Etxerat pide al Gobierno de Sánchez el acercamiento de todos los presos de ETA a Euskadi «sin contrapartidas»

En declaraciones a Europa Press, el representante de la asociación de familiares de presos de ETA ha asegurado que el 80% de los presos de la banda que se encuentran en centros penitenciarios españoles (son un total de 210) están recurriendo que se les mantenga en primer grado o régimen cerrado (con medidas de control más restrictivas), cuando hasta ahora se negaban a hacerlo.

De esta forma, serían alrededor de 170 los que están recorriendo el camino para que se les pueda aplicar el segundo grado (ordinario) y piden realizar actividades de trabajo o formación, como exige la Ley para poder progresar de grado.

Errazkin ha admitido que el propio recluso «tiene que dar ciertos pasos», pero ha afirmado que, cuando se habla de acabar con el alejamiento, «ahí no hay ninguna contrapartida» que exigir. «Los presos tienen que estar lo más cerca posible de su entorno familiar y cultural», ha manifestado.

A su juicio, al igual que hace 30 años el Gobierno decidió, «unilateralmente, mover a estos presos y alejarlos, podría hacer exactamente lo mismo en sentido contrario porque es una medida que vulnera derechos humanos».

Urtzi Errazkin ha asegurado que, por tanto, «lo primero y más urgente» es el acercamiento «sin contrapartidas», porque se trata de «una condena» para los familiares, así como la puesta en libertad de los reclusos enfermos «para curarse, no solo para dejarles morir».

El portavoz de Etxerat ha destacado que el 66,3% de los presos de ETA en el Estado español se encuentran entre 600 y 1.100 kilómetros de distancia de sus lugares de origen, por lo que sus familiares «tienen que viajar entre 1.200 y 2.200 kilómetros para estar 40 minutos con su familiar.

Su pretensión, además, es que haya un «reconocimiento institucional como víctimas de la dispersión» de los 16 familiares que han fallecido en todos estos años en las carreteras cuando iban a ver a los reclusos a las cárceles porque, es esta forma, «no se podrá mantener la política de alejamiento y no se repetiría una política tan vengativa como esta».

Urtzi Errazkin ha indicado que la mayoría de presos de ETA «siguen estando en primer grado sin ningún razonamiento jurídico», lo que supone «el escollo más grande». En esta línea, ha remarcado que, si se aplicara la legislación ordinaria, en 2020, «en lugar de salir 17 presos con la condena completamente cumplida, saldrían 85 presos con libertad condicional porque ya tiene las tres cuartas partes de la condena cumplida».

PROPUESTA DE JONAN FERNÁNDEZ

El portavoz de Etxerat ha valorado «positivamente» la propuesta que realizará el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación el Gobierno Vasco, Jonan Fernández, al Ejecutivo del Estado para que proceda al acercamiento de los 210 presos de ETA que se encuentran en cárceles españolas y, posteriormente, los reclusos emprendan un camino de reinserción.

«Si eso realmente se plasma y el Gobierno español acepta, acabaría con una condena muy grande impuesta a los familiares y sería un impulso muy fuerte en la convivencia en nuestro país», ha subrayado.

Sobre las acusaciones desde EH Bildu al Ejecutivo vasco de hacerse «propaganda» con el tema de los presos, al hacer ahora esta reclamación de acercamiento, antes de emprender el camino de la reinserción, modificando su planteamiento inicial, Errazkin se ha dirigido a los políticos para emplazarles a que «dejen de utilizar a los presos para hacer política y que hagan política para solucionar el tema de los presos». «Sabemos que, cuando se acercan las elecciones, lo votos valen muchísimo, pero cuando se trata de derechos humanos, no podemos estar jugando», ha indicado.

SITUACIÓN EN FRANCIA

Errazkin ha apuntado que en el Estado francés -donde hay 41 presos de ETA- en los dos últimos años ha habido «cambios importantes» en política penitenciaria, sobre todo para los familiares, al procederse al acercamiento de reclusos. De esta forma, ha explicado que, así como en el Estado español el 66% están a más de 600 kilómetros, en el caso del Estado francés el 85% está a menos de 400 kilómetros.

En todo caso, ha apuntado que en Francia hay «un bloqueo» sobre la situación de tres reclusos condenados a cadena perpetua, Jacques Esnal, Frédéric Haramboure y Jean Parot, a los que «cada año se les deniega su libertad condicional». «Esperamos que eso también se vaya agilizando y sigan dando pasos para conseguir una solución», ha concluido.

EMPLAZAMIENTO A SÁNCHEZ

El portavoz de la Asociación de familiares de presos de ETA cree que «sería interesante» que el Gobierno de Pedro Sánchez hablara con Etxerat con el fin de conocer cuáles son sus intenciones sobre los reclusos y escuchar sus planteamientos.

Urtzi Errazkin ha recordado que ya hace años y medio que Pedro Sánchez llegó al Gobierno e hizo una declaraciones «muy optimistas» sobre un cambio en política penitenciaria. A su juicio, ha llegado el momento de «pasar de las palabras a los hechos».

El representante a Etxetat ha apuntado que, «tanto la sociedad, todos sindicatos, partidos e instituciones vascas están exigiendo un cambio en la política penitenciaria urgente». «Nosotros estamos más optimistas con este Gobierno que con otro formado por otros partidos porque, tanto Pedro Sánchez como Podemos, siempre han hablado en contra del alejamiento que, para nosotros, es algo urgentísimo», ha recordado.

Por ello, ha admitido que están «más esperanzados, pero con los pies en el suelo y sin hacerse demasiadas ilusiones». En esta línea, ha manifestado que, cuando accedió al Ejecutivo el líder del PSOE hace un año y medio, «creó unas expectativas y unas ilusiones en los familiares que no se han traducido en nada».

«Con esto hay que acabar de una vez por todas y no solo por los presos o sus familiares, sino también por la sociedad vasca porque sería un paso importantísimo en la convivencia que tanto se está reclamando la sociedad», ha afirmado.

Etxerat ha asegurado que los presos «están dando sus pasos» para poder recorrer los requisitos establecidos en la política penitenciaria, pero ha señalado que se encuentran con «una excepcionalidad que no les deja resquicio para poder avanzar en la cárcel, para resocializarse y volver a la sociedad», con su mantenimiento en el primer grado, «que imposibilita tener permisos, poder trabajar y a hacer ese camino» para la reinserción.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20M EP)

Powered by WPeMatico