Kurt Baker Combo: Entre chupitos y rollitos (+ entrevista)

El combo visto desde la barra de la Nave 9 (imagen de móvil: La Reina).

CAL: **

Viernes 4 de enero de 2019, Bilbao, Nave 9, 21 h, 10-12 €.

 

En el primer bolo de su gira europea de 15 citas en tres semanas, el cuarteto yanqui-leonés agotó el papel en la Nave 9 y enardeció a la afición local

 

El viernes 4 de enero de 2019 había mucha oferta guapa y atractiva en la agenda de Bilbao y parece que todos los conciertos funcionaron, que ninguno pinchó por falta de afluencia. Yo habría ido a ver a Los Daltonics con las Gildas en el Shake (era con entrada libre y nos cuenta el baterista daltónico Dani Oñate: «casi lleno y ambientazo»), o al New York Ska Jazz Ensemble en el Kafe Antzokia (420 personas, más de dos tercios, o sea muy bien, precisan los organizadores de Brixton Records), o a los resucitados Vancouvers en el Antxiki (media entrada, casi 100 personas y, como me wasapeó el melómano Iñaki Gallardo, «¡bolazo!»), o al festival solidario de la Stage Live con Confluence, The Associados y Nashville 5.0 («Estuvo casi lleno y hubo muy buen ambiente. Quedamos satisfechos y el público también. Nosotros tocamos a las 22 h y la gente aguantó», nos informa Gotxi Ibarra, teclista de Confluence).

Sin embargo, desde que supe que tocaría en Bilbao este mismo viernes ni siquiera dudé de que iría a gozarla con el Kurt Baker Combo en el bar Nave 9, el del Museo Marítimo, que alcanzó el sold out gracias a una apasionada afición centenaria. En el primer bolo de su nueva gira europea de 20 días (el día después telonearon a Sex Museum en Vitoria y luego pasarán por Francia, Alemania, Suecia y Holanda; 15 bolos en total), a un volumen atronador (en la primera canción, La Reina y Leire, rubia y morena, se retiraron a la barra desde su ubicación en segunda fila, donde estaban pegadas a una columna de bafles), el Combo cuádruple expelió 19 canciones en 77 minutos rotundos y eléctricos.

Mario Cooper, el entusiasta Baker, el ruso Sam y el manager Juancho (imagen de móvil: O.C.E.).

El Combo está liderado por el treintañero de Maine Kurt Baker (tiene 31 o 32 tacos y este Bandcamp), que es vecino de Madrid desde hace un lustro («a mí me gusta la fiesta y soy un juerguista», soltó el sujeto con toda la naturalidad del mundo), y completado por tres músicos afincados en León: al bajo y el management el histórico Juancho López, que también ha trabajado con Dover; a la batería y la cara pintada, el ruso Sam Malakiam, instruido en la música clásica; y a la segunda guitarra un suplente también leonés, Mario de Cooper (el titular Jorge Colldan se ha tomado un par de meses de paternidad, ¡pues ha tenido un bebé con una getxotarra!; el mundo es un pañuelo, como escribí el pasado mayo tras verles en el Crazy Horse). Y eso, que el KBC arrasó por segunda vez Bilbao en la gira global de su tercer disco, ‘Let´s Go Wild!’, lanzado en el sello Wicked Cool Records propiedad de Little Steven, el guitarrista de la E Street Band de Springsteen, pues el pasado mayo ya se ha dicho que le vimos en el pub Crazy Horse.

El chulo encuentro de la Nave 9, formulado con un 80 % de power pop y un 20 % de rock, arrancó avasallando con ‘Upside Down’, el rollo un piquito Kiss de ‘Baby’s Gone Bad’ y la dinamita marca The Nerves de ‘No fun At All’. Y entonces preguntó el yanqui: «¿Qué tal?, ¿to’bien? Un placer tocar en Bilbao, es un lugar muy mola», y atacó el single ‘So Lonely’ con el bajo de Juancho retumbando como si estuviera tocando con The Knack (los de ‘My Sharona’, sí). La molona velada siguió acertando con los cañonazos, como la tipo Kiss ‘Foolish Stuff’, el power pop ora optimista y noventero a lo Model Rockets o Posies ‘Everybody Knows’, ora con evidentes influjos de Elvis Costello en ‘Sick Of Waiting’ y en ‘Next Tomorrow’, la fiesta enloquecedora de las primeras filas durante el ‘Nobody But Me’ de los Isley Brothers, que fue la primera versión, cuando al acabarla la banda brindó con chupitos que había solicitado con insistencia a la barra, y el rock and roll ‘What do you want from me’, cuando al acabarlo comentó el maestro de ceremonias Baker, que no paraba quieto al tocar y las fotos móvil salían casi todas movidas: «Viernes noche, al lado del río. Very cool. Muy mola».

Brindando con los chupitos tras la versión de los Isley Bros (imagen de móvil: Facebook Kurt Baker Combo).

Quizá la segunda parte fue más roquera, con la revisión del ‘Behind The Wall Of Sleep’ de los Smithereens en plan Nuevo Rock Americano (la segunda versión del repertorio), el rocanrol como harían los Romantics ‘Send Me To Mars’ con Baker agitando la energía juvenil que nos confesó en la entrevista de abajo que aún conserva, y un tridente de rocanroles postreros como el ‘Partied Out’, cuando dijo que tras la fiesta viene la resaca pero que él tenía dos cajas de Espidifen.

Aunque lo que vino justo antes del bis fue Txarly, el rector de la Nave 9, con dos bandejas de rollitos de primavera recién cocinados que distribuyeron por el local (una bandeja la dejaron en la barra al lado de La Reina y Leire, que se comieron cuatro rollitos; ya entiendo lo de la desigualdad…) mientras sonaban las dos últimas canciones de la noche, sendas versiones, o sea que cayeron cuatro covers en total: ‘Shake Some Action’ de los Flamin’ Groovies y ‘Bad Boy’ de Larry Williams, ésta con guiños a Chuck Berry y a los Status Quo a modo de colofón de un bolo tan molón como preveía el menda, qué pasa.

ÓSCAR CUBILLO

 

Dos de León, un ruso y uno de Maine muertos de frío en París (foto: Facebook Kurt Baker).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«Es muy difícil mantener una banda de rock and roll en los Estados Unidos si eres independiente»

***

El pop-roquero de Maine mantiene cuatro bandas en España pues no ha perdido la energía ni el entusiasmo

 

Decía la promoción del bolo bilbaíno que el «Kurt Baker Combo es sinónimo de diversión, baile y buen rollo». Damos fe de ello y, a pesar de la competencia, no nos perdimos su bolo de la noche del viernes en Bilbao. Kurt Baker es un tipo simpático y juerguista que presenta las canciones hablando a toda mecha. Tiene treinta y muy pocos años, es de Portland, Maine, vive en Madrid (se quedó por amor) y lidera a un combo completado por tres vecinos de León: Juancho López (bajo; Paul Collins Beat, Peralta, The Crepitos, Bummer, Thunderbolts…) , Jorge Colldan (guitarra, Holy Sheep, The Flash, The Bright, Señor No; en verano le vimos en bañador por Algorta, y es que se había echado una novia de ahí, ¡fruto de cuyo amor ya hay un bebé vasco-leonés!). más el ruso Sam Malakiam (batería; Alrighters, Platillos Volantes, Dogo…).

En mayo del 2018 lanzaron su tercer disco, ‘Let´s Go Wild!’, en el sello Wicked Cool Records propiedad de Little Steven, el guitarrista de la E Street Band de Springsteen. Ese mismo mayo de 2018 les vimos estrenarlo en el pub Crazy Horse y titulamos la reseña ‘«¿Os gusta la fiesta?»’. Ahí tocaron 18 pildorazos en 68 minutos, alternaron el power pop con el rock and roll, y seleccionaron cuatro versiones: de los Isley Brothers (‘Nobody But Me’), de los Smithereens (‘Behind The Wall Of Sleep’), el ‘Open Up Your Door’ de Richard And The Young Lions (esta nos la reveló Juancho al acabar el show) y el ‘No Fun’ de los Stooges cantado por el ruso (así lo contamos).

Antes de su concierto en Bilbao, interroguemos por e-mail al locuaz Baker, que es muy majo y entusiasta y acababa de llegar de pasar la Navidad en su país.

¿Dónde has pasado el cambio de año, Kurt?

En realidad he regresado a España justo para la Nochevieja. Estuve en la fiesta del Funhouse, en Madrid. Comimos langostinos y jamón. ¡Y las uvas, por supuesto! Durante la Navidad he estado visitando a mi familia en Wisconsin, de donde es mi madre, y lo pasé genial. Actualmente vivo en Madrid y el resto del combo vive en León, pero eso no supone ningún problema. Me encanta ir a León para ensayar y pasar el rato. Es como mi segunda casa en España.

¿Por qué viniste a España y por qué sigues aquí?

Me mudé aquí en 2013 porque me estaba frustrando con la escena del rock and roll en los Estados Unidos. Siempre quise probar suerte con la música en Europa. España, y especialmente Madrid, siempre fue un lugar maravilloso para tocar en una gira. Aquí tenía muchos amigos que había conocido a lo largo de los años, así que pensé, ¿por qué no convertirla en mi hogar? Han pasado cinco años rápidamente, pero estoy realmente contento de haber tomado la decisión de mudarme aquí. He podido tocar música con mucha gente talentosa y he tenido algunas experiencias increíbles muy buenas. Estoy deseando ver lo que traerá el nuevo año.

¿Visitas regularmente los USA? ¿En qué fechas y para qué?

Como te dije antes, he estado en Wisconsin visitando a mi familia materna en Navidad. Pero en realidad soy de Maine y voy ahí a ver a mis padres y amigos al menos una vez al año. Además, el Combo estuvo de gira en los Estados Unidos en noviembre pasado. Fue muy divertido, aunque es muy difícil mantener una banda de rock and roll en los Estados Unidos si eres independiente y no tan conocido. Bueno, diré que en Europa hay un poco más de respeto por la música y la cultura, y los europeos parecen estar más agradecidos con la música y disfrutan saliendo a ver conciertos.

¿En cuántos grupos tocas ahora mismo? Kurt Baker Combo, los guipuzcoanos Bullet Proof Lovers… ¿Quizá algún grupo en América?

¡Ahora mismo tengo cuatro proyectos en marcha! Es un poco locura, pero soy hiperactivo y todavía mantengo un poco de energía juvenil en mí. ¿Por qué no? Estar en estos diferentes grupos me permite tocar muchos estilos diferentes de rock and roll y es un placer compartir el escenario con mis amigos en las diferentes bandas. Todos aportan algo único y diferente y todos crecemos desde nuestro amor compartido por tocar música juntos.

¿Y cuáles son estos cuatro grupos?

Kurt Baker Combo es el principal, al que dedico la mayor parte de mi tiempo. Pero Bullet Proof Lovers seguimos en activo y recientemente hemos grabado un nuevo EP que saldrá este año. Además tengo un nuevo grupo llamado The Gold, que es un poco del estilo punk de la ciudad de Nueva York, y también lanzaremos un LP este año. Para redondearlo, también estoy tocando el bajo en un grupo de pop-punk llamado K7’s. ¡Me gusta estar ocupado!

Kurt Baker y su mano derecha, bajista y manager Juancho (imagen de móvil: O.C.E.).

¿Qué importancia tiene Juancho en el Kurt Baker Combo? No solo es el bajista, ¿verdad?

Le debo mucho a Juancho. Es un hermano y un hombre maravilloso. Comenzamos a trabajar juntos en 2014, hemos viajado por todas partes y hemos disfrutado de muchos buenos momentos dentro y fuera del escenario. No solo es el bajista en el Combo, sino que también es el manager. Él me montó una gira acústica cuando me mudé aquí por primera vez y realmente lo pasamos muy bien. Después de eso empezamos a trabajar juntos y él montó el Combo junto a otros músicos que él conocía de León. ¡Desde entonces hemos lanzado tres LPs y algunos singles y hemos tocado casi 300 shows! Sin Juancho, no creo que estuviera hablando contigo ahora… ¡Gracias, Juanchito!

¿Te resulta fácil hacer canciones de rock and roll? Siempre te salen divertidas y contagiosas.

Para mí el rock and roll tiene que ver con divertirse. Se trata de energía y se trata de entusiasmo. Es una fuerza positiva. Siempre sonrío cuando estoy en el escenario porque estoy viviendo el mejor momento de mi vida y tengo mucha suerte de poder hacer esto. Aunque sobre todo se trata de las canciones. Puedes tener una banda con todos los músicos maravillosos, pero si te faltan las buenas canciones… Pues vaya, entonces no me interesa. Dedico mucho tiempo a hacer canciones de las que estoy muy feliz y orgulloso.

Claro.

Es realmente importante que las canciones que grabamos sean canciones con las que estoy realmente satisfecho. ¡Odiaría grabar una canción que no me encantara y luego pedirle a la gente que la compre! Eso es una locura. Me centro en escribir canciones que combinan todas mis influencias musicales, pero también compongo para que la gente disfrute. Quiero que los oyentes se diviertan cuando escuchen al Kurt Baker Combo.

¿Cómo serán los conciertos de Bilbao y Vitoria? ¿Por qué nuestros lectores no deberían faltar?

Estos shows van a ser súper divertidos. Ambos serán fiestas de rock and roll. ¡Cantaremos, bailaremos y tomaremos algunas cervezas! Hará frío afuera, así que querréis calentaros con un buen rato de música, ¡y nosotros nos encargaremos de todo! Bilbao siempre es genial, nos divertimos mucho allí. ¡Y estoy deseando tocar en Vitoria, en el gran club Hell Dorado con Sex Museum! Ambos conciertos serán la definición de ‘Muy Mola’ (es su grito de guerra, algo así como muy cool, o muy guay, o mola mazo).

ÓSCAR CUBILLO

 

Clip de ‘Baby’s Gone Bad’, peliculero y ochentero

 

Ir a la fuente
Author: bilbaoenvivo

Powered by WPeMatico