El Euro 2020, con Bilbao en el centro

El año 2020 marcará un antes y un después en el marco del fútbol europeo y también mundial. Estamos hablando, de hecho, del año en el que se organizará la primera Eurocopa itinerante, que se disputará en diferentes países. El objetivo de esa manifestación es el de festejar los sesenta años de la competición y la propuesta original de Michel Platini, presidente de la UEFA en el momento de la decisión, había sido aprobada con facilidad. Este torneo sin núcleo fijo se disputará entonces en una serie de estados y estadios diferentes y abarcará prácticamente todo el continente. Las sedes para albergar este torneo serán las siguientes: Ámsterdam, Budapest, Copenhague, Bucarest, Glasgow, Dublín, San Petersburgo, Múnich, Bakú, Roma, Londres y Bilbao. De hecho, la ciudad vasca será la única sede presente en el territorio español.

El nuevo San Mamés es una joya arquitectónica y reluciente que destaca como uno de los mejores estadios del mundo. Inaugurado en el año 2013, tiene la capacidad para hospedar a 53 mil espectadores y permite una visibilidad estupenda desde cualquier ángulo. La Euro 2020 está hecha para que el fútbol sea un espectáculo y se pueda disfrutar a lo máximo, y por eso han sido elegidos los mejores estadios del continente. La elección del San Mamés Barría para España ha sido el premio a una estructura que en este momento no tiene rivales en España: en este estadio de propiedad del Athletic de Bilbao la funcionalidad es máxima y óptima, como bien atestigua su Categoría 4, el más alto otorgado por la UEFA. Lo saben bien los aficionados rojiblancos, que cada dos domingos disfrutan de los partidos de sus jugadores favoritos, que como bien recomienda la tradición sólo pueden ser de origen vasco. Ya han sido muchos los partidos importantes que se han jugado en el San Mamés Barria, que se sitúa cerca de su antecesor, pero no cabe duda de que los juegos que se disputarán en el Euro 2020 serán una ocasión irrepetible para la estructura bilbaína y para su entorno.

En San Mamés se jugarán cuatro partidos en total, tres de fase de grupos y un octavo de final, mientras que después tomarán el relevo otras estructuras, con Londres que acaparará todo en el tramo final. De hecho las semifinales y la final se disputarán todas en el estadio de Wembley, que tiene una capacidad de 90 mil espectadores. El gran marco del histórico estadio inglés será el escenario final para poner el broche de oro a un torneo que será totalmente nuevo. En esta Eurocopa se afrontarán las mejores 24 selecciones europeas del momento, en pos de alcanzar el estado de fútbol de élite a nivel continental. Y la presencia de estructuras adecuadas es fundamental. Por eso la elección del San Mamés Barria, un estadio a la vanguardia,  sin iguales en España y de los mejores no solamente de Europa sino del mundo entero.