Mediavilla (PNV) acusa de «demagogos reivindicativos» a quienes proponen paralizar la actividad industrial

En un artículo publicado en su blog, recogido por Europa Press, el dirigente jeltzale ha analizado la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 y las consecuencias económicas que generará en el futuro.

Tras advertir de que la caída de la economía es «más abrupta» que la vivida en la crisis de 2008, ya que ahora «el parón ha venido en barrena», Mediavilla ha incidido en que «las devastadoras secuelas de la actual crisis no se verán de manera inmediata, pero serán desoladoras».

Asimismo, se refiere -sin citarlos directamente- a las propuestas de algunas formaciones, como EH Bildu, o de sindicatos como ELA y LAB, y critica a quienes preconizan la «parálisis total, apagar el país, someterlo a una sedación económica», de tal forma que «amparados en una falsa seguridad sanitaria, abogan por una especie de huelga general total».

«Casualmente, quienes proponen la eliminación de toda la actividad industrial, son quienes defienden un cambio de modelo económico. Sindicatos y partidos instalados en la confrontación que reclaman el cierre total de la actividad productiva para, a renglón seguido, exigir de las autoridades gubernamentales el amparo, la protección y el subsidio si fuera preciso, de todo el personal parado. Demagogos reivindicativos que sólo hablan de derechos y jamás de deberes», sostiene.

Koldo Mediavilla se pregunta además si hay que «parar» los abastecimientos, evitar el suministro de gas, electricidad y agua o detener las obras y los trabajos públicos.

«¿También en el vertedero de Zaldibar? Todo no. Suspender cualquier acción, salvo la de la Diputación permanente del Parlamento donde los apóstoles de la progresía mal entendida pretenden incentivar semanalmente el control al Gobierno. O en las Juntas Generales, donde los partidos de la oposición siguen reclamando comisiones permanentes en las que marcar el paso de los ejecutivos forales durante la crisis. Hay que tener poca vergüenza para exigir una cosa y la contraria según interese. ¡Cuánta irresponsabilidad gratuita!», añade.

Asimismo, afirma que durante la Guerra Civil las autoridades republicanas debatieron sobre la necesidad de eliminar en Euskadi «cualquier vestigio productivo que pudiera ser utilizado por los franquistas, lo que significaba dinamitar toda la industria».

«Afortunadamente, la propuesta de ‘tierra quemada’ no prosperó. Hubo dirigentes, vascos nacionalistas, que tuvieron la virtud de comprender que tras la guerra, tras la ocupación y la represión, allí había un pueblo, hombres y mujeres que tendrían que seguir viviendo. Gracias a aquella decisión, la sociedad vasca, a pesar de todas las penalidades, sobrevivió. Salió adelante. Como saldrá ahora. Con el esfuerzo mancomunado de quienes deseen continuar. Reconstruyendo lo derribado y posibilitando un nuevo país para la generaciones venideras», subraya.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20M EP)

Powered by WPeMatico