Scott Hamilton 4t: Elegante incluso afinando

Scott Hamilton, Providence, Rhode Island, 1954 (foto: Óscar Esteban).

CAL: **

Jueves 21 de marzo de 2019, Bilbao, Hotel Conde Duque, 20 h, 18 €.

 

El veterano saxofonista yanqui lideró a un cuarteto internacional y mixto que levantó ovaciones en un Bilbaína Jazz Club lleno a precio especial: 18 €.

Tocaron 9 temas y en el texto todos tienen un vínculo informativo.

 

Lleno hasta la última fila el concierto del saxofonista Scott Hamilton el jueves en el Hotel Conde Duque, en el 28º curso del Bilbaína Jazz Club. Según las cuentas de Pato, al menos le hemos visto siete veces en este tercer milenio: en 2007, 2008, 2010, 12, 14, 17 y ésta de 2019. Scott siempre había oficiado serio y formal, lacónico, elegante y hasta distante. No obstante, el jueves le notamos como más cercano e incluso distraído: a veces se le veía incómodo con el cuello del saxofón, cambió en varias ocasiones la caña de la boquilla, decidió el repertorio sobre la marcha (lo cual no es malo, aunque mirando la hoja con algunos títulos comentó «esto no es profesional») y se vio en dificultades en al menos tres codas: en una se dijo «puedo hacerlo mejor» y repitió el fraseo, en otra se interrumpió como si perdiera el hilo y los escuderos le miraron más atentos (es lo que conlleva la improvisación jazzística), y en la última pieza se saltó algunas notas pues no llegó a un par de agudos, según percibió Óscar Esteban.

A pesar de todo fue un concierto magnífico, con momentos mágicos (al menos en cuatro temas) y salpicado de ovaciones a las distintas intervenciones solistas. Un par de espectadoras habituales del club, como la dulce Marian, alumna de batería, comentaron que a ratos se habían aburrido, lo cual no deja de sorprendernos. Hum… El salón del Conde Duque es tan alargado que si te sientas atrás pierdes percepción, pegada y emoción. Por eso, sin que sirva de precedente, acudimos a un concierto media hora antes de la hora, para coger sitio.

Fue un encuentro de 9 piezas en 80 minutos ejecutados por el mismo cuarteto que ha grabado ya tres discos: ‘La Rosita’ (2016), ‘The Shadow of Your Smile’ (2017) y ‘Moon Mist’ (2018), los tres en el sello catalán Blau. Los protagonistas fueron el líder y saxo tenor Scott Hamilton (Providence, Rhode Island, 1954), con americana, camisa de flores que parecían paramecios, dos latas de Red Bull a sus pies y un taburete a su espalda para sentarse cuando no soplaba; la pianista americana Dena DeRose (Binghamton, Nueva York, 1966), rubia, simpática y clásica, que se marcó un excepcional tema cantado atribuido por ellos a Shirley Horn; el contrabajista catalán y profesional desde 1987 Ignasi González, un amigo del club, con su rostro siempre de esfuerzo en la interpretación pero perjudicado en sus numerosos solos por el volumen insuficiente de su instrumento; y a la batería el alemán Jo Krause (Detmold, 1962), profesor en el conservatorio de Musikene que percutió todo el rato sonriente y se marcó unos mini-solos intercalados literalmente magistrales.

DeRose (piano), González (contrabajo), Hamilton (saxo tenor) y Krause (batería) (foto: Óscar Esteban).

Antes de salir a tocar se le oyó a Scott probando el saxo en el cuartito anexo y dije: «Es bueno hasta afinando». Ya en escena, el cuarteto abrió con swing, ecualizando sonido mientras se pasaban con los solos singulares en ‘If I were a bell’, pero a la segunda, Russian Lullaby’, de Irving Berlin, de 1927, ya estaba todo asentado y la fórmula dictada: melodías fuertemente marcadas por Hamilton y alternancias con los marfiles de Dena. «Buah», se le oyó manifestar a un espectador al acabar.

Y el primer culmen de la velada fue el standard de Ray Noble ‘Cherokee’, que arrancó con un introito baladista a cargo de un Hamilton con el rostro rojo, congestionado, y la frente venosa, antes de derivar hacia el swing durante el que el esa noche frágil tenor demostró ser la elegancia personificada (y aquí qué solo coló la grácil y pizpireta pianista, ovacionada ella antes de otro solo espectacular de Jo Krause a los parches).

El frágil Hamilton embelesado por el toque sutil de la grácil DeRose, los dos yanquis del cuarteto (foto: Óscar Esteban).

La balada con aires de película nocturna y neones reflejados en los charcos ‘The Shadow of Your Smile’ precedió a otro culmen, ‘I Just Found Out About Love (And I Like It)’, atribuido a Shirley Horn aunque es un standard, un tema inusual en el club de jazz pues estuvo cantado con clase y poderío, lujo y sofisticación, por Dana DeRose, que nos trasladó a un festival estival. Elevadísimo nivel tuvo el blues marcado ‘Blue Hodge’, dotado de la sensualidad de la película ‘Green Book’ y presentado por el líder, quien informó que lo compuso Gary McFarland para Johnny Hodges y que lo han versionado muchos, caso de Zoot Sims.

Correcta y after hours les quedó la balada ‘Pure Imagination’ y se acabó la notable sesión con otros dos picos altos reconocidos al instante: ‘Sunny’, donde emergió la alegría jazz de la Costa Oeste y que el que suscribe conoce sobre todo por la sensacional versión de James Brown en un LP en escueto combo jazz con el Dee Felice Trio (lo busco ahora y se titula ‘Gettin’ Down To It’), y en el bis, ‘The way you look tonight’, un swing veloz muy bien arreglado e identificado en el primer compás por Óscar Esteban, que sostuvo: «Acabar con esta es como terminar un concierto de rock con el ‘Johnny B Goode’».

A pesar de lo cambiado de carácter que vino Scott Hamilton, tan distraído, casi prosaico y sorprendentemente afable, fue un concierto de nivel superior y al que solo se le podría poner pegas al primer tema (por el sonido equilibrándose sobre la marcha), a la segunda balada (por no pasar de correcta entre tanto nivelón; quizá fue el descanso del líder), y a la ecualización general del concierto, con saxo y batería sobresaliendo a veces demasiado (el piano podría haberse oído más alto y los solos de Ignasi al contrabajo estuvieron deslucidos por el escaso volumen, ¡y eso que lo vimos todo desde la segunda fila!).

ÓSCAR CUBILLO

Contento y cansado, distraído y en equilibrio inestable estuvo Scott (foto: Óscar Esteban).

Ir a la fuente
Author: bilbaoenvivo

Powered by WPeMatico