Toca cambiar de caldera: ¿cuál consume menos?

Cada año, al llegar el invierno, la caldera se convierte en uno de los elementos protagonistas indiscutibles de cada hogar. Poner la calefacción es una de las acciones que más quebraderos de cabeza da a las familias medias en los meses más frío, especialmente porque supone un coste añadido que muchas veces se ve encarecido por el tipo de caldera que se está usando. Efectivamente, aunque se piense que lo que más influye en la factura a final de mes son las horas que se haya mantenido en funcionamiento el sistema de calefacción, la realidad es que a largo plazo es la caldera la que juega un papel más relevante. 

Es habitual, especialmente en las casas más antiguas, contar con calderas que se han estado utilizando durante muchos años, con las revisiones justas y sin haberse planteado nunca en cambiar de modelo porque, al fin y al cabo, sigue funcionando. La pregunta es: ¿a qué precio? Mantener una caldera desfasada puede ser más costoso de cara al futuro que comprar una nueva en este momento y comenzar a ahorrar con cada factura gracias a la mejor gestión de la energía, siendo los nuevos modelos mucho más eficientes.

Por esta razón, tanto si se pensaba cambiar de caldera porque la actual comienza a presentar fallos como si se quiere ahorrar más en cada factura, es imprescindible conocer las opciones existentes en el mercado de calderas. Solo así se podrá disfrutar al máximo de la calefacción en los meses de invierno sin que esto suponga un elevado coste mes a mes.

Las calderas de condensación, las mejores

La industria de las calderas ha sufrido muchos cambios durante los últimos años, estando la gran mayoría de ellos enfocados a mejorar la eficiencia energética con la que cuenta uno de los elementos más importantes de los hogares durante el invierno. Así, las regulaciones y diferentes normativas que se han ido viendo al respecto han posicionado a las calderas de condensación como las mejores a la hora de comprar una nueva, siendo las que menos consumen y, por tanto, las que permiten obtener un mayor rendimiento en términos monetarios mes a mes.

Comprar calderas, además, es más fácil que nunca en 2017. A través de sitios web como Mundo Junkers se puede acceder a un extenso catálogo de calderas eficientes al mejor precio directamente desde casa y sin tener que visitar cientos de tiendas de manera física, con el tiempo que eso conlleva. Adquirir calderas junkers online, uno de los referentes en el sector de estos elementos, es una de las mejores opciones con las que se cuenta en la actualidad para hacer que el cambio de caldera sea rápido e implique las menores molestias posibles.

Las compras online se han extendido en gran medida en los últimos tiempos, resultando fácil entender la razón de que esto sea así si se tiene en cuenta la mejora en las plataformas para que efectuar una compra sea rápido y cómodo. Además, los sistemas de envío han mejorado hasta el punto de poder recibir los pedidos en tan solo unos días, provocando que incluso las necesidades más urgentes puedan tener como solución las compras a través de Internet.

Invertir en una caldera es cada vez más necesario

Al tiempo que las nuevas tecnologías avanzan se hace cada vez más patente la necesidad de cambiar las antiguas calderas por unas nuevas que puedan gestionar mucho mejor la cantidad de energía que necesitan para funcionar de una manera adecuada. Además de ser más consecuentes con el medio ambiente, pues requieren de una menor cantidad de recursos para hacer el mismo trabajo que otras más antiguas, suponen un importante ahorro con el paso del tiempo que dará lugar a recuperar la inversión inicial que supone el cambio de caldera.

Ante todo, cuando se piensa en sustituir una caldera hay que tener en mente que merece la pena realizar un pago mayor en un primer momento que escatimar en gastos y que, por determinadas circunstancias, la caldera termine dando problemas al poco tiempo. Al ser un elemento de una relevancia tan grande para el hogar es necesario tener la seguridad de que la calidad que aporta es la óptima y la que se demanda en todo momento. Así como en otros productos conviene siempre buscar el máximo ahorro, en las calderas lo que prima es la calidad.