Una nueva demanda para Alba Carrillo

SAÚL ORTIZ

La modelo Alba Carrillo en una imagen reciente.

El amor les ha durado lo mismo que los peces de hielo bañados en whisky a los que cantaba Sabina. Alba Carrillo y Courtois han deshojado la margarita en tiempo récord. A pesar de que la modelo –convertida en colaboradora televisiva por arte de birlibirloque– haya asegurado que el final lo escribió ella, harta de los insultos machistas que recibía en las redes sociales (donde la señalaban como responsable de los tropiezos del Real Madrid), la realidad dista mucho de lo explicado.

Al parecer, fue él quien decidió no volver a verla después de sentirse buscado, rebuscado y hasta ultrajado en los medios de comunicación. Su “no somos novios ni lo vamos a ser”, sirvió para aclarar que lo suyo fue más carnal que sentimental. Aún así, suavicé las palabras del guardameta para no herir la sensibilidad de Carrillo, que para el astro solo fue un renglón de un libro a medio escribir.

Tan sorprendida quedó con la verdad de Courtois, que Alba me pidió explicaciones a través de mensajes de texto en los que parecía examinarme. Acabó rompiéndose, consciente de que su ilusión sentimental era, para él, solo una cuestión de piel, noche y pasión.

Aunque ahora pretende transmitir que está tranquila y se muestre bíblica, lo cierto es que hace un par de noches perdió los estribos durante una conversación telefónica con un viejo conocido del Atlético de Madrid.

La charla, en la que también participó su madre, subió tanto de temperatura que el afectado ha puesto en manos de su abogada la grabación del desencuentro que, por cierto, haría palidecer al más curtido.

Ir a la fuente
Author: SAÚL ORTIZ

Powered by WPeMatico