La privatización de los servicios públicos

Existe ya una campaña para que los transportes, hospitales, colegios, servicios postales, aparcamientos urbanos, centros residenciales para la tercera edad, suministros de energía, todos esos servicios esenciales responsabilidad de las instituciones públicas y en los que el afán de lucro no tiene un efecto beneficioso, se traspasen progresivamente a los empresarios privados, no sólo sin ningún tipo de ventaja colectiva evidente sino reduciendo la calidad de los servicios.


Se quieren vender baratos y encima reduciendo sus riesgos asegurando a las compañías compradoras que, pase lo que pase, están protegidas contra las pérdidas graves. Es decir: el sector privado se embolsa los beneficios y deja que el estado, autonomías o ayuntamientos carguen con las pérdidas.
En su último año de operaciones, 1994, la empresa estatal de ferrocarriles británicos costó a los contribuyentes 950 millones de libras. En 2008, la Red de ferrocarriles, su sucesora privada, costó a los contribuyentes nada menos que 5 billones de libras.
Los trenes no se pueden gestionar de forma competitiva: son al mismo tiempo una actividad económica y un bien público esencial. No se puede hacer más eficiente una red de ferrocarriles poniendo dos trenes en las vías y esperando a ver cuál funciona mejor. Simplemente, no es posible.
Y lo mismo pasa con las compañías de autobuses. Los trenes como los autobuses son, sobre todo, un servicio social. La única forma de evitar la privatización de Renfe y ADIF en sus líneas de cercanías es valorar los costes de todo tipo: sociales, medioambientales, humanos, culturales y estéticos, además de los económicos. El ferrocarril es un proyecto colectivo para el beneficio individual.
Algunos de los bienes y servicios de los que las instituciones públicas tratan de desprenderse han sido mal gestionados: por incompetencia, partidismo, malas inversiones, estudios previos equivocados, corrupción, etc. Pero en lugar de corregir esas graves deficiencias, lo que se hace es dejarles por completo a los caprichos del mercado.

 

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**