La mejor forma de ahorrar con cartuchos compatibles Epson

Si estás buscando cartuchos compatibles Epson, te vamos a dar algunas recomendaciones a través de las cuales te ayudaremos, por una parte a ahorrar, y por otra a tener en cuenta algunos aspectos importantes relacionados con este tipo de consumibles.

A la hora de buscar cartuchos compatibles Epson, es importante que tengamos en cuenta algunos detalles esenciales, y para ello vamos a empezar realizando una comparativa a través de la cual analizaremos las ventajas e inconvenientes de utilizar cartuchos compatibles y originales. A su vez, también estudiaremos alternativas a través de las cuales podamos ahorrar la mayor cantidad de dinero que sea posible.

¿Comprar cartuchos compatibles Epson u optar por los originales?

Si necesitáis comprar cartuchos de tinta epson debéis saber que en el mercado tenemos la posibilidad de elegir entre cartuchos originales y cartuchos compatibles, los cuales se diferencian fundamentalmente en el precio.

Los cartuchos originales siempre nos van a garantizar la máxima calidad en todo momento, pero a su vez también son un recurso en el que se desperdicia más tinta puesto que el cartucho no se agota del todo, además de que el precio es considerablemente superior.

Por esa razón, si queréis cartuchos epson para ahorrar, la mejor alternativa en estos casos va a ser la de optar por los compatibles, pero está claro que en este sentido es muy importante prestar atención y tan sólo adquirir aquellos que nos garanticen una buena calidad, ya que de lo contrario no conseguiremos la calidad necesaria en la impresión, además de que un mal cartucho puede acabar liberando demasiado polvo o incluso tinta líquida que podría deteriorar el funcionamiento de nuestra impresora.

Sin embargo, un cartucho compatible de calidad nos va a ofrecer una impresión igual o prácticamente igual al cartucho original, garantizando toda la seguridad y con la ventaja de que vamos a poder aprovechar toda la tinta que hay en su interior. Por otra parte también tienen otra ventaja importante que es el hecho de que estos cartuchos cuentan con un sistema de llenado a través del cual, si compramos tinta a granel, podremos recargarlos de una forma muy sencilla. No obstante, tras recargarlos un par de veces, el chip dejará de funcionar, de manera que será el momento de comprar otros cartuchos recargables para poder seguir imprimiendo, ahorrando una gran cantidad de dinero en cada impresión sin por ello tener que estar renunciando a la máxima calidad y a un funcionamiento totalmente seguro para nuestro equipo.

¿No me interesaría más recargar mis propios cartuchos?

Otra de las alternativas que muchas personas se plantean es la opción de recargar cartuchos. Es decir, en el mercado tenemos la posibilidad de encontrar tintas a granel e incluso chips y cartuchos sueltos que se adaptan a nuestras impresoras, de manera que, lo único que tenemos que hacer es colocar el chip, rellenar el cartucho, cerrarlo y meterlo en la impresora para empezar con las impresiones.

En el momento en el que se agote, evidentemente no tendremos más que extraerlo, volver a rellenarlo y seguir utilizándolo hasta que el chip nos pida un cambio.

Esta opción puede ser muy interesante, pero hay que tener en cuenta algunos detalles. En primer lugar, muchas veces no es tan rentable como optar por los propios cartuchos compatibles, ya que las empresas que los venden compran toda la materia prima a granel por lo que los precios que se pueden conseguir suelen ser bastante inferiores a los packs que vamos a comprar.

Sin embargo, en ocasiones también nos podemos encontrar con cartuchos de tinta clónica a precios económicos, pero al final el trabajo y el riesgo de manchar muchas veces está por delante por lo que al final nos acabamos dejando llevar por un producto que ya viene ensamblado y perfectamente preparado para instalar en ese mismo instante.

Así que, en este sentido cada cual debe tomar una determinación en función de sus necesidades y de los precios que pueda encontrar en el mercado.