**Vie**05292020

**Last update******Vie**, 18 **Ago** 2017 12pm**

Back **Está aquí: **Home Bilbao Grupo municipal GGB A mí no me gusta Pedro Sánchez

A mí no me gusta Pedro Sánchez

A mí no me gusta Pedro Sánchez. He visto a los socialistas ir dando pasos atrás hasta convertirse en un partido moderadamente conservador. Mantienen algunos valores, pero se han vendido al gran capital, a los lobbies, a los intereses de los ricos y poderosos, hasta convertirse, algunos de sus dirigentes, en ricos y poderosos. Su diferencia política se quedaba para lo social: aborto y matrimonio homosexual. Pero, con eso no basta, son muy pocas alforjas para tanto viaje.
Con la ruptura del bipartidismo, dimos con otro escenario que no se sabe cómo gestionar, y van dos elecciones, camino de las terceras.
El pasado mes de diciembre, el PSOE, con más miedo que visión política, se pegó a Ciudadanos para marcarle el paso a Podemos y a los nacionalistas vascos y catalanes. No olvidemos que si Podemos no puede gobernar junto al partido de Rivera, los nacionalistas menos. Eso fue un portazo sonoro y contundente. Después no había nada. Sánchez planteó "o yo y os tragáis a mi amigo Rivera, de derechas y antinacionalista, o el caos en forma de gobierno de Rajoy".

Se puso una pantalla de protección que repelía cualquier posible punto de encuentro, pero ese punto de encuentro existe. Si se quiere, existe.

En diciembre, como en julio, las cuentas dan si se busca el mínimo común. Hay varios puntos sobre los que ponerse de acuerdo por la parte social si el PSOE quiere: lucha contra la pobreza, fin del austericidio, recuperación de los derechos laborales, persecución efectiva de la corrupción y derogación de la ley mordaza y de la LOMCE.

Y hay puntos de encuentro, si se quiere, para dar solución al otro tema, el de la unidad de España o su disgregación, que, a mi juicio, pasa por una reforma constitucional para encontrar un nuevo encaje territorial. Amplio margen para negociar lo que terminaría por ser un referéndum para Euskadi y Cataluña, después de reformar, entre todos, la Constitución, que ya no tiene 20 años y que no ha sido votada por la inmensa mayoría de la ciudadanía de hoy.

Se pueden evitar las terceras elecciones, sí, si el PSOE pierde el miedo a Podemos y abraza de verdad la causa contra las desigualdades, de la que derivan muchos de los problemas laborales y de pobreza que tenemos. El PSOE realizando políticas de izquierda no le debería tener miedo a Podemos. Y, por la otra parte, también sabe que la solución a la unidad o fragmentación nacional vendrá de la mano de consultas populares.
Luego, mimbres hay para no ir a unas elecciones, pero sólo desde la unión de los 180 que están al otro lado, de los más de 13 millones de personas que representan, porque si algo tienen en común es un rotundo NO al PP y a su candidato Rajoy.

Francisco Samir Lahdou
Portavoz de Ganemos Goazen Bilbao

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**