Lide Amilibia: “el enfoque basado en la vivienda es efectivo para reducir el sinhogarismo entre los colectivos con mayores necesidades de apoyo”

  • Conexión entre los distintos planes y estrategias de las políticas sociales y el plan director de Vivienda
  • Intervención de la Viceconsejera de Políticas Sociales en la Jornada “Nuevo Plan Director de Vivienda 2018-2020: Un paso más hacia el acceso efectivo y sostenible a la vivienda
  • Amilibia considera “fundamental la colaboración y coordinación entre los sistemas de las políticas sociales -servicios sociales, promoción del acceso al empleo, políticas familiares, sistema de garantía de ingresos y para la inclusión social y otros espacios de interacción- y el sistema de vivienda”
  • El domingo 26 se conmemora el “Día Mundial de las Personas sin hogar

BILBAO 23 11 17

La Viceconsejera de Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Lide Amilibia,  considera fundamental la colaboración y coordinación entre los sistemas de las políticas sociales -servicios sociales, promoción del acceso al empleo, políticas familiares, sistema de garantía de ingresos y para la inclusión social y otros espacios de interacción- y el sistema de vivienda. Asimismo, Amilibia considera que “el enfoque basado en la vivienda es muy efectivo para reducir el sinhogarismo entre los colectivos con mayores necesidades de apoyo.

 

Amilibia estima necesaria “la recomendación que realiza  European Social Network, la Red se servicios sociales públicos locales de Europa, en el sentido de que debemos tender hacia la desinstitucionalización y hacer una transición hacia la atención basada en la comunidad. Esto implica un cambio en el tipo de atención que se presta a las personas vulnerables”. La Viceconsejera de Políticas Sociales ha intervenido en Bilbao en la Jornada “Nuevo Plan Director de Vivienda 2018-2020: Un paso más hacia el acceso efectivo y sostenible a la vivienda” presidida por el Sailburu Iñaki Arriola.

 “Las personas en situación de vulnerabilidad deben ser valoradas, consultadas, y atendidas en un espacio alternativo a los grandes equipamientos de tipo institucional, que se adapte a sus necesidades y preferencias, en el que puedan recibir los apoyos necesarios. No se trata de una serie de cambios puntuales, sino de un proceso que no concluye nunca: no se trata de sacar a la gente de unos edificios llamados instituciones, sino de ayudar a las personas a tener, o a recuperar, el control sobre sus vidas y a integrarse en la sociedad” ha señalado Amilibia.

 La coordinación y colaboración entre Políticas Sociales y Vivienda es clave  para plantear, definir y desarrollar acciones que tienen como objetivo común la mejora de la calidad de vida de las personas que viven en Euskadi” ha destacado la Viceconsejera.

 El Departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco concluye estos días su Estrategia de Promoción del Tercer Sector Social que se realiza como desarrollo previsto en la ley del Tercer Sector Social de Euskadi que consolida el principio de diálogo civil y el modelo mixto de provisión de servicios de responsabilidad pública.

 Redes de colaboración

Según Amilibia “es en este compromiso de consolidación del sector y de la cooperación para la provisión de los servicios,  donde se entiende y se sitúa la contribución que realiza el Plan Director de Vivienda. Para ello prevemos iniciativas dirigidas a crear redes de colaboración que favorezcan una mejor gestión e integración de las diferentes políticas sectoriales, y como objetivo principal destaca el hecho de Potenciar la colaboración del Gobierno Vasco con el tercer sector”.

 Las  tres iniciativas que sirven de complemento básico y fundamental en las políticas que desde otros Departamentos del Gobierno se realizan en materia de promoción del tercer sector son: a) la puesta en marcha de un plan de promoción de infraestructuras sociales: cesión de locales a organizaciones del tercer sector para el desarrollo de actividades de interés general y mejora del acceso de las organizaciones a los programas de ayudas de la CAPV en materia de vivienda; b) la cesión de viviendas a entidades del tercer sector para el desarrollo de programas relacionados con la inclusión social; y c) la colaboración con las entidades sociales para el acompañamiento social del parque de viviendas protegidas en alquiler.

 Amilibia destaca que “se impulsarán otras actuaciones, de carácter innovador, orientadas a facilitar alternativas colectivas de alojamiento a personas mayores o personas jóvenes así como nuevas formas de acceso a la vivienda como el cohousing”.

 “Queremos impulsar por primera vez una visión integral, coordinada y planificada de este conjunto de actuaciones avanzando en su definición y acotando su alcance; reforzando en lo posible las actuaciones existentes e incorporando algunas actuaciones innovadoras, en colaboración con el Departamento de Empleo y Políticas Sociales y en el marco de estrategias compartidas con otras administraciones públicas vascas competentes en materia de vivienda o servicios sociales; e impulsando la cooperación con el Tercer Sector Social y configurando una pequeña red de viviendas de inserción que, desde la cooperación público-social, permita mejorar la respuesta a personas y familias concretas en situación de exclusión residencial y social” ha indicado la Viceconsejera Amilibia.

 Según la Viceconsejera “con esta actuación, que se incluirá además en el Plan Director de Vivienda, se pretende también impulsar la transversalidad de la colaboración y cooperación del Gobierno Vasco con el Tercer Sector Social”.

 Sinhogarismo

“La principal novedad que plantean las políticas de abordaje del sinhogarismo en Europa es la centralidad del acceso a la vivienda como elemento esencial del modelo de atención. Se trata de un cambio de paradigma auspiciado e impulsado por las propias instituciones europeas: así, por ejemplo, la Conferencia de Consenso sobre Sinhogarismo de 2010 requiere, a los responsables de las políticas regionales y estatales sobre sinhogarismo, que desarrollen este tipo de intervenciones y que adopten este enfoque como punto de partida de sus respectivas estrategias” ha anunciado Amilibia.

 Amilibia considera que “existe suficiente evidencia para afirmar que el enfoque basado en la vivienda es muy efectivo para reducir el sinhogarismo entre los colectivos con mayores necesidades de apoyo. Este enfoque enfatiza la necesidad de tratar a las personas sin hogar, con necesidades intensas de apoyo, con respeto, ofrecerles opciones de elección y control sobre sus vidas, y apoyarles para su reintegración en la sociedad mediante la provisión inmediata de una vivienda”.

 “Las personas sin techo, que pasan la noche y el día en las calles de las ciudades, ponen cara a las formas más visibles y crudas de la exclusión residencial. El sinhogarismo −entendido como el proceso que lleva a una persona a no disponer de un hogar− es una realidad compleja, no sólo porque detrás de ella existen factores de riesgo y desencadenantes, sino también porque se trata de un fenómeno particularmente dinámico y variable” ha indicado Lide Amilibia.

 Según la Viceconsejera de Políticas Sociales, “el fenómeno de las personas sin hogar resulta, en el ámbito de las políticas sociales, uno de los más difíciles de cuantificar y de caracterizar. El sinhogarismo es una situación que se produce a consecuencia de la imposibilidad de acceder a una vivienda. Lo que tienen en común las personas sin hogar es que no tienen hogar”.

 “Aproximarse al sinhogarismo desde la óptica del acceso a la vivienda obliga a replantearse las políticas tradicionales inspiradas en el funcionamiento del sistema sanitario, aunque básicamente desarrolladas desde el dispositivo de Servicios Sociales” ha puntualizado Lide Amilibia.

 A juicio de la Viceconsejera “los servicios sociales son una última red de contención focalizada en dar respuestas parciales y de emergencia a los hogares destrozados por el empobrecimiento. Centrar el abordaje del sinhogarismo en las políticas de vivienda, y no en las de servicios sociales, implica dejar de responsabilizar a los Servicios Sociales de un problema que no pueden resolver”.

 La denominación de las personas sin hogar varía. Desde los años noventa se ha generalizado el uso del término sin techo o sin hogar, por influencia europea y traducción libre del vocablo “homeless” o “sans-abri“. Para describir el fenómeno se utiliza el término “sinhogarismo“, traducción asimismo de los vocablos “homelessness” y “sans-abrisme“. Estos nuevos términos han sustituido a otras palabras tradicionales como indigente y mendigo o, más recientes como transeúntes o transeuntismo, que convertían la conducta itinerante, real o supuesta, de individuos que acudían de albergue a albergue, en el elemento determinante y definitorio del problema.

 Con los nuevos términos como sin hogar, además de sustituir gran parte de las denominaciones tradicionales fuertemente estigmatizantes, se refiere al hecho de una persona que ’está’ sin hogar y se evita afirmar que la persona ’es’ un sin hogar.

Powered by WPeMatico