EAJ-PNV anima a vascos y vascas a participar en una recogida de firmas para que la UE proteja los derechos de las minorías nacionales

La burukide del Euskadi Buru Batzar responsable del área de Cultura, Ana Esther Furundarena, acompañada por la Vicepresidenta del grupo ALDE y eurodiputada jeltzale, Izaskun Bilbao Barandica, y el presidente de la Unión Federal de Nacionalidades Europeas (FUEN),Loránt Vincze, han dado a conocer esta mañana en Bilbao una campaña destinada a demandar a las instituciones europeas una legislación vinculante que proteja los derechos de los más de 50 millones de ciudadanos de la Unión que pertenecen a minorías nacionales. Una iniciativa europea llamada ‘Minority SafePack’, que lleva varias semanas en marcha y que debe recabar un millón de firmas en al menos siete Estados de la Unión hasta el próximo mes de abril, es la fórmula elegida para impulsar esta medida. Se puede firmar en esta dirección: http://www.minority-safepack.eu

Los jeltzales se suman así a una iniciativa puesta en marcha a escala europea y que fue presentada por el FUEN en el Intergrupo de Minorías del Parlamento Europeo. En aquel foro, EAJ-PNV se comprometió a impulsarla en Euskadi. Es por ello que los jeltzales han dado a conocer esta iniciativa en el transcurso de una reunión celebrada esta mañana con numerosos representantes de organizaciones que trabajan en el ámbito del euskera. El propio presidente de la FUEN, Lorant Vincze, ha explicado los detalles de la iniciativa a euskaltzales procedentes de todos los territorios del euskera: Comunidad Autónoma Vasca, Navarra e Iparralde. Vincze ha animado a estas organizaciones a que sean ellas las que, en las próximas semanas, impulsen entre sus miembros y ámbitos de influencia las firmas en favor de esta iniciativa ciudadana que pretende poner en marcha un proceso para conseguir esta legislación vinculante de acuerdo con los procedimientos tasados en este sistema de participación ciudadana en los asuntos comunitarios. También en cumplimiento de aquel compromiso adquirido en el Intergrupo de Minorías, EAJ-PNV se ha encargado de habilitar una versión en euskera de la web del ‘Minority SafePack’ y ha ofrecido esta mañana una rueda de prensa en Sabin Etxea.

En el encuentro con la prensa, Furundarena ha expresado su esperanza en que “quienes amamos el euskera y la diversidad aportemos un importante impulso a esta iniciativa ciudadana, destinada a recuperar en Europa el sentido que dieron a la diversidad los padres fundadores de la Unión Europea y a contribuir a construir una Unión de abajo hacia arriba, más democrática y más parecida a lo que es y siente su ciudadanía”. “Europa debe saber que, en la misma medida en que el euskera necesita a Europa, Europa necesita al euskera, y al bretón, y al galés, y al catalán, y a tantas y tantas lenguas. Porque solo así puede resultar creíble y operativo el lema de la Unión Europea, ‘Unida en la diversidad’. Entendemos que la iniciativa que hoy hemos dado a conocer constituye un paso más en el camino que nos conduce a ese objetivo”, ha asegurado la burukide.

Por su parte, la eurodiputada jeltzale Izaskun Bilbao Barandica ha explicado que esta iniciativa es el resultado de varios años de trabajo del Intergrupo de Minorías del Parlamento Europeo, plasmados en el Manifiesto de Estrasburgo y el Informe Alfonsí. El primer documento reúne todos los derechos que se reconocen a las minorías en los documentos diplomáticos, resoluciones y los propios Tratados de la Unión sobre derechos de las minorías y defiende que se conviertan en leyes vinculantes. El documento incluye, gracias a una enmienda jeltzale, la mediación europea cuando un problema territorial se enquista en un Estado miembro por falta del diálogo. El Informe Alfonsí sobre derechos lingüísticos de los hablantes de lenguas minorizadas en la Unión Europea, por su parte, propone convertir en legislación vinculante las expresiones de apoyo a la diversidad y los derechos que aparecen en documentos como la carta de lenguas minoritarias y regionales. Igualmente pretende concretar y desarrollar el reconocimiento general sobre derechos de las minorías y la prohibición de discriminarlas que aparece en el Tratado de Lisboa y la Carta Europea de Derechos Fundamentales. Si recaba el millón de firmas pertinente, esta Iniciativa Ciudadana Europea obligará a la Comisión a adoptar una decisión al respecto porque hasta la fecha, y pese a los sucesivos llamamientos del Parlamento Europeo, no ha adoptado ninguna.

Loránt Vincze, presidente de la FUEN, ha destacado que el impulso de la comunidad del euskera será muy importante para la carta porque “sus hablantes son un referente en el impulso de políticas públicas para conservar y promover lenguas minorizadas a nivel europeo”. Igualmente, Vincze ha destacado que el tejido social asociativo que promueve e impulsa el euskera y el apoyo institucional con que cuenta son una poderosa herramienta para promover campañas de este tipo y un buen ejemplo para otras comunidades lingüísticas. Finalmente, el presidente de la FUEN ha destacado que los derechos lingüísticos son solo un aspecto de los derechos de las minorías que hay que proteger. “El nivel de autonomía vasco y las iniciativas que se están desarrollando para mantenerlo y aumentarlo son un ejemplo a nivel europeo”, ha asegurado.

¿Qué es una Iniciativa Ciudadana Europea?

Una Iniciativa Ciudadana Europea es un procedimiento de participación ciudadana en la vida política de las instituciones europeas. Este procedimiento faculta a cualquier ciudadano de la Unión a propulsar una invitación dirigida a la Comisión Europea para que pongan en marcha una iniciativa legislativa sobre un tema concreto. Para ponerla en marcha, los promotores deben habilitar un sistema de recogida de firmas a nivel de la Unión Europea que debe conseguir recoger un millón de firmas procedentes de al menos siete Estados miembros. Cada Estado participante debe aportar un mínimo de firmas en función de su número de habitantes. Esta cifra está regulada en la directiva que dio carta de naturaleza a este sistema de participación ciudadana. Una vez recabadas las firmas, la iniciativa se presenta ante la Comisión, que dispone de tres meses para analizar su contenido. Los organizadores se reunirán con representantes de la Comisión para explicar detalladamente las cuestiones que plantea su iniciativa. Paralelamente, pueden organizar una audiencia pública junto con el Parlamento Europeo para presentar su propuesta. La Comisión aprobará un documento oficial que especifique, si las hay, las medidas que tenga la intención de proponer en respuesta a la iniciativa ciudadana y los motivos por los que haya decidido actuar o no hacerlo. Si la propuesta se convierte en iniciativa legislativa, se tramita por el procedimiento ordinario con la participación, según el tema, de Parlamento, Comisión y Consejo