Sagredo apuesta por «evaluar y poner en valor» la aportación de BBK ante una sociedad «comprometida y exigente»

Sagredo ha presentado este lunes la versión en castellano del libro «Midiendo el cambio social. Desempeño y rendición de cuentas en un mundo complejo», una obra que ha prologado y que está dirigida a clarificar cómo las empresas e instituciones pueden medir y reflejar de forma fiel el desempeño social de los proyectos llevados a cabo por ONGs, fundaciones y empresas sociales.

Junto a Xabier Sagredo, en la presentación online del libro han participado su autor, el profesor Alnoor Ebrahim, el decano del Tisch College of Civic Life en la Universidad de Tufts y embajador de Estados Unidos en España de 2009 a 2013, Alan Solomont, y la responsable de impacto social y económico en BBK, Verónica Urda.

En su intervención, el presidente de BBK, Xabier Sagredo, quien ha prologado el libro e impulsado su edición en español, ha señalado que la medición del impacto social es «algo imprescindible en la actividad de BBK», un grupo financiero «de referencia y relevancia que lleva en su ADN la competitividad sostenible como modelo de empresa».

En este contexto, ha recordado, hace ya años que decidieron que tenía que «no solo medir el impacto social que provocamos en al sociedad, tanto directa como indirectamente, a través de nuestras colaboraciones con terceros», sino también «trabajar para multiplicar ese impacto».

La medición de impacto, ha indicado, «está en todas las agendas» y cada vez es «más habitual» que las organizaciones dediquen tiempo y recursos a medir y comunicar el impacto social que generan a través de sus actividades. «Ante una sociedad comprometida y exigente, que aboga por un consumo responsable y demanda conocer cómo afectan las actividades de una entidad en el entorno en que opera es necesario evaluar y poner en valor nuestra aportación a la sociedad», ha subrayado.

Sagredo ha afirmado que «el cambio de paradigma es evidente, está evolucionando desde una perspectiva puramente económica hacia una visión juristica, que tiene en cuenta no solo el desempeño económico-financiero de las propias empresas y organizaciones, sino también los efectos a nivel social y ambiental».

En este contexto, ha señalado, «la importancia de la medición del impacto va más allá de entender, de medir, de comunicar el valor social de las organizaciones» y constituye, además, «un elemento clave para la gestión responsable de empresas y organizaciones que buscan maximizar nuestro impacto y conocer cuál es el efecto transformador que, de alguna manera, podemos generar».

«Esto supone entender la medición del impacto como un instrumento de aprendizaje y mejora continua, que ayuda tanto a la definición de objetivos estratégicos como a la toma de decisiones y a la rendición de cuentas», ha manifestado.

En este sentido, ha añadido, en BBK están convencidos de que las organizaciones «comprometidas» deben abogar por un modelo de «competitividad sostenible, un modelo que aspire a generar la mayor aportación de valor a todos nuestros grupos de interés y a la sociedad en la que operamos».

Un modelo, ha agregado, basado en «valores, en ética y en humanismo, que huya del modelo de competitividad basado en precio únicamente y que apueste por la innovación, la creatividad, la calidad, el talento y la excelencia como guías de diferenciación». «Que contribuya a generar empleo de calidad, y que opere desde un enfoque que garantice el respeto y la preservación medioambiental, la igualdad de oportunidades y la integración y cohesión social», ha añadido.

Sagredo ha dicho que, hace un año, cuando comenzaron a trabajar sobre la posibilidad de tener una edición en castellano de este libro vieron «claro» que era «una obra necesaria para comprender la labor de muchas organizaciones, entre ellas la nuestra».

«Este libro se centra en esto, es conseguir una medición de ese impacto y que sea tenido en cuenta para tomar decisiones». «No es casual que nos sintamos tan comprometido con esta obra», ha precisado.

Por su parte, la responsable de impacto social y económico en BBK, Verónica Urda, ha explicado que en BBK «la apuesta por maximizar su impacto en Bizkaia» es algo que tienen «en firme». «Tenemos una clara determinación por conseguir que la estrategia de nuestra fundación esté focalizada en generar datos positivos y duraderos en nuestro entorno».

«Lograr la mayor contribución posible bajo el cumplimiento de nuestros fines fundacionales es lo que guía nuestra actividad, y para ello necesitamos ser capaces de evaluar ese impacto, valorar en qué medida estamos contribuyendo a generar una mejora en los habitantes de Bizkaia y en su calidad de vida, desde el convencimiento de que lo que no se mide no se pude mejorar», ha dicho.

Urda ha indicado que «el beneficio económico y social son elementos complementarios y no deben entrar en conflicto». Además, ha añadido que «la línea que separa las actividades con y sin ánimo de lucro es cada vez más difusa». «Estamos avanzando con paso firme hacia modelos de negocio que integran en su estrategia criterios sociales, medioambientales y de gobernanza, más allá de la mera búsqueda de la rentabilidad», ha dicho.

La responsable de impacto social y económico en BBK ha señalado que hace un año, cuando comenzaron a trabajar en la edición en español de este libro no se podía la llegada de «una pandemia global y una crisis sanitaria y económico sin precedentes». «La medición del impacto está adquiriendo un nuevo significado en estos momentos, en los que los retos económicos, sociales y ambientales, con los objetivos de desarrollo sostenible como marco, hacen más necesario que nunca utilizar sabiamente nuestros recursos», ha manifestado.

En ese sentido, ha precisado que la investigación del profesor Ebrahim aborda «los dilemas tradicionales de responsabilidad» a los que se enfrentan «tanto las organizaciones sin ánimo de lucro, como BBK, como las empresas sociales o los gestores públicos». Según ha considerado, las propuestas de medición de Ebrahim suponen «una oportunidad para mejorar nuestro desempeño, logrando mayores tasas de eficiencia, transparencia e independencia».

Urda ha señalado que Ebrahim «se pone en la piel de los líderes cuando tratan de encaminar sus políticas y planes hacia objetivos como reducir la pobreza, mejorar la salud pública, mitigar el cambio climático o promover los derechos humanos». Unas metas, ha defendido, que «necesariamente han de ser cuantificadas para conocer la rentabilidad social alcanzada y su validez».

CAMBIO DE PARADIGMA

El autor del libro, Alnoor Ebrahim, ha afirmado que estamos en «un cambio de paradigma» y la Fundación BBK «va a estar en la vanguardia de este cambio». En ese sentido, ha considerado «imposible» escuchar hace diez o 15 años que un grupo financiero «pudiera hablar de la importancia de la medición del impacto social».

Según ha afirmado, «la medición del impacto social es una herramienta de aprendizaje y de rendición de cuentas a la hora de ver en qué medida se cumplen los objetivos» ya sí poder mejorar, por lo que «los líderes tienen que poner en contacto la medición con la estrategia».

Ebrahim ha explicado que con su libro habla de «estrategias» y pretende ayudar a los líderes de las organizaciones sociales, empresariales y no gubernamentales a «crear formas de rendición de cuentas inteligentes».

Ir a la fuente
Author: redaccion@20minutos.es (20M EP)

Powered by WPeMatico