País Vasco, una comunidad con mucho que ofrecer

País Vasco, o Euskadi, a gusto del lector, es una comunidad con mucho que ofrecer a todos sus visitantes. Si bien mucha gente conoce, aunque sea de oídas, principamente Bilbao y San Sebastián, la tercera capital de provincia, Vitoria, es una ciudad que acoge con cariño y mucha hospitalidad a los turistas.

En esta ocasión os proponemos una pequeña guía con propuestas interesantes para conocer las provincias vascas, qué hacer en Bilbao y Vizcaya, cómo pasar el tiempo en San Sebastián y Guipuzcoa y conocer más a fondo Vitoria y Álava.

Bilbao, de pintxopote por el Casco Viejo y el Guggenheim


Bilbao es una ciudad que se ha transformado en los últimos 30 años
. De ser una capital gris e industrial ha pasado a ser una ciudad cosmopolita, muy habitable y que acoge numerosos congresos a nivel internacional y eventos de importante calado.

El Museo Guggenheim es el principal atractivo de la cuudad. Diseñado por Frank Gehry se ha convertido en uno de los museos más famosos del mundo. Hasta el Guggenheim se puede llegar paseando por la ría o bien desde la Gran Vía, el centro neurálgico de la ciudad. También desde la gran vía se accede al Casco Viejo, las Siete Calles o Zazpi Kaleak, una de las mejores zonas para difrutar de los pintxos y los potes con la cuadrilla y el lugar que más monumentos alberga en todo Bilbao.

Fuera de Bilbao, Vizcaya cuenta con numerosos municipios que encierran un atractivo sin igual. Si lo que buscamos en turismo de interior, Areatza, Balmaseda o Karrantza son alternativas inmejorables, aunque otra que no podemos descartar es Orduña, situado en el límite entre las provincias de Burgos y Álava y que es un enclave vizcaíno.

Por supuesto, en una visita a Vizcaya con suficiente tiempo de disfrutar de todos sus encantos no puede faltar Gernika, uno de los lugares más representativos del Pueblo Vasco que cuenta con un importante patrimonio histórico y cultural en el que destaca el Árbol de Gernika.

San Sebastián, la capital de la gastronomía vasca

Si por algo es conocido Euskadi en el mundo es por la calidad de su gastronomía. El movimiento de la Cocina Vasca iniciado a finales de los años 70 ha posicionado a esta comunidad, y en especial a San Sebastián como una de las capitales gastronómicas mundiales.

En esta ciudad encontramos la única facultad de ciencias gastronómicas del mundo, el Basque Culinary Center. Además de disfrutar de su gastronomía, en San Sebastián podemos disfrutar de su Casco Viejo, darnos un baño en la playa de la Concha, en la que cada día del año se atreven bañistas a darse un chapuzón, subir hasta el Monte Igueldo para disfrutar de las vistas de la ciudad o acercarse hasta el Peine del Viento para contemplar las esculturas de Chillida.

La capital guipuzcoana acoge cada año el Festival Internacional de Cine de la ciudad, el más importante de cuantos se celebran en España, y la sede es el Palacio de Congresos Kursaal, un imponente espacio de eventos que atrae muchas miradas.

Como Vizcaya, Guipuzcoa también ofrece pueblos con gran atractivo. En la frontera con Francia, Hondarribia encandila a todos los visitantes con sus murallas, el barrio de la marina, el faro y las laderas del Monte Jaizkibel. Muy cercano a Hondarribia está Hendaya, el primer pueblo del País Vasco Francés.

En la costa guipuzcoana, tres pueblos muy atractivos son Zumaia, Deba y Mutriku, que tienen en común el Geoparkea, el parque geológico de la Costa Vasca. En Zumaia destaca una formación geológica muy curiosa y característica, el Flysch. En este enclave se grabaron algunas escenas de la conocida serie internacional Juego de Tronos.

Vitoria y Álava, las grandes desconocidas

Aunque Vitoria es la capital vasca menos conocida, su atractivo sorprende a los visitantes. La catedral de Santa María es quizás el monumento más popular, pero no el único. El Casco Histórico de la ciudad está repleto de edificios de enorme belleza y en sus calles podemos disfrutar de restaurantes y locales de hostelería para disfrutar de buenos pintxos y gastronomía vasca de calidad.

Uno de los espacios más conocidos es Las 3 BBB Los Huevos Rotos, donde además de ofrecer su gran especialidad, huevos rotos con chistorras, gula, pisto o morcilla, encontramos una amplia carta de raciones: piruletas de gambas al ajillo, saquitos de crema de boletus, bolitas de txanguro, etc.

El resto de la provincia conserva espacios como las Salinas de Añana, la ruta verde que recorre el antiguo Ferrocarril Vasco, la Montaña Alavesa con el Santuario de Estíbaliz como principal atractivo o el Parque del Gorbea, un lugar único para hacer rutas senderistas.