Rechazo a la totalidad de los presupuestos

La propuesta de Presupuestos para 2015 son una clara muestra de la poca conciencia social, capacidad de promoción económica y abandono de los barrios por parte del Equipo de Gobierno en la ciudad de Bilbao. El presupuesto es el principal instrumento de la política municipal. El diseño de las partidas y la decisión política de fomentar unas áreas y unos gastos concretos en detrimento de otros nos da la foto del modelo de ciudad que, desde el equipo de gobierno, se quiere impulsar. Analizadas las cuentas pr esentadas por el PNV para 2015 volvemos a sacar una conclusión clara: el gobierno nos ofrece unas cuentas que no son sino la continuidad de un modelo de ciudad que se ha venido promoviendo en los últimos años: Bilbo como escaparate, en el que se prima el continente frente al contenido, se prioriza el centro frente a los barrios y donde no quedan garantizados todos los derechos para todas las personas que vivimos en el botxo.
A día de hoy nadie pone en duda la gravedad de la crisis que padecemos y los orígen es de ésta. En EHBildu creemos que los Presupuestos, bien elaborados, podrían convertirse en una herramienta muy válida para hacer frente a ésta. Sin embargo, las cuentas que desde el PNV se nos presentan siguen apostando mayoritariamente por un modelo des arrollista que hemos visto fracasado tras la experiencia ruinosa de Bilbao Ría 2000, basado, en gran medida, en los mega proyectos urbanísticos como el que se prevé para Deustuibarra-Zorrotzaurre, generador de la grave crisis que actualmente nos azota, y el turismo.

Nos repiten por activa y por pasiva que el modelo de ciudad, que se viene impulsando desde estos presupuestos y todos los anteriores de este gobierno municipal, es el que va a hacer de motor económico y nos va a traer beneficios y repuntes en nuestras maltrechas economías. Y los datos nos demuestran justamente lo contrario, unas escandalosas cifras de personas desempleadas, 31.916 personas a finales de octubre (una de las más altas de los últimos 10 años), unida a una exclusión social que no deja de crecer. En EHBildu opinamos que es la inversión en las personas y sus derechos fundamentales, así como en otras cuestiones relacionadas con nuestra vida cotidiana, las que mejor ayudarían a hacer de motor económico. Frente al Bilbo del ladrillo para turistas y congresistas que se impulsa desde PNV, apostamos claramente por la construcción de la ciudad para las personas que vivimos en ella.

Nos reiteramos en la necesidad de que se dejen de ver las infraestructuras como inversiones y, sin embargo, las partidas presupuestarias para las personas se califiquen como gastos. Invertir en empleo, educación, cultura, deporte de base, igualdad de oportunidades y de trato para todas las personas, juventud, barrios, participación... revierte en positivo para la ciudad, haciendo que estas mismas personas se sientan partícipes de esas inversiones.

Por otra parte, un año más nos encontramos con un presupuesto con nula participación ciudadana para su elaboración. En estos últimos 30 años poco o nada se ha avanzado para convertir los presupuestos (no hablamos ya de su gestión) en algo abierto a la ciudadanía. Este modelo desarrollista de economía en el que entra de lleno el ayuntamiento y la nula participación de la ciudadanía en la gestión municipal de las cuentas, dan como resultado unas cuentas a las que ya estamos demasiado acostumbradas las personas que vivimos en Bilbo:

.

.

.
Esta es nuestra visión general de los presupuestos municipales de Bilbo y los argumentos principales para su pleno rechazo en el convencimiento y el anhelo de un Bilbo diferente, dentro de una Euskal Herria y un mundo diferente.

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**