Vengadores: Infinity War: Carta de amor a los fans que llevan en este universo 10 años

El 30 de abril de 2008 se estrenó Iron Man, y aunque nadie podía asegurar a ciencia cierta dónde iría todo esto, si es que llegaba a buen puerto, lo que fue comúnmente aceptado fue que el casting del actor principal fue perfecto, que Robert Downey Jr, era Tony Stark, no había nadie mejor que él para interpretar al controvertido multimillonario. Los años pasaron y fueron estrenando las películas individuales de Los Vengadores, y de nuevo, lo que nadie podía argumentar en contra era el reparto elegido, Chris Evans y Chris Hemsworth encajan mejor que nadie en el papel de Capitán América y Thor respectivamente, a día de hoy nadie se imagina a esos personajes interpretados por otros actores. Y así fueron pasando los años, con películas más o menos acertadas, pero siempre clavando la elección del actor principal, quizás los más destacables de los últimos hayan sido Mark Ruffalo, Chris Pratt o Benedict Cumberbatch, con sus respectivas interpretaciones de Bruce Banner, Starlord y Doctor Extraño. Y así, casi exactamente 10 años después de Iron Man, como si todo estuviera brillantemente planificado… Hemos llegado a la que se podría denominar como la película de superhérores definitiva que reúne a todos esos geniales personajes con sus perfectamente elegidos actores, y si la película funciona, que lo hace, es por ellos, porque a lo largo de este tiempo han sido desarrollados con cuidado y coherencia, y el simple hecho de verles a todos juntos, como interactúan entre ellos, merece el precio de la entrada del cine.

“Infinity War” seguramente sea una de las películas más anticipadas de siempre, desde que salió Thanos al final de “Los Vengadores” sembraron la semilla de la duda de si llegaría el día que veríamos el conflicto definitivo entre unos y otros. Pues Thanos ya está aquí, y muy posiblemente sea el mejor villano que nos ha ofrecido Marvel hasta la fecha. El tipo duro de los tipos duros, un antagonista poderoso como él solo, cuyas motivaciones son perfectamente entendibles, y casi hasta identificables; y estos son los mejores villanos, héroes de su propia historia, los que tienen una lógica detrás de lo que hacen, una temática concreta y entendible, en este caso es su obsesión por el equilibrio.

Se rumorea que hay más de 70 personajes en la historia, pero en realidad hay tres divisiones principales en la historia con los Vengadores originales, Stark, Thor y el Capi llevan el peso de la trama, lo que ayuda mucho a centrar la historia con pocas subtramas y que el espectador no pierda el foco del macguffin principal: las piedras del infinito. Sin duda, una de las mejores cualidades de esta película es que ha sabido elegir muy bien a qué personajes juntar de diferentes entregas anteriores, de forma que queden las mejores dinámicas de grupo posibles, y el resultado es prácticamente inmejorable, ofrecen combinaciones tanto previsibles-lógicas, como sorprendentes-espontáneas, un disfrute vaya.

En cuanto a las escenas de acción… Los hermanos Russo han demostrado una vez más que saben bien de qué va esto, si ya presentaron sus credenciales con “Soldado de Invierno” y “Civil War”, con “Infinity War” dejan claro quién manda en Marvel, con ellos hasta el final, por favor. Escenas épicas por su magnitud y por la implicación de los personajes en cuestión, por lo bien que están grabadas con la cámara a suficiente distancia para que se pueda ver bien lo que está pasando en cada movimiento, divertidas y, sorprendentemente, algunas muy dramáticas, algo que se venía echando en falta en las películas de Marvel.

El guión es una maravilla, por un lado, está el gran puzzle de cómo juntar a todo héroe que haya llegado con vida a este punto de la saga Marvel, por el otro lado tienes a un nuevo villano que pondrá patas arriba todo lo que se conoce de este universo. Si dividimos la película en tres partes, introducción, nudo y desenlace, no se podría haber estructurado mejor, de manera más eficiente. Cada personaje tiene su momento de gloria, la acción es consecuente con la historia de manera que no se hace forzada, repetitiva o innecesaria como en anteriores entregas, el humor Marvel está ahí, como no podría ser de otra forma, pero teniendo en cuenta el tono oscuro-dramático general de la película, quién lo iba a decir pero se agradece, está para recordarnos que este género sirve principalmente para entretener, y emocionar, no para regodearse en el drama, y por ello se agradecen los toques de humor, la mayoría en diálogos entre personajes que interactúan entre ellos por primera vez.

Villano genial, héroes abundantes, pero irónicamente necesarios todos, acción bien conseguida, consecuente con la historia y uso inteligente de imágenes generadas por ordenador teniendo en cuenta la historia en cuestión, guión eficiente que sabe juntar lo mejor de cada personaje para crear algo nuevo y único… ¿Ningún inconveniente con esta película? Pues sí, en concreto dos, y bien grandes la verdad, que dejo para el final de la crítica. Antes de eso, para concluir con los pros de Infinity War, solo queda añadir que se ha llegado hasta aquí, 10 años después del estreno de la primera película y con esta ya van 19, gracias a tantos años de buen desarrollo de personajes, sustentados por una elección de reparto perfecta, que nos han ido engatusando hasta llegar al punto de simpatizar mucho con ellos, seguramente más con algunos que con otros, hay gustos para todos llegados a este punto. Y es gracias a ellos, a estos personajes, por lo que esta película tenía la mejor materia prima posible, y los espectadores hemos subido a bordo de esta película, la mayoría sin dudarlo un segundo, por las ganas de verles una vez en más pantalla. Ya no se trata de la nostalgia de los dibujos de los sábados por la mañana, o de que sea otra película de superhéroes más, se trata que todo lo prometido en el pasado se ha cumplido y con creces, el futuro ha llegado, y por suerte podemos dar gracias que así sea.

Vamos con las cosas negativas de Infinity War….

El principal inconveniente de esta película es que nadie se cree que Spiderman y Black Panther hayan muerto, básicamente por el suicidio comercial que sería teniendo en cuenta que son los recién llegados a la casa Marvel y futuros herederos del legado de Los Vengadores. Esto quita mucho impacto emocional al resto de muertes ya que se puede deducir que todos lo que mueren-desparecen al final de la película serán revividos en la siguiente. Puede incluso que Gamora también, cuesta imaginar “Guardines 3” y en la película dejan claro que para que Thanos consiga la piedra del alma, debe sacrificar un alma que él ame, como esa alma es la de Gamora, es posible que al deshacer la obra final de Thanos, también se recupere a Gamora; esto también explicaría porqué tiene una visión de la Gamora de niña antes de destruir la mitad del universo. En cuanto a Loki, aunque se le tenga mucho cariño llegado a este punto, su personaje no da para más y espero que esta vez haya muerto de verdad, sin trucos.

Así que nos queda Visión, ese sí es creíble que haya muerto de verdad, ¿el resto? Es muy discutible, por lo tanto, el balance real de este conflicto ha sido que solo ha caído un héroe y Thanos a “perdido todo” como dice él mismo al final de la película, y si es así, pues tampoco parece que haya sido tan devastadora la llegada de Thanos a la Tierra para nuestros héroes en cuestión, más bien tiene la pinta que se quedará en susto. Sobre todo si tenemos en cuenta que Strange ha analizado todos los futuros posibles de este conflicto y pone en marcha el único en el que se salvan. El impacto emocional de todas las muertas vistas en pantalla seguramente sea recordado como un “mucho ruido y pocas nueces”.

El segundo inconveniente de esta película es evidente, pero es necesario al menos indicarlo para redondear el análisis: para disfrutar la experiencia completa de “Infinity War” hay que haberse visto buena parte de las anteriores entregas del universo Marvel. Y si la película necesita de “refuerzos” es posible que su éxito queda limitado a la base de fans que ya tiene, inmensa todo sea dicho. Alguien que no haya visto nunca una película de Marvel puede ver “Infinity War”, pero será desde una óptica muy distinta, y las mejores películas de siempre son las que son capaces de enganchar al 100% de primeras, sin que haya que haber hecho los deberes primero.

Ya solo queda agradecer que Thor no apuntase a la cabeza al final de la película y que haya más Thanos para rato. Dudo que la siguiente entrega pueda ser mejor que “Infinity War”, ya que probablemente los hermano Russo hayan hecho la mejor película posible, teniendo en cuenta la materia prima con la que contaban y la expectación que levanta semejante título.

“infinity War” es una de las mejores películas de superhérores, y será un referente para todas las sagas que se planteen la idea del “crossover”. Si uno recoge lo que siembra, a lo largo de estos 10 años han ido sembrando semillas de buenos personajes para llegar a este momento en 2018, y quién lo iba a decir el futuro ya está aquí, y resulta que se estaban guardando lo mejor para el final.

Por Patxi Álvarez