La mejor forma de combatir el desempleo en 2021

Desde el brote de la pandemia por Covid-19, los efectos secundarios no dejan de aparecer. Entre estos, la economía nacional, y mundial, están padeciendo de los mismos síntomas, pérdida de empleos por el confinamiento prolongado y un crecimiento económico estancado.

Aunque las condiciones actuales de España no son las mejores, definitivamente se ve una luz al final del túnel. Si bien, el ministerio de Seguridad Social y el de Trabajo reportaron que hoy hay 401.328 personas más en paro que el año pasado y hay 438.617 empleos menos, el Banco de España ya prevé una recuperación de los empleos, calculando la tasa de paro a 17% en este año y a 15.1% para el siguiente.

Una forma de combatir el desempleo es el emprendimiento que, aunque no es particularmente fuerte en el país, sí está en una clara tendencia de crecimiento. Aunque uno de los obstáculos más grandes que se le presentan a los emprendedores es el financiamiento, como lo demuestra el reporte Situación del emprendimiento en España ante la crisis del Covid-19. Análisis y recomendaciones del Observatorio de Emprendimiento de España, en el que se refleja que 1 de cada 3 empresas ha visto afectada su financiación, encontrar préstamos para negocios no es imposible.

¿Cómo emprender?

Parece la pregunta del millón de dólares ya que no existe un camino exacto a seguir. Por el contrario, cada quien crea su propia metodología. Sin embargo, hay cosas que todos pueden hacer, empezando de más a menos.

Especialízate

Cada crisis económica es una oportunidad para el crecimiento, desde un nivel personal hasta el profesional. Es el mejor momento para buscar cursos gratuitos o con una inversión mínima que te permitan mantenerte al día de las innovaciones, tendencias o avances de tu área. Esto te dará mejores oportunidades en el futuro.

Cambia de carrera

También es un buen momento para reevaluar lo que quieres hacer ahora que ya experimentaste las mieles y hieles de esta carrera. En muchos sentidos, no tener opciones puede significar que existan muchas nuevas opciones para que elijas hacer algo que realmente te guste, disfrutes y que tengas más éxito de esta forma.

Migra al ecosistema digital

No importa a qué te vayas a dedicar o cuál será el enfoque de tu emprendimiento, si la pandemia nos demostró algo es que muchos de los trabajos o proyectos pueden tener operaciones meramente digitales, además de que la necesidad de tener herramientas para el teletrabajo eficiente impulsó la reducción de la brecha digital y fomentó el uso de la tecnología. Hoy, pocos son los productos o servicios que no se pueden ofrecer de forma digital, por lo que mantener una plataforma digital como escaparate y oficina principal es más natural.

Aprende a manejar tu dinero

Reducir gastos y establecer un nuevo presupuesto no sólo te ayudará a mantener unas finanzas personales más sanas, sino que encontrarás fondos para las primeras inversiones de tu emprendimiento, sabrás exactamente cuánto necesitas ganar como sueldo de emprendedor y, por lo tanto, el mínimo viable de ventas de tu nuevo proyecto y, lo más importante de todo, a mantener finanzas sanas en una empresa, con cuentas separadas, uso adecuado de recursos y hasta proyecciones financieras que cualquier empresa nueva requerirá.

Busca la financiación ideal

A pesar de ser uno de los obstáculos más comunes en el ecosistema emprendedor, la financiación no tiene por qué ser una pesadilla. Hoy ya existen más préstamos para negocios enfocados a pequeños empresarios o emprendedores, que, al estar pensados desde el ecosistema digital, son más sencillos de solicitar y tienen mejores oportunidades de ser otorgados. Lo único que deberás hacer es investigar las opciones que existen y pasar el lápiz sobre las hojas para calcular qué te conviene más y cómo puedes usar mejor esos recursos.

No olvides establecer un plan de negocios que te ayude a guiarte en cada paso, con el que conozcas tu mercado a profundidad y se vuelva el documento más importante para planear tu emprendimiento. Además, este será un requisito para conseguir y usar efectivamente un préstamo para negocios. De esta forma, podríamos ver un incremento considerable en el 6.1% de la población económicamente activa que empezó un proyecto, de acuerdo con el Global Entrepreneurship Monitor (GEM) en España.