Museo Bellas Artes de Bilbao acoge desde febrero una exposición de Vicente Ameztoy y desde junio de María Josefa Huarte

Según ha informado la pinacoteca bilbaína, frente al lenguaje abstracto de los artistas de la generación anterior, Vicente Ameztoy apostó por la figuración, que transformó el arte vasco en la década de los setenta y que, en su caso, acompañó de un interés por la subjetividad, el misterio y la ironía.

La exposición presenta por primera vez una lectura de conjunto del trabajo de Ameztoy y abarca toda su trayectoria. Producida por el Museo de Bellas Artes de Bilbao, se presentó el pasado mes de octubre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y en febrero se presentará ampliada en Bilbao.

Dentro de la programación del primer semestre de la pinacoteca bilbaína, del 11 de marzo al 15 de junio se podrá disfrutar de ‘Beruete, Regoyos y el paisaje en las colecciones de los ingenieros José Entrecanales y Santiago Corral’, una gran exposición sobre el paisaje español del final del siglo XIX y principios del XX que se centra en las colecciones desarrolladas entre las décadas de 1940 y 1970 por los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos José Entrecanales Ibarra (Bilbao, 1899-Madrid, 1990) y Santiago Corral Pérez (Santander, 1907-Madrid, 1989).

El interés de esta exposición radica, por una parte, en la «excelencia de las obras reunidas por Entrecanales y Corral y, por otra, en la destacada tenacidad de coleccionismo que demostraron para su tiempo», han apuntado desde el Museo.

BERUETE Y REGOYOS

La muestra reunirá en torno a setenta obras de las citadas colecciones -la mayor parte fechadas entre 1890 y 1920-, principalmente paisajes de Beruete y Regoyos, complementados con otros de sus coetáneos Agustín Riancho, Francisco Gimeno, Santiago Rusiñol y Joaquín Sorolla.

La exposición ‘Back Side. La espalda de la moda’ estará en el Museo bilbaíno del 10 de junio al 12 de octubre y abordará la relación de nuestro cuerpo con la ropa desde un punto de vista social y psicológico, cuestionando la percepción que tenemos de nuestra espalda y de la de otras personas.

Esta «excepcional» exposición de prendas de vestir y accesorios de las colecciones del Palais Galliera (Museo de la Moda de París) presentará más de cien piezas desde el siglo XVIII hasta la actualidad -desde un majestuoso vestido de corte hasta una mochila-, estableciendo un diálogo entre moda, pintura y escultura. Una selección de extractos de películas y fotografías completará la muestra.

Por otro lado, ‘Abstracción y modernidad. Colección María Josefa Huarte’ se podrá visitar de junio a septiembre gracias a la generosidad del Museo Universidad de Navarra, y recoge una colección que se compone de un total de 47 obras de 18 artistas, constituyendo un ejemplo «muy singular» de colección privada que debe entenderse en el contexto de coleccionismo y mecenazgo que desarrolló la familia Huarte entre las décadas de 1950 y 1970.

OTEIZA Y TAPIES

La colección fue iniciada a finales de los años 50 siguiendo fundamentalmente su gusto personal, privilegiando el arte geométrico y abstracto, primero con los importantes grupos de obras de Jorge Oteiza, Pablo Palazuelo y Antoni Tàpies, tanto por la calidad de las piezas, como por el modo en el que éstas recogen la evolución de cada uno de los artistas. Después con autores de gran relieve como Eduardo Chillida, Mark Rothko, Wassily Kandinsky, Luis Feito, Manolo Millares, e incluso un Picasso de la última época.

María Josefa Huarte entendió la abstracción como un camino estético hacia la modernidad y, a su vez, como un itinerario interior y personal de espiritualidad.

Finalmente, del 2 de julio al 19 de octubre estará en la pinacoteca ‘Desde ultramar. Artistas viajeros en la colección Patricia Phelps de Cisneros’. En las colecciones de Patricia Phelps de Cisneros hay un conjunto «extraordinario de piezas quizás menos conocidas que el resto de las obras que la conforman y que, sin embargo, narran una parte fundamental de la visualidad en el continente americano: la fascinación y la curiosidad que los viajeros europeos y estadounidenses sintieron frente a la exuberancia de los paisajes latinoamericanos», han indicado desde el Museo.

El conjunto que se expondrá -conformado unas 150 piezas entre pinturas, dibujos, estampas, mapas, libros y fotografías- refleja la curiosidad y hasta las «perplejidades» que los volcanes, las selvas, la vegetación, las costumbres tan diferentes despertaron en unos ojos europeos entrenados en el «rigor de la pintura academicista que aspiraba a construir un mundo en orden, justo lo contrario que esta naturaleza poderosa e inesperada», han explicado.

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20M EP)

Powered by WPeMatico