Un rayo de esperanza ante el Girona

La etapa de Gaizka Garitano en el primer equipo del Athletic Club ha comenzado con buen pie. El de Derio ha devuelto la esperanza a las gradas de San Mamés con dos victorias en sus dos primeros partidos, una ante el Huesca en la Copa del Rey y otra más importante frente al Girona en la 15 jornada de LaLiga Santander. 

Todavía es pronto para ilusionarse, pero parece que algo ha cambiado para el Athletic con la llegada de Garitano. De momento, cuenta sus actuaciones por victoria y eso es precisamente lo que necesita el conjunto vasco para salir del pozo. Con el triunfo ante el Girona, el Athletic sumó el segundo del curso en LaLiga para ver más cercana la salvación. Una pena máxima cometida sobre Iker Muniain y transformada por Aritz Aduriz sirvió para que los leones rompieran con una histórica racha negativa de 13 partidos seguidos en el campeonato de la regularidad sin sumar los tres puntos.

Sin ganar desde el debut ante el Leganés el pasado 20 de agosto, la situación del Athletic era y es cuanto menos comprometida, de ahí la apuesta por un nuevo entrenador con la temporada en marcha. Garitano ha roto con la sequía de victorias, pero aún queda lo más complicado porque los rojiblancos continúan todavía en puestos de descenso y sus opciones de perder la categoría son más elevadas que las de la salvación, según las cuotas y los pronósticos de fútbol en bet365. De manera imprevista, el Athletic ha pasado a ser rival directo del Huesca, el Rayo Vallecano, el Villarreal, el Valladolid y el Leganés, pasando a jugar una ‘liga’ que le es ajena por pedigrí.

Dos finales antes de cerrar el 2018

En sus 120 años de historia, el Athletic nunca descendió, como tampoco el Real Madrid ni el Barcelona. Rozó, eso sí, la tragedia allá por 2006. Aquel año, y casi de forma milagrosa, quedó seis puntos por encima del Deportivo Alavés, tercero por la cola. Ante el rumbo que tomó el equipo con Eduardo Berizzo, el sufrimiento parece, nuevamente, garantizado. Al menos habiendo vencido al Girona, el Athletic (decimoctavo) ha recortado distancias con el Villarreal (decimoséptimo) y ya empata a puntos con el submarino amarillo, otro grande en apuros que también ha optado por destituir al técnico con el que arrancó la temporada.

La diferencia de goles mantiene al Athletic en la zona roja de la tabla, lo que indica que el estado de alerta sigue activado. Por delante, los de Garitano tienen dos finales antes de poner fin a un 2018 para el olvido y tratar de dar la vuelta de manera radical en el 2019 a su realidad. En este mes de diciembre, aún deben medirse al Alavés en Mendizorrotza el próximo día 17 para cerrar el año el 22 ante el Real Valladolid en San Mamés. Las cuentas de la salvación pasan por hacerse fuerte en casa y cosechar más resultados como el de Girona delante de su afición. Solo así se obrará el milagro.

El camino para la salvación se presume lleno de obstáculos, pero parece que Garitano tiene más claro que Berizzo el camino a seguir. De momento, solo conoce la victoria y ha colocado al Athletic a la altura del Villarreal. Solo falta que la victoria ante el Girona sea la primera de muchas para un equipo que no sabe lo que es descender y que necesita, más que nunca, a San Mamés.

Fotografía: «036 Bilbao – San Mames» (CC BY 2.0) by edubartolome