos de ofertas y especialmente bonos que aumentan la financiación inicial del juego.

Las bonificaciones son generalmente un porcentaje del depósito del jugador, usualmente oscilando entre el 25% y el 100% de la cantidad depositada.

Ventajas

Primeramente, no hay necesidad de viajar largas distancias, porque sólo unos pocos tienen la oportunidad de vivir cerca de un casino. Al jugar desde casa al usuario nunca le molestarán las reglas restrictivas como la ropa o las prohibiciones de fumar o comer en las mesas.

Tampoco hay obligación de dar propinas, ya que en los casinos de verdad si no se da propina puede ser visto como un gesto grosero que puede tener consecuencias, mientras en los casinos online la propina no existe.

Además, generalmente las reglas en los juegos son mejores que en los casinos reales. Por ejemplo, en el Blackjack se pueden encontrar muchas variaciones de cada juego de mesa que amplían las posibilidades de elección del jugador. En cuanto a las máquinas tragamonedas, las reglas son las mismas, pero en los juegos online el número de videoslots es generalmente mayor.

Qué más hay que tener en cuenta

Es bueno confiar primero en sitios con guías de expertos que puedan guiar al jugador para practicar por diversión y luego ofrecer explicaciones sobre los métodos de pago y cómo aprovechar al máximo las bonificaciones de bienvenida ofrecidas por los casinos en Internet.

El objetivo es divertirse sin preocupaciones y familiarizarse con los procedimientos y el funcionamiento de la plataforma antes de empezar a apostar.

Por otra parte, el servicio al cliente a veces puede ser un poco distante en el casino en línea, ya sea directamente en el chat o por correo electrónico o por teléfono. A veces toma días responder, otras veces la respuesta es inmediata, esto depende de la plataforma, pero puede ser un punto débil. No obstante, aunque la respuesta pueda tardar, llegará.