Tubacex para «la sangría» y afronta «reforzada» un 2019 de transición hacia una expansión con ventas de 1.000 millones

EUROPA PRESS

  • BILBAO, 22 (EUROPA PRESS)

Tubacex logró en el primer trimestre del año un beneficio de 1,8 millones, un 25,5% menos

Tubacex afronta «reforzada» un 2019 de «transición» tras «parar la sangría» derivada de los años de crisis en el sector del oil&gas y espera el inicio de una fase de expansión que les llevará a una facturación de 1.000 millones en 2021 ó 2022. La compañía apostará por mercados como el de Oriente Medio, donde no descarta adquisiciones, al igual que en EEUU, y espera, por otra parte, poder anunciar en breve proyectos de la magnitud del contrato que se frustró el pasado año en Irán.

La compañía ha celebrado este miércoles Junta de Accionistas y, en un encuentro previo con medios de comunicación, su presidente, Alvaro Videgain, y su consejero delegado, Jesús Esmorís, han hecho balance del ejercicio 2018, un año «difícil», que cerró con «resultados meritorios».

La compañía, que logró un beneficio de 17,4 millones, unas ventas de 677,3 millones (+38,1%) y un Ebitda de 69,6 millones, el más alto de la última década, ha destacado que 2018 ha sido todavía un ejercicio «muy complicado» dentro de la gran crisis vivida en el sector del oil&gas en los últimos cuatro años.

No obstante, Esmorís ha afirmado que Tubacex «ha mantenido el tipo», sale «reforzada» y ha destacado algunos de los hitos de 2018 como el liderazgo en el suministro del proyecto OCTG Full Service con una facturación de más de 200 millones de Tubacex Upstream Technologies, la entrada en calderas supercríticas de última generación y un año récord en suministro de tubos para umbilical.

Asimismo, ha destacado las tres alianzas estratégicas cerradas en 2018 y que serán base de su crecimiento futuro, una de ellas con el gobierno egipcio para el desarrollo de energía nuclear en este país que les supondrá unas ventas de 100 millones anuales a partir de 2020.

Las otras alianzas son el acuerdo de intenciones con la compañía Mishra Dhatu Nigan para el plan de crecimiento energético de India y la joint venture con Sennat para desarrollar proyectos de petróleo y gas en Oriente Medio.

CAMBIO DE TENDENCIA

Tras este «complicado» 2018, los directivos de Tubacex han asegurado que se puede anunciar «un cambio de tendencia». «Por fin vemos luz, a finales del año pasado han empezado a entrar pedidos y este año estamos con una captación superior a lo que han sido los últimos cuatro años», han apuntado.

La empresa, que ha trabajado «mucho» en los últimos años en producto nuevo, se está posicionando en proyectos singulares y de una magnitud similar al contrato frustrado en Irán (560 millones) el pasado año por el restablecimiento de sanciones de EEUU a este país y que esperan poder anunciar en breve.

Esmorís ha indicado que, tras años de «sufrimiento», está empezando a crecer el mercado aunque no a niveles precrisis y, tras una caída del 44% de las inversiones en upstream entre 2014 y 2016, se espera un aumento del 6% en próximos años. También se observa una recuperación en los proyectos offshore adjudicados, «con una mejora clarísima en los siguientes años».

ORIENTE MEDIO

El consejero delegado ha señalado que ese crecimiento se va a dar, sobre todo, en Oriente Medio, que será para Tubacex «un eje importante en la siguiente década». En este mercado, también optan a proyectos de un volumen similar al contrato en Irán y, en concreto, todos entre 300 y 1.000 millones y plurianuales.

También prestará atención a África, donde «hay que saber posicionarse» y, para ello, buscan alianzas porque es un mercado en el que hay que «ir de la mano de alguien».

Esmorís ha indicado que 2019, ejercicio en el que prevé unas inversiones de 25 ó 30 millones, será un «año de transición». «Va a ser un año importante en cuanto a captación de nuevos proyectos, con lo cual creemos que el año 2020 y 2021 van a ser años claramente de recuperación», ha agregado.

El consejero delegado ha afirmado que el objetivo para 2019 es terminar con unos resultados similares a los de 2018 y, según ha apuntado, lograrlo sin la aportación del proyecto de Irán, sería «un éxito». Para ello cuentan «con un mercado superior» y esperan un incremento significativo en la captación de pedidos que «podría ser récord».

Con esta evolución, dentro de los objetivos marcados en su Plan Estratégico, Esmorís ha señalado que 2020 y 2021 se espera una «expansión» y serán ejercicios «en los que podrán alcanzar los objetivos establecidos».

Esos objetivos son seguir posicionando a Tubacex como un proveedor global de soluciones tubulares, reducir la volatilidad diversificando riesgos, profundizar en su modelo de gestión y en ventas alcanzar los 1.000 millones en 2021 ó 2022 y con un margen de Ebitda del 15%.

Esmorís ha indicado que, para lograr ese objetivo de los 1.000 millones, que en su día Tubacex anunció para el año 2020, es «importante» la recuperación del sector, el crecimiento orgánico experimentado por la empresa y «la mejora» de su posicionamiento comercial. En esta estrategia, no descarta realizar alguna adquisición complementaria en mercados como Oriente Medio y EEUU.

El directivo de Tubacex ha afirmado que en estos cuatro años de crisis se han centrado en intentar «salvar la caja» y «parar la sangría» ante la caída del 40% en ventas. No obstante, ha señalado que no han cesado las inversiones estratégicas, lo que les ha permitido adquirir un «perímetro importante» tras haber invertido en nueve plantas productivas adicionales con un potencial de facturación de alrededor de 300 millones.

DIVERSIFICACIÓN

Una de las apuestas de Tubacex es la diversificación de producto y geográfica. En la actualidad, el 41% de su ventas vienen del sector del gas, un 11% del petroleo y un 3% se corresponde con lo que denominan «otros», un porcentaje que esperan llegue a alcanzar el 10 ó 15% de ventas y que está relacionado con el sector aeronáutico, aeroespacial o automoción.

En el marco de esa diversificación, tienen contratos con ITP, y trabajan en el sector de fertilizantes o en el solar con distintas empresas como Sener. Esmorís ha indicado que cada vez están más centrados en gas, energías renovables y todo lo relacionado con la reducción de emisiones de CO2.

Por mercados, el 60% de su ventas es en Asia, el 28% en Europa y el 10% en EEUU, un mercado con gran «potencial de crecimiento», lo que les ha llevado a construir una segunda planta, en este caso, en Oklahoma.

Junto a la diversificación, Tubacex apuesta por una oferta basada en la solución integral de productos tubulares en acero inoxidable y considera clave la innovación y la excelencia. Su estrategia de I+D+i les ha permitido desarrollar ocho patentes en los últimos tres años y el hecho de que cada vez sea más difícil fabricar producto commodity en plantas europeas les obliga a desarrollar nuevas soluciones.

Tubacex cuenta con una plantilla de 2.800 personas de las que 1.000 se ubican en Euskadi, donde tienen «vocación de estar» porque sus plantas de Llodio y Amurrio aportan valor añadido y son sus «cabeceras».

JUNTA DE ACCIONISTAS

En la Junta de Accionistas, se ha aprobado el pago complementario de un dividendo de tres millones que se hará efectivo el 3 de junio dentro de una política de retribución al accionista que la empresa quiere mantener. También se ha dado el visto bueno a la provisión de 7,6 millones a reservas.

Asimismo, se ha autorizado la emisión de obligaciones simples, convertibles o canjeables y otros valores de renta fija, con un valor máximo de 250 millones en el plazo máximo de cinco años.

Además, se ha autorizado delegar en el consejo de administración la facultad de acordar la ampliación del capital social hasta un importe máximo de 29,9 millones, a realizar en un plazo máximo de cinco años. Por último, se han aprobado nombrar a Francisco Javier García Sanz y Rosa García como consejeros independientes y Gemma Navarro como consejera dominical.

Ir a la fuente
Author: EUROPA PRESS

Powered by WPeMatico