"Bilbao no puede seguir viviendo de las escasas rentas de una ciudad escaparate"

El presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao, Francisco Javier Muñoz, ha charlado con la directora adjunta de la revista, Sonsoles Zubeldia, sobre los más candentes temas de actualidad: la crisis, el futuro de la villa, el futuro derribo del viaducto de Sabino Arana, la seguridad, las mezquitas y la relación de la Federación con las instituciones públicas.

 

 

Pregunta. Finalmente, el Viaducto de Sabino Arana se derribará en 2013. ¿Ha sido ésta la mayor victoria de la Federación y de la Asociación Vecinal de Basurto hasta el momento?
Respuesta. Después de casi 20 años luchando con la palabra y la movilización en la calle, el compromiso de la Diputación para derribar el Viaducto en 2013 y del Ayuntamiento para la posterior reurbanización del espacio liberado es, sin duda, un paso de indudable trascendencia como lo fue el Parque de Ribera en el Canal de Deusto o el proyecto de extender los servicios del Metro a nuevos barrios de la ciudad. Significa el triunfo de la perseverancia y la unidad vecinal en la defensa de la calidad de vida en los barrios que, como el de Basurto, han sido muy generosos con la ciudadanía de Bilbao a la que ha abierto sus puertas desde siempre con sus equipamientos de salud, deporte y educación.
P.  El "Mapa de la Ciudad Prohibida" de Bilbao detectó 236 puntos a mejorar para las mujeres. ¿Es Bilbao una ciudad segura?
R. Bilbao es una ciudad como las demás de su entorno. Los niveles de delincuencia no son, en modo alguno, alarmantes. Es cierto que, por errores en el crecimiento y desarrollo de Bilbao se han primado obras elitistas y de impacto visual antes que la rehabilitación de lugares que ofrecen riesgos para los sectores más vulnerables de nuestra sociedad como las mujeres o las personas mayores. Por otro lado, las instituciones parecen entender erróneamente que la crisis económica también debe dejarse notar en las ayudas sociales, en el impulso a medidas favorables a la convivencia o en el desarrollo de una policía preventiva y cercana al vecindario. Algunos proponen instalar comisarias y cámaras tomavistas en cada esquina de la ciudad. Los problemas sociales y sus consecuencias no se resuelven solo con medidas policiales sino apostando por la colaboración ciudadana y los comportamientos cívicos para erradicar la exclusión
social y las conductas delictivas.
P. La Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao se reunió en Agosto con CCOO para arbitrar posibles estrategias contra la crisis y sus consecuencias. ¿Cuáles podrían ser esas estrategias?
R. La Federación se reunió con CCOO, LAB y UGT. ELA no ha respondido, hasta ahora, a nuestra solicitud de entrevista. Para nuestra Federación, los Sindicatos y las organizaciones sociales que forman parte de diferentes Plataformas para combatir las consecuencias de la crisis económicas deben formar parte de un único frente cuyos principios deben asentarse en la concepción de que estamos ante una crisis duradera en el tiempo y de ámbito global, más allá del ámbito vasco en el que nos movemos. Eso significa aparcar diferencias de carácter político y acordar un gran Pacto contra la crisis y sus consecuencias en las que se contemplen alternativas económicas y sociales porque, no solo estamos siendo objeto de una pérdida de rentas económicas de las clases medias y trabajadoras a favor de los bancos y los grandes empresarios, sino a una eliminación y restricción de derechos individuales y colectivos ajenos a la crisis. Debieran ponerse en marcha elementos de protesta democrática que no paralicen la actividad productiva y servicios esenciales, salvo en casos excepcionales, para centrarse en el compromiso y movilización de amplios sectores sociales en el campo educativo, sanitario y judicial, junto al de las clases trabajadoras de la industria y demás sectores.
P.  ¿Se sienten los vecinos, en general, atendidos por el Ayuntamiento de Bilbao?
R. La mayoría del vecindario valora su ciudad con una nota alta. Esta contento con la imagen que se ofrece al exterior y del despegue de Bilbao: de un lugar gris y no precisamente visitable a una ciudad abierta y acogedora. Pero cuando a la ciudadanía se le interroga por su hábitat más cercano: su barrio, los servicios de que dispone en el mismo, la relación directa con los responsables municipales y su capacidad para escuchar y resolver los problemas que se les presentan, la nota baja sensiblemente.
P.  ¿Y por otras instituciones?
R. Lo que echamos mas en falta es una mayor cooperación institucional entre el Ayuntamiento, la Diputación y el Gobierno autónomo, principalmente. Hay que dejar las broncas entre unos y otros y sentar las bases de una ciudad abierta y plural en la que cada institución tiene un papel que jugar pero el más importante de todos es el que se acuerde por todas en su conjunto. Como ejemplo destaco el transporte público que lejos de tener una Autoridad Única, como corresponde, sigue siendo una especie de mercado en el que unos medios compiten con los otros para ganar usuarios quitándoselos a los demás.
P. ¿Qué retos afronta, en su opinión, Bilbao en los próximos años?
R. Bilbao no puede seguir viviendo de las escasas rentas de una ciudad escaparate y de servicios. Hay que dejar atrás la megalomanía y los sueños elitistas sobre una ciudad repleta de suntuosidad y arquitecturas estrella para pasar a una ciudad amable y con mayor índice de productividad, inteligencia y humanidad empezando por la regeneración de sus barrios periféricos.
P. ¿Y cuál es la mayor asignatura pendiente del Alcalde?
R. El ser el alcalde de todos, de los mayores y los jóvenes, de los empresarios y los trabajadores, de la gente que le aplaude y de la que le presenta propuestas alternativas, de sus afines y de los que no lo son. El de convertir a Bilbao en una ciudad cohesionada con mayor grado de civismo y convivencia sin alimentar la intolerancia.
P.  ¿Qué opinan de la reciente subida de tasas?
R. Los impuestos deben ser equitativos, razonables y siempre en función de la disponibilidad de cada sector social. La reciente subida de tasas municipales es razonable, pero falta diseñar una política fiscal común para todo el País Vasco para generar más recursos que garanticen el crecimiento y la cohesión social. Para ello hay que erradicar el espectáculo ofrecido por las tres Diputaciones incapaces de pasar página a los reinos de taifas que es lo que son en estos momentos.
P. ¿Qué le parece que los imanes hayan empezado a organizar en las mezquitas grupos de trabajo para mediar con los grupos "conflictivos" de su comunidad a fin de atajar los problemas ocurridos en Zabalburu?
R. Me parece una valiente y espléndida iniciativa que debiera ser seguida por otros colectivos en los que aniden actitudes incívicas o intolerantes. Nuestra Federación apuesta por la convivencia entre diferentes identidades y pertenencias culturales de carácter religioso, cultural o étnico. Hay que combatir las identidades excluyentes: se puede ser fiel a los propios valores sin verse amenazado por los valores de los demás. Me atrevo a sugerir la lectura de un libro genial, "Identidades asesinas" de Amin Maalouf, un manifiesto contra el sectarismo y una apología de la convivencia.

**Consola de depuración de Joomla!**

**Sesión**

**Información del perfil**

**Uso de la memoria**

**Consultas de la base de datos**

**Errores analizados en los archivos del idioma**

**Archivos del idioma cargados**

**Cadenas sin traducir**