Muro: “El número de jóvenes en paro y las jornadas parciales han descendido, sus salarios aumentado y las expectativas de encontrar empleo a corto plazo han mejorado”

 

  • El Observatorio Vasco de la Juventud del departamento del Empleo y Políticas Sociales publica ‘Juventud y empleo en Euskadi 2017’
  • “La ocupación principal de la juventud es estudiar y entre quienes trabajan, las cifras de temporalidad y de trabajo parcial continúan siendo altas”

 

VG 21 03 19

Marcos Muro, Viceconsejero de Empleo y Juventud del Gobierno Vasco, destaca que “se ha producido un descenso notable en el número de jóvenes en paro, las jornadas parciales han descendido, los salarios han aumentado ligeramente, las expectativas de encontrar empleo a corto plazo han mejorado y se ha reducido el porcentaje de jóvenes que piensan que tendrán que emigrar al extranjero para poder trabajar pese a no desear hacerlo”. Aun así, el Viceconsejero recuerda que conviene ser prudentes, ya que “los datos muestran que la ocupación principal de la juventud de Euskadi es estudiar y que, entre quienes trabajan, las cifras de temporalidad y de trabajo parcial continúan siendo altas”.

 

El Observatorio Vasco de la Juventud, del departamento de Empleo y Políticas Sociales, ha publicado ‘Juventud y empleo en Euskadi 2017’, estudio basado en una encuesta domiciliaria a la que han respondido casi 2000 jóvenes de entre 16 y 34 años. En él se analiza la experiencia laboral de la juventud, el acceso al trabajo, las características del empleo en cuanto a tipo de contrato y de jornada, el salario, el porcentaje de trabajo por cuenta propia o ajena, el sector, público o privado y, también, la situación de quienes están estudiando o en paro y sus expectativas laborales.

 

El Viceconsejero Muro ha recordado que “el empleo juvenil es una de las prioridades del Gobierno Vasco en esta legislatura” y que para ello se ha implementado el IV Gazteplana, que pone el foco en aspectos como “vivienda, empleo, educación y salud”. “Elementos imprescindibles para construir proyectos de vida”, según ha enfatizado.

 

En este sentido, Muro ha remarcado que “facilitar primeras experiencias laborales con contrato, mejorar las oportunidades de empleo con más formación, dar orientación socio-laboral, o impulsar el emprendimiento juvenil, entre otras muchas, son tareas que realizan el Gobierno Vasco y Lanbide”.

 

Etapa de formación

Según el estudio del Observatorio Vasco de la Juventud, antes de los 30 años más de la mitad de las personas jóvenes señalan que su ocupación principal son los estudios (54,4%). Es, así, una etapa de formación para las y los jóvenes vascos. Si se analiza la ocupación principal año a año vemos que estudiar es la actividad mayoritaria hasta los 23 años y a partir de los 24 años empiezan a ser mayoría quienes están trabajando.

 

El reparto por grupos de edad indica que antes de los 20 años está estudiando el 93,2% de la juventud; entre los 20 y los 24 años también son mayoría las y los estudiantes (61,5%) pero ya tres de cada diez personas jóvenes están trabajando como ocupación principal (29,6%); a partir de los 25 años el porcentaje de estudiantes desciende al 18,1 % y encontramos que la mayoría está trabajando (65,1%) y que una de cada diez personas de entre 25 y 29 años está en paro (el 11,4% concretamente).

 

A partir de los 30 años desciende de forma notable el porcentaje de personas cuya principal ocupación son los estudios (8,5% en el grupo de edad de 30 a 34 años) y ya son tres de cada cuatro las personas trabajando (73,3%). A esta edad también se incrementa el porcentaje de parados y paradas (13,2%).

 

Calidad del empleo

Casi la mitad de la juventud ocupada de 16 a 29 años tiene contrato temporal (47,6%) y, además, la temporalidad ha crecido ligeramente en los últimos años. Esto no quiere decir que otros aspectos no hayan mejorado. Nueve de cada diez personas jóvenes ocupadas cotizan a la seguridad social y los trabajos a jornada completa se han incrementado, sobre todo entre las mujeres. Esto ha derivado en un incremento de los salarios, especialmente entre las mujeres como consecuencia de ese aumento de jornada, con lo que la brecha salarial entre mujeres y hombres jóvenes se ha reducido respecto a años anteriores.

 

“El salario medio ha superado por primera vez los 1.000 euros de media”, destaca el Viceconsejero de Empleo y Juventud. En concreto, alcanza los 1.093 euros entre la juventud ocupada de 16 a 29 años. El salario medio de una persona trabajadora de 30 a 34 años asciende hasta los 1.297 euros netos al mes, 200 euros por encima de la media de la juventud menor de 30 años.

 

Asimismo, ha descendido el porcentaje de quienes creen probable perder el empleo en el plazo de un año y se ha incrementado el de quienes afirman que su trabajo está muy relacionado con sus estudios. Esto ha derivado en un descenso del porcentaje de quienes quieren cambiar de empleo y, consecuentemente, de quienes están buscando otro empleo.Las mujeres jóvenes tienen más contratos temporales que los hombres jóvenes y se animan menos a emprender su propio negocio. Ellas también tienen más jornadas parciales que ellos y cobran salarios algo menores.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico