SOLID STATE. Entrevista a Albert Monteys #comic

Albert Monteys es uno de nuestros autores más versátiles. Tras su marcha de El Jueves vive una segunda juventud, multiplicando su presencia en ilusionantes propuestas que le hacen explorar nuevos universos. Recientemente Gigamesh ha editado su primer paso en el mercado americano, Solid State, un álbum conceptual que juega con las sinergias entre la música y cómic.

¿Qué es Solid State?.

R.: Una novela gráfica de ciencia ficción que, adaptando el disco del mismo nombre de Jonathan Coulton, cuenta una historia de redes sociales enloquecidas, de Inteligencias Artificiales tomando conciencia de si mismas, del individuo ante el sistema, ¡de todo un poco!.

 ¿Cómo nace la obra?.

Jonathan Coulton quería lanzar su disco Solid State con un cómic que hiciera las veces de libreto del álbum. Le propuso escribir el cómic a Matt Fraction y se pusieron a buscar dibujante. David Aja, que había colaborado con Fraction en Hawkeye, le dijo que le echara un ojo a mi Universo y al cabo de poco me propusieron colaborar con ellos.

El proceso de unir las canciones, la música y la historieta fue muy orgánico. El cómic contiene todas las canciones, aunque no siempre de un modo totalmente obvio. De hecho, incluso la estructura de las viñetas intentando marcar un cierto ritmo musical. Coulton le contó la historia del disco a Fraction, y éste fue desvelando nuevas partes del puzzle, siempre con su aprobación.

El formato del libro remite, además, a los vinilos.

En Estados Unidos se publicó una edición de lujo tamaño LP antes del tamaño más reducido para librerías. La edición que se publica aquí es esa pero en tapa dura. Ha quedado estupenda. ¡Parece que estoy destinado a hacer tebeos en formatos distintos!

Fraction y Coulton le dieron muchas vueltas a cómo enfocarlo. Llegamos a hablar de hacer una caja con varios folletos y ediciones dentro. La idea fue siempre que disco, música e historieta establecieran un cierto diálogo, pero que el cómic pudiera funcionar también solo.

 ¿Recomiendas la lectura y escucha paralela del libro y el disco?.

Por supuesto! Yo, de hecho dibujé el cómic escuchando el disco para establecer el tono necesario.

 ¿Has vivido de algún modo el crecimiento del disco o ha sido independiente de la novela gráfica?.

No, el disco ya estaba terminado cuando entré yo en el proyecto. Hicimos un montón de videoconferencias donde propusimos ideas, luego ya Fraction ató la cosa y todos la hicimos nuestra. Fue, eso sí, un trabajo muy vertiginoso. Hubo poco tiempo entre la propuesta y la entrega del cómic terminado.

 En los 60 y 70, Marvel se convirtió en un movimiento popular en el que los músicos querían ser personajes de cómic. Da la sensación de que la música vuelve a mirar al tebeo como algo emocionante.

De hecho hablamos durante la realización del cómic del tebeo de Kiss que publicó Marvel, ¡en el que habían añadido su sangre a la tinta!. Lo descartamos en nuestro caso, claro. De hecho, la etapa donde me parece que más y mejor se relacionaron música y cómics fue en los ochenta, especialmente en Los Humanoides Asociados, que eran auténticas estrellas del pop del cómic.

Como comentábamos antes, la ciencia ficción sirve de vehículo para reflexionar sobre la cesión de privacidad a las redes, algo que ya estaba presente en The Private Eye.

Es el tema de este inicio de siglo XXI, todo pasa por las redes. Posiblemente pronto esté todo dicho ya sobre el tema. O no. La realidad no para de sorprendernos.

 También construis una sociedad distópica que muestra la tendencia a la deshumanización por parte las instituciones y empresas.

Es que vivimos en una distopía. Igual empezaría a ser necesario inventar utopías en la ficción, pero es que ahora mismo eso resulta muy difícil, casi un síntoma de ceguera. No está el horno para bollos.

 Da la sensación de que Solid State podía haber sido un capítulo especial de Universo, la serie que realizas para Panel Syndicate.

Me lo han dicho en alguna ocasión. Bueno, por un lado me encargaron el proyecto porque encajaba con lo que yo hacía. Por el otro, creo que Fraction intentó acomodar a todo el mundo en el cómic, que estuviéramos cómodos, y me pidió dibujar cosas que sabía que me gustaban.

 La apuesta de Panel Syndicate es singular. ¿Podríamos decir que Solid State es tu primer trabajo directo para el mercado americano?.

Absolutamente, y mi primer trabajo con un guionista que no sea yo mismo. Nunca en toda mi carrera me lo había planteado como una posibilidad pero eso es lo bonito de la vida, las sorpresas.

 ¿Hay mucha diferencia de trabajar para este mercado?

Bueno, en este caos, más allá de las prisas del proyecto, no noté mucha diferencia. Todo el proyecto se desarrolló de una forma muy orgánica, pero claro, imagino que trabajar para Marvel debe ser, en este caso sí, una experiencia distinta. En lo económico, ahí si que se nota.

 ¿Tienes pensado repetir la experiencia?

Si surge, ¿porqué no? De todos modos, a mí me gusta escribir mis historias, así que lo que de verdad me interesa es venderles lo que ya estoy haciendo. Universo saldrá en estados unidos próximamente.

 El estilo de dibujo y el color se asientan en un registro que se aleja de tu estilo más cartoon pero sin renunciar a él.

Me he reinventado sin traicionarme, creo. Cuando me puse a escribir universo me di cuenta de que necesitaba otro estilo de dibujo. Como me resulta menos natural, todavía me resulta difícil dibujar más realista cuando firmo para los lectores.

Antes hablábamos del formato. Intentas que la composición se adecue al tamaño cuadrado del libro, lo que te lleva a experimentar con el modo de contar la historia.

Hay una estructura muy simple pero que tiene muchas posibilidades. Siempre divido la página en cuartos, octavos o dieciseisavos. Eso fue una idea de Fraction que recogí encantado. Es lo que le da al disco, creo yo, una estructura musical. Además, no soy amigo de las composiciones de página complejas, las cosas, cuanto más claras mejor.

Desde tu marcha de El Jueves multiplicas tu presencia en numerosos proyectos. La mayoría de ellos, muy ambiciosos, te llevan, como dirían en Toy Story “Hasta el infinito y más allá”. ¿Cómo valoras esta etapa de tu trayectoria?.

Muy estimulante. Los últimos años en El Jueves tenía la sensación de haber hecho ya todo lo que iba a dar de mi en ese terreno y me moría de ganas de hacer obra algo más personal, fuera de la estructura de la revista, o del humor de actualidad. Tengo una suerte brutal, porque todo ha ido saliendo mejor de lo que tenía razones para esperar.

 ¿Proyectos?

El segundo tomo de Universo, para 2020. La idea es publicar tres números más este año, otro en 2020 y recopilarlo otra vez. tengo también encima de la mesa un proyecto de cómic infantil con el Hematocrítico.

Links de interés:

 

Infame&Co