Prepara tus neumáticos para la temporada de invierno

Ya se acerca la temporada de invierno, de manera que es el momento de poner nuestro coche a punto y, sobre todo, prestaremos atención al estado de nuestros neumáticos, y es que no debemos olvidar que es uno de los elementos más importantes de nuestro vehículo.

Con el invierno ya cerca, es el momento perfecto para realizar una completa revisión de nuestro vehículo para asegurarnos de que se encuentra en perfecto estado, prestando una especial atención a los neumáticos, y es que no debemos olvidar que, en materia de confort y seguridad, son los elementos más representativos puesto que se trata del único contacto del vehículo con el asfalto.

¿Tengo que instalar neumáticos de invierno?

En primer lugar hay que tener en cuenta que existen neumáticos especialmente diseñados para las distintas estaciones, de manera que cada uno de ellos se adapta unas condiciones específicas que los hacen más útiles y efectivos en función de las condiciones a las que nos tendremos que enfrentar.

Sin embargo, cabe destacar que, mientras que en algunos países utilizar neumáticos de invierno es algo obligatorio, en otros como puede ser España se utiliza como alternativa pero sin la obligatoriedad de instalarlos durante los temporales.

En ese caso es muy importante tener en cuenta que, si no instalamos este tipo de neumático, la otra alternativa es la de colocar las cadenas cuando nos encontremos en una zona que pueda resultar peligrosa, ya que no debemos olvidar que en cualquier caso debe primar nuestra seguridad por encima de todo.

Las ventajas de los neumáticos de invierno para estas fechas

Cabe destacar que vamos a poder encontrar ruedas de invierno de todas las marcas como neumáticos michelin, Kleber, Bf Goodrich, Kormoran, etc., ya que el mercado está bien abastecido en este sentido.

Sin embargo, si os estáis planteando si vale o no la pena colocar neumáticos para esta temporada de invierno, vamos a analizar algunas de las principales ventajas que deberéis considerar para tomar una resolución definitiva.

En primer lugar, si vivimos en una zona donde apenas hace frío y tan sólo puede haber un par de días a lo largo del invierno que puedan considerarse de bajas temperaturas, entonces evidentemente un neumático de invierno no es la alternativa más adecuada. Sin embargo, si vamos a viajar a zonas nevadas o incluso vivimos en zonas donde nieva con frecuencia o las temperaturas suelen ser bajas, entonces debemos elegir si queremos optar por neumáticos de invierno o por neumáticos de verano con cadenas.

En este sentido hay que tener en cuenta que al final es posible que nos veamos obligados a utilizar las cadenas en muchas ocasiones, de manera que colocarlas resulta bastante incómodo además de que deterioran el neumático si las utilizamos en exceso. Por otra parte cabe destacar que utilizar las cadenas nos obliga a ir más despacio, con lo cual puede haber zonas en las que intercalaremos recorridos con y sin nieve en los que en todo momento deberemos ir lentos.

Además también cabe destacar que los neumáticos de invierno cuentan con una mayor adherencia en temperaturas por debajo de los 7 °C, con lo cual cualquier tipo de situación la vamos a poder salvar con una seguridad muy por encima de la que tendríamos con neumáticos de verano pese a llevar las cadenas puestas.

Y una de las principales ventajas de los neumáticos para invierno es que reducen considerablemente el la distancia de frenado en los momentos en los que la calzada está mojada y la temperatura es inferior a 10 °C. Para que nos hagamos una idea, yendo a una velocidad de 80 km/h en una situación de este tipo, un coche normal puede llegar a necesitar unos 43 m para poder detenerse por completo, mientras que con los neumáticos de invierno podríamos inclusive reducir los 40 m.

Si tenéis algún tipo de duda, lo mejor que podéis hacer es contactar directamente con vianeumaticos.com donde os las resolverán y os aconsejarán en función de vuestras necesidades particulares.

Otros aspectos que debemos tener en cuenta para esta temporada de invierno

En cualquier caso, además de prestar atención al estado de nuestros neumáticos, su presión y el utilizar neumáticos adecuados en función de la temperatura y situación en la que nos vayamos a encontrar, también es importante que comprobemos el estado general de nuestro vehículo, y en ese sentido vamos a empezar por el nivel de aceite, el cual debe encontrarse en el punto adecuado para garantizar que no tendremos problemas durante nuestro viaje.

Otro aspecto esencial es comprobar el nivel de anticongelante. En este sentido os recordamos que en el mercado tenemos la posibilidad de comprar anticongelante con distintas concentraciones. En nuestro caso, al tratarse de zonas muy frías, entonces deberemos optar por aquel que ofrezca una mayor proporción de anticongelante para evitar problemas a la hora de arrancar el coche o incluso evitar posibles averías.

También es necesario que comprobemos que el depósito del limpiaparabrisas contiene el nivel de agua necesario, ya que en diversas situaciones vamos a tener que ponerlo en marcha y es importante contar con un buen producto que nos ayude a mantener la luna totalmente limpia y en perfectas condiciones.

Por otra parte las luces también van a formar una parte muy importante de nuestra seguridad. Si bien es cierto que siempre les prestamos atención, ahora lo debemos hacer con mucha más razón puesto que vamos a conducir en situaciones más complicadas.

Por supuesto es también necesario que nos aseguremos de que nuestro vehículo frene adecuadamente, y para ello ya hemos comprobado el estado de los neumáticos, los cuales deben estar en perfectas condiciones y con la presión adecuada, pero a la vez también debemos asegurarnos de que la suspensión funciona adecuadamente, las pastillas de freno pueden trabajar sin problema, y por supuesto también debemos comprobar que el líquido de freno esté en su punto.

Para ello no tenemos más que pisar el pedal de freno a fondo, y en el caso de que veamos que baja el nivel en el vaso de expansión, entonces podremos estar convencidos de que está al nivel adecuado.

Estos son los principales consejos que debéis tener en cuenta para poder garantizar un viaje seguro y, sobre todo, poder moveros por zonas nevadas o frías con el menor riesgo posible.